Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
La deserción escolar en México: La problemática
Comparte
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
¡Mantente alerta! Todo lo que debes saber sobre COVID-19

Tendencias

La deserción escolar en México: La problemática

No es un juego. Los nuevos “trabajos inmediatos”, la falta de información y el poco apoyo de los padres se han convertido en causa de deserción escolar.


Escrito por: Walter Gassire
La deserción escolar en México: La problemática

TEXTO POR:

Psic. ERICK ROSALES / Instagram & Twitter: @erickroba

Poco tiempo atrás se viralizó el video de una joven que nos explicaba su visión del sistema educativo, llamándolo “pinche sistema pendejo retrógrada” para explicar al mundo su decisión de abandonar la prepa. Pero, ¿ella verdaderamente estaba en un error?

Este video te puede interesar

Días atrás vi a otro joven, @juanpavillagordoa , un Instagramer de Guadalajara con poco menos de 27 mil followers, explicando sus motivos por los cuales decidió abandonar la universidad. Pero como él hay muchos más.

¿Es la nueva tendencia?

No realmente, México lleva años manteniendo un elevado nivel de deserción universitaria por diferentes motivos. De acuerdo a un estudio realizado por la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económicos) México es de los países con menor acceso a la educación superior. De hecho, la tasa de jóvenes entre 18 y 24 años de edad que no se encuentran trabajando ni estudiando es un cuarto de la población. Según estudios, los principales factores por los que los jóvenes no estudian la universidad son: la carencia de habilidad de aprendizaje (el estrés y la ansiedad, dificultades para aprobar o el miedo al fracaso). La falta de asesoría y de apoyo a la hora de tomar decisiones académicas (la mayoría de encuestados se sienten más seguros si un orientador les ayuda). El número de desempleados titulados que existe (La tasa de desempleo en México alcanzó los 1.9 millones de personas en el primer trimestre del 2019, es decir, un 3.5%, según cifras de la ENOE)

Una terrible realidad: El suicidio

Hoy analizo el caso de aquellos que sí tienen acceso a la educación superior pero que la abandona o cambian de carrera por razones diferentes a las dificultades económicas. Gran parte del problema está en la elección no fundamentada de una actividad de trabajo. El abandono de la prepa es un caso diferente al del abandono de la universidad. Cuando no tiene que ver con lo económico, el motivo suele estar envuelto en emociones y pensamientos sin orden ni control que, a su vez, revela incapacidad de los padres, ya que siendo sus hijos menores de edad, ellos aún son los responsables.

El abandono escolar en México

La deserción universitaria suele involucrar otras variables. En una investigación realizada en una de las universidades más costosas de México, realizamos una encuesta a los jóvenes que ya habían sido aceptados en una carrera y que asistido a recoger su resultado. Más del 88% no pudo nombrar ni siquiera 5 asignaturas que cursarían en la carrera que ya estaban inscritos. Además, no sabían cuál era el campo laboral. Mucho menos el perfil de egreso.

El hecho de que se inscriban a la universidad sin saber las materias que cursarán cada semestre, incrementa la posibilidad de que después de 3 o 5 semestres decidan abandonar la carrera para mejor cambiarse a otra. Muchos jóvenes eligen por el estatus de la universidad, si ésta es de las más caras y desean relacionarse con quien estudia ahí. Otro factor es el que sus amigos de la prepa estudiarán esa carrera en esa universidad y así poder continuar viéndoles.

Cuando pregunto a jóvenes que están por terminar la prepa y que ya están iniciando sus trámites para ingresar a la universidad, la gran mayoría no tiene idea de cuáles asignaturas cursarán. Algunos desean ser abogados o doctores como sus padres, sin evaluar otras opciones. Es decir, no es que sea incorrecto estudiar lo que sus progenitores, sino que es de vital importancia explorar otras opciones.

Muchas preparatorias no cuentan con talleres de orientación vocacional adecuados, por el contrario, solo dan espacios para vender a los alumnos planes de estudio, ya sean de la misma universidad o con las que se tiene convenio, esta es una labor de venta que no considera elementos suficientes para la elección de una ocupación.

Pero ¿todo el problema está en la elección de la carrera? Evidentemente no, hay muchos jóvenes que tienen un gran potencial y que ya están desarrollando interesantes proyectos que ocasionan que el ir a sus clases y convivir con jóvenes que no tienen la menor idea de lo que desean hacer, les causa frustración y desesperación. La universidad en estos casos es un freno para explotar su potencial.  Otra realidad es que la educación está en crisis, el asistir a un salón de clases cada vez es menos necesario, al menos no para todos. Universidades privadas crean muchas asignaturas que los estudiantes de cualquier carrera deben llevar y muchas de éstas son poco útiles.

