Nuestros sitios
Compartir

Visita las noches de flamenco en la CDMX

Por: Omar Galicia 09 Mar 2022

Viernes por la noche. El cielo de la Ciudad de México se ha apagado, pero el ímpetu de sus habitantes por encontrar desfogue —después de […]


Visita las noches de flamenco en la CDMX

Viernes por la noche. El cielo de la Ciudad de México se ha apagado, pero el ímpetu de sus habitantes por encontrar desfogue —después de una semana de trabajo— en la diversión de la vida nocturna, se ha encendido.

Visita las noches de flamenco en la CDMX 0

Este video te puede interesar

Un centro comercial enorme se convierte en un monstruo que devora entusiastas del desmadre. Hay para todos: el restaurante para la cena familiar fuera del hogar, el local de las picantes alitas que proyecta en sus pantallas un partido de futbol, un lugar que intenta recrear un “public house” o para los cuates “pub”, donde varias personas brindan con entusiasmo un tanto desbordado con tremendos tarros de cerveza; un café que apesta a azúcar y bebidas tostadas en exceso… pero también existe un lugar tranquilo y fresco donde se escucha una guitarra acústica, más un cantador, más zapateos como ametralladora.

La nueva forma de emprender: restaurante virtual

Además, huele a una cocina de experto. Allí, vive una criatura mágica, un duende.

Este ente espera el momento adecuado para aparecer en el tablao de Casa Regia. No está agazapado. No está escondido. Simplemente, espera la seña para hacer su entrada.

El olé que no se contiene

Visita las noches de flamenco en la CDMX 1

José Alberto Cortés, maestro, bailador y director del Rincón Flamenco con “treinta y algo” —según sus propias palabras— años de experiencia, declara: “el duende aparece cuando el que baila y quien está de espectador hacen conexión y tal vez en un remate la gente dice ¡olé!, porque se le salió, porque no lo pudo contener”.

Ese momento, donde el vínculo entre artista y público se desborda, donde se rompen los protocolos, donde la performance causa una reacción involuntaria “es el momento donde se dice que aparece el duende”.

Cortés remata: “aquí no es la ópera donde hay momentos exactos donde hay que aplaudir; en el flamenco no, aquí hay una comunicación, donde, si yo digo algo y tú reaccionas, eso significa que estamos en conexión”.

Tan bueno como el sexo

El grupo flamenco liderado por Cortés ha ejecutado una sublime actuación. Las bailadoras Belén Castillo y Francia Baume con su zapateo, la voz de Pepe Bramasco —quien también le pega duro al zapateo— con la guitarra de Santiago Aguilar, nos regresaron a los llamados cafés cantantes que se hicieran populares en la Madre Patria en el siglo XIX.

Rutas de viajero: Jalisco, mi amor

Varios artistas pueden fortalecer los argumentos de José Alberto Cortés.

Goran Bregovic, renombrado músico serbobosnio quien se ha distinguido por mezclar ritmos folclóricos con el rock, dijo en una entrevista que en Barcelona disfrutó por primera vez el flamenco y que fue tan bueno como el sexo salvaje: “no recuerdo que me hayan dado nunca una dosis de música tan buena como en ese bar de veinte mesas. Ni siquiera tenían escenario, estaban por todo el bar y le daban a todo lo que encontraban”.

Maldito duende

Visita las noches de flamenco en la CDMX 2

Pero regresemos al duende, este personaje principal en la ejecución que se hace sobre el tablao. La etimología de duende proviene de la expresión dueño de casa”, entonces el flamenco se mete en el espectador para habitarlo, gracias a la ejecución del grupo de baile liderado por Cortés.

Y en el flamenco se busca constantemente al duende pues al público se le incita (seduce, hipnotiza, enamora) para que forme parte del show y grite o aplauda o cante o lleve el ritmo con alguna parte de su cuerpo, golpeando cualquier superficie que genere un sonido. Seguramente el flamenco es de los pocas expresiones artísticas que buscan una interacción profunda con el espectador.

El pulmón de Andalucía

Andalucía respira en la Ciudad de México gracias a pulmones como Casa Regia donde el flamenco vive compartiendo su alegría-tristeza-mística (¿cómo le llamaremos a esa energía hipnótica que impide a los espectadores parpadear y los obliga a intentar llevar el ritmo con los pies?).

Cante, baile y guitarra le dan estructura al espectáculo que está lleno de palmadas con ritmos indescifrables y esas expresiones de dolor y gozo simultáneo, erótico y emotivo, con un mensaje intrínseco: “no harás tuyo un cuerpo, sino una emoción” por eso el flamenco enamora a los bohemios.

The Macallan: si lo bebes, bebes historia

El músico español José Pardo, de quien se dice es un innovador por poner a dialogar al jazz y al flamenco, ha dicho que para aprender flamenco hay que “emborracharte de él”.

Pues bien, en Casa Regia está todo puesto para que eso ocurra con el Rincón Flamenco de José Alberto Cortés.