Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
Bojack Horseman y la importancia de la salud mental
Comparte
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
¡Mantente alerta! Todo lo que debes saber sobre COVID-19

Opinión

Bojack Horseman y la importancia de la salud mental

Con humor ácido, situaciones devastadoras, gags alusivos a las características de los animales y grandes dosis de introspección, esta serie nos ofrece una experiencia que resulta lo mismo hilarante que profundamente reveladora.


Escrito por: Claudia Pedrozo
Bojack Horseman y la importancia de la salud mental

La premisa de un caballo antropomórfico en un mundo en el que conviven humanos y animales coloridos podría parecer lo más alejado del realismo, pero si algo logró Bojack Horseman durante sus 6 temporadas, fue traernos personajes muy humanos, complejos y con diversidad de problemas reales, donde no se teme mostrarnos las consecuencias que tienen las decisiones.

Bojack es un actor en decadencia que sufre de depresión y vive inmerso en el alcohol y el sexo para evitar lidiar con sus emociones. Es un tipo ególatra y desesperado por atención; la evolución del personaje es gradual y Bojack sufre muchas recaídas, el proceso no es sencillo y la felicidad que brindan los logros pronto se desvanecen, pues tal como la vida, nada es permanente.

Este video te puede interesar

Pero “el caballo de Horsin’ around” no es el único que tiene problemas; además de la vida interna de Bojack, su infancia y su familia fracturada, la serie nos presenta un abanico de personajes, cada uno con problemas propios y la necesidad de aprender y madurar.

Por un lado está Diane, una escritora feminista, activista, con problemas de depresión y tendencia al auto sabotaje, con quien Bojack forma una conexión pues hay cierto grado de identificación; Miss Carolyn, su representante y ex novia, incapaz de separar su vida personal de su vida laboral;  Todd, un muchacho infantil, sin trabajo, que vive en casa de Bojack y duerme en el sillón; y Mr. Peanutbutter, un perro perpetuamente sonriente y aparentemente feliz que considera a Bojack su mejor amigo (aunque este no lo soporta).

A todos estos personajes les haría bien ir a terapia, y su momento, algunos lo hacen. Y es que la salud mental es problema de salud pública al que es necesario prestar atención cuanto antes. Se estima que 90% los suicidios está vinculado a trastornos mentales. Se calcula que un 36% de los mexicanos padecerá algún desorden psiquiátrico antes de cumplir los 65. El problema es que muchas personas  aún se rehusan a buscar ayuda debido a los estigmas en torno a las enfermedades mentales.

Necesitamos hablar de salud mental y trastornos mentales

Series como esta ayudan a visibilizar los problemas, abrir la conversación y combatir el tabú, así como hacer hincapié en la necesidad de buscar ayuda.

Bojack Horseman no es la primera serie que habla de trastornos mentales, pero su forma de abordarla y el uso de la animación para transmitir y dar mayor fuerza a los mensajes,  hace de este un caso muy valioso y una serie que vale la pena ver y re-visitar.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?