La difícil vida de un niño transgénero

Como el caso de este fotógrafo y travel blogger, como él se presenta, @juanpavillagordoa que explicó que ya se había cambiado de universidad y ahora sus actuales estudios más bien frenaban sus proyectos. Esto me parece válido, aplaudo a quien a esa edad es capaz de tomar las riendas de su vida y redireccionarla cuando lo desea. Puede ser el caso de varios, pero ciertamente muchos otros van cambiando de plan de estudios y de universidades porque les falta responder primero la pregunta: ¿qué actividad de trabajo deseo realizar? Y de aquí se deriva otro problema: muchos quieren actividades que nadie les pagará por hacerlas. Básicamente, no son actividades de trabajo. Hay quien desea ser crítico de cine con el argumento que ven muchas series en Netflix, pero no desean estudiar nada ni trabajar en ese medio. ¿por qué razón alguien los contrataría específicamente a ellos?

Pese a que el mundo de la educación está en decadencia y los cambios que ha hecho en su búsqueda de adaptarse al mundo actual han sido insuficientes, no quiere decir que todos estén listos para salir al mundo laboral sin haberla cursado. Tengamos cuidado, porque si combinamos factores como la tasa de desempleo, la educación cada vez responde menos al mundo actual y le sumamos que haya jóvenes exitosos sin estudiar, puede llevar a otros que realmente no tienen recursos personales para lograr ese éxito sin la escuela. Al contrario, la necesitan muchísimo para crear hábitos, aprender y sobre todo terminar de madurar.

Muchos después de la prepa se toman un año para irse a vivir al extranjero y me parece excelente. Me produce asco la gente que presiona a estos jóvenes diciéndoles que están perdiendo el tiempo; los comparan con sus excompañeros de secundaria diciéndoles que ya están en segundo semestre de universidad. Por Dios, dejen vivir a estos jóvenes. Hay quienes desean seguir la ruta establecida sin pausas y es válido, pero también hay otros que tienen una mente más libre. Como otro joven @di.egorix que después de prepa se fue a Australia y regresó con muchísimos recursos personales con lo que antes no contaba. El vivir fuera es tan enriquecedor que ninguna universidad por más costosa que sea, podrá ofrecerte.

Definitivo que si se tienen las posibilidades no veo por qué no aprovecharlas. En mi caso, interrumpí la universidad para irme a vivir a Buenos Aires un año y después fui año y medio a Londres y al día de hoy no veo diferencia alguna entre los de mi edad que no hicieron pausas y en mi caso que sí las hice.

Pero entonces, ¿qué elementos debemos considerar en la elección de una licenciatura/ingeniería?

En la preparatoria, las nuevas generaciones se interesan por trabajos "de corto plazo" como el de ser influencer.

Como yo trabajo en mi consultorio cuando acuden jóvenes buscando esta orientación, lo hago más o menos de la siguiente manera:

  1. ¿Cuáles actividades ya realizas y disfrutas, y consideras que lo haces con habilidad?
  2. Revisamos comportamientos actuales y analizamos cuál es el factor de agrado y el nivel de habilidad. Es decir, puede que el agrado sea la sensación de ayudar, el acto de aconsejar o quizá el agrado fue la conversación. Esto va clarificando lo que más disfruta.
  3. En otra etapa realizamos una correlación entre sus actividades de agrado y posibles actividades de trabajo que pudiesen relacionarse. Considerando que la actividad de trabajo sería después de recibir la capacitación adecuada, como pudiesen ser estudios universitarios.
  4. Se llega a 3 actividades de trabajo que le interesan (no planes de estudio) y se debe entrevistar a personas que trabajan en ello. Esto es crucial porque son quienes podrán decirles qué estudios requirieron para conseguir ese trabajo, muchas veces aquí descubren que para esa actividad puede haber ingenierías y licenciaturas diferentes con las que podrían lograrlo. También pueden enterarse que después de la educación superior se necesita una especialización. Hay que preguntarles su salario, sus aspectos de mayor agrado pero también de desagrado. Esto amplía mucho la visión del joven en torno a dicha actividad.
  5. Cuando se identifican los planes de estudio que podría estudiar para realizar dicha actividad de trabajo, se necesita ir investigar qué universidades tienen esos estudios, conocer los costos. Por supuesto que también deberá leer la lista de asignaturas de cada uno de los semestres que conforman esa carrera.
  6. Otra etapa importante es la identificación de expectativas económicas, expectativas intrapersonales y también interpersonales. Por ejemplo, hay a quienes les es de suma importancia desempeñarse en algo que suele verse con gran prestigio y a quienes les interesa más la satisfacción personal.

El principal error que se comete es que primero eligen la carrera y no se preocupan por la actividad de trabajo. En mi experiencia debe realizarse al revés, porque cuando tienes bien identificada la actividad de trabajo en la que desean desempeñarse, se puede entonces investigar diferentes licenciaturas, ingenierías o incluso sólo algunos cursos para poder llegar a trabajar en lo que se desea. Lamentablemente suelen primer elegir la universidad, después la carrera y con el tiempo ver si los llevan a la actividad de trabajo que desean.

Entre más fundamentada sea tu elección, menos posibilidades tendrás de equivocarte. Si no tienes ningún talento evidente, ni siquiera eres guapo y encima no tienes dinero para sobrevivir, mejor no dejes la universidad.

Recuerda seguirme en Instagram y twitter como @erickroba y mi página de FB: @TerapeuraERICKroba

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?