Innovación Tendencias Social

Social

Adiós godínez: La 4ta revolución industrial y nuevas formas de trabajo

Transformaciones tecnológicas, el cambio climático, el panorama geopolítico y nuevas formas de trabajo están cambiando el mundo. Es hora de renovarse o morir.

Escrito por:Revista Open

La evolución de las tendencias tecnológicas que cambiará la vida de millones de personas en todo el mundo está cada vez más cerca. Debido a su escala, alcance y complejidad podría ser algo nunca visto por la humanidad. Se trata de la llamada Cuarta Revolución Industrial.

Investigadores y expertos consideran que la posibilidad de conectar el mundo digital con el físico será una realidad y el acceso al conocimiento será ilimitado. Habrá un desarrollo tecnológico sin precedentes en campos como la IA, la robótica, el Internet de las cosas, la impresión en 3-D y en ciencias como nanotecnología, biotecnología, almacenamiento de energía y computación cuántica. Al igual que otras revoluciones, la Cuarta Revolución Industrial podrá elevar los ingresos globales y mejorar la calidad de vida de todos, pero también transformará radicalmente nuestra forma de vida.

¿Cómo cambiará el entorno laboral?

Este video te puede interesar

El futuro del empleo no sólo se verá influenciado por las tecnologías emergentes, de acuerdo con el estudio “El futuro del trabajo: estrategia de empleo, habilidades y fuerza de trabajo para la cuarta Revolución Industrial”, realizado por el Foro Económico Mundial en 2016, diversos factores demográficos y socioeconómicos influyen en la transformación del trabajo y las profesiones a nivel global.

Entre dichos factores se encuentra el cambio de ambientes de trabajo; las nuevas tecnologías permiten el trabajo remoto y la creación de espacios de trabajo conjunto, con lo que las organizaciones pueden tener un grupo de empleados de tiempo completo cada vez más reducido para funciones fijas y consultores externos para proyectos específicos.

Las nuevas alternativas para desempeñar el trabajo jugarán un papel importante en la reconfiguración del entorno laboral. Tal es el caso de la creciente economía gig o economía colaborativa, una forma de trabajo que se caracteriza por contratos a corto plazo o trabajo de forma independiente en lugar de empleos permanentes.

Aunque este formato puede provocar en quien lo practica una serie de ansiedades personales, sociales y económicas, también trae beneficios como cierta flexibilidad y no estar atado a rutinas, espacios de trabajo o compañeros asfixiantes. Las generaciones jóvenes han desarrollado preferencia por un estilo de empleo opuesto al enfoque “godín” adoptado por sus padres.

El poder secreto de los millennials…

Los millennials buscan libertad, cambio y satisfacción emocional en sus entornos, y el trabajo no es la excepción, por lo que este tipo de economía resulta ideal para este sector demográfico.

Según datos del Fondo de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (FOMIN), la economía colaborativa a nivel mundial crecerá de US$14,000 millones en el 2014 a US$335,000 millones en el 2025. En América Latina todavía no hay datos consolidados del crecimiento a la fecha, pero algunos informes de empresas como AirBnB y Uber en países clave como Brasil y México permiten estimar un aumento del sector en la región.

Por todo lo anterior, hay que empezar a considerar este modelo como una opción real que continuará creciendo en el futuro próximo.

Factores de cambio

En esta revolución, destacan el ascenso de la clase media en los mercados emergentes y el cambio climático —las limitaciones de los recursos naturales y la transición hacia una economía más verde son importantes impulsores de la innovación— y las organizaciones buscan medidas para mitigar sus efectos.

El panorama geopolítico está en constante cambio, provocando ajustes en el comercio global y la movilidad. Las industrias petroleras, de aviación y el turismo necesitan adaptarse y reaccionar más rápido que nunca. Asimismo, en muchas economías los consumidores están cada vez más preocupados por cuestiones relacionadas con sus decisiones de compra, como el impacto ambiental, la seguridad alimenticia, las normas laborales y el bienestar de los animales. Además, los usuarios de Internet cada vez están más conscientes de los problemas relacionados con la seguridad de sus datos personales y la privacidad en línea.

Por su parte, gran parte del mundo en desarrollo está experimentando un rápido crecimiento demográfico y se enfrenta a un desafío muy diferente al de las economías avanzadas: idear sistemas adecuados de educación y capacitación para preparar a una población joven a enfrentar el mundo laboral.

Las naciones emergentes continúan ascendiendo en la escala de habilidades y mejoran el acceso a la educación de alta calidad, lo que contribuye a un aumento en el número de personas con estudios universitarios y por ende a un cambio en la distribución global del talento.

Así mismo, se estima que la población del mundo podría duplicarse entre 2010 y 2050. El ritmo rápido y sin precedentes de urbanización, especialmente en mercados como China y África, traerá consigo muchas oportunidades así como una enorme cantidad de desafíos.

¿Qué es el BitCoin? ¿Cómo funciona?

La aparición de plataformas globales y otros nuevos modelos de negocios significa que el talento, la cultura y las formas de organización tendrán que ser repensados. Esto requiere el desarrollo de una visión integral y globalmente compartida sobre cómo la tecnología está afectando la vida cotidiana y reconfigurando los diferentes entornos. Nunca ha habido un momento de mayor promesa ni de mayor peligro potencial al mismo tiempo.

Ya lo dijo Charles Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive —ni la más inteligente— sino la que responde mejor al cambio”.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
NOTAS RELACIONADAS