Nuestros sitios
Compartir

A un año del asalto al Capitolio, un periodista de CNN recuerda los hechos

Por: Alex Marquardt 06 Ene 2022

El momento que siempre me acompañará del 6 de enero de 2021 llegó aproximadamente una hora después de la insurrección. Estaba en los escalones de […]


A un año del asalto al Capitolio, un periodista de CNN recuerda los hechos
ASALTO AL CAPITOLIO

El momento que siempre me acompañará del 6 de enero de 2021 llegó aproximadamente una hora después de la insurrección. Estaba en los escalones de la terraza norte del Capitolio con nuestro equipo de seis personas. De alguna manera, algunos en la multitud se habían dado cuenta de que trabajábamos para CNN.

Se corrió la voz rápidamente, se sintió como si todos los ojos, profundamente hostiles, estuvieran puestos sobre nosotros. Poco después nos estaban empujando, mientras muchos otros se burlaban, gritaban y nos maldecían. De inmediato supimos que teníamos que salir de allí y comenzamos a caminar a través de un túnel de gente cada vez más agitada, mientras los manifestantes nos insultaban.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por CNN en Español (@cnnee)

Este video te puede interesar

“Ustedes son traidores”

Un hombre nos siguió, moviendo su dedo enguantado hacia nosotros. Probablemente no tenía más de 30 años, era alto, vestía una chaqueta negra y una mochila de color caqui, con un pañuelo sobre la boca y la nariz. “¿Con quién estás?”, preguntó. “Hay más de nosotros que tú”, repitió dos veces. “Podríamos destruirte ahora mismo”, dijo con frialdad. “Ustedes son traidores”.

Ya había informado sobre los mítines de Trump y fui testigo de la hostilidad hacia los medios de comunicación que la retórica del expresidente podría provocar. Los periodistas habían sido objeto de ataques sostenidos por parte de la administración durante cuatro años, y la seguridad de los reporteros se había convertido en una preocupación cada vez mayor, con amenazas físicas cada vez más comunes. La animosidad que veríamos hervir ese día había estado gestándose durante mucho tiempo, y el daño a la fe de la gente en la prensa ya estaba hecho.

Animal Crossing: New Horizons, escaparate de propaganda política y referencias al Covid-19

La insurrección

Gran parte de mi carrera como periodista la he pasado fuera de Estados Unidos como corresponsal en el extranjero. He informado de innumerables protestas, levantamientos y conflictos. Estoy acostumbrado a la dinámica de las multitudes enojadas. Estuve en la plaza Tahrir en 2011, en protestas en Turquía y la Ribera Occidental, en zonas de guerra en Siria, Libia y Gaza. Esta vez estaba a dos millas de mi casa, a poca distancia de mi propio vecindario.

Ese día mi equipo y yo llegamos al Capitolio poco después de que terminara la manifestación de Trump en la Elipse. Sabíamos que la gente se estaba moviendo hacia el edificio, pero no teníamos idea de cómo sería. Ciertamente estábamos preparados para la posibilidad de que las cosas se salieran un poco de control, pero no había una sensación real de lo que vendría.

De repente, los manifestantes comenzaron a irrumpir en el lado oeste, donde Biden sería juramentado en solo dos semanas. Otros empezaron a escalar el muro frente a nosotros para subir a la terraza del Capitolio. La insurrección estaba en plena marcha.

Las agencias de inteligencia tenían información

En los meses siguientes a ese día nos enteramos de que existía información de las agencias de inteligencia que indicaba que las cosas podían salirse de control y amenazar al Capitolio y a los que estaban adentro. Pero esas advertencias fueron ignoradas y las fuerzas de seguridad apropiadas no estaban presentes para prevenir lo que sucedió. En el lugar, el tamaño de la multitud en comparación con la presencia policial me tomó por sorpresa.

Un año después, a menudo parece que el país no aprendió nada de ese día y, políticamente, las diferencias se han afianzado más. Para los demócratas hay pocas dudas sobre lo que sucedió y que fue impulsado por Donald Trump; para muchos republicanos es un día que, en el mejor de los casos, se ignora o, en el peor de los casos, se descarta por completo como un engaño. El impacto colectivo que millones de personas en todo el mundo sintieron ese día al ver cómo se invadía la sede del gobierno de Estados Unidos es rechazado por muchos, a pesar de que su propia “Casa del Pueblo” fue profanada.

Caribe Álvarez: ¿cómo se transformó en Colosio?

Nunca me atacaron así

Ahora que entramos en un año de elecciones intermedias, la “Gran Mentira” sigue viva y coleando. Las encuestas nos dicen que la mayoría de los votantes republicanos creen que la elección de Joe Biden no fue legítima, y aquellos en el Partido Republicano que han rechazado eso, o han hablado en contra de los insurrectos, han sido marginados por esa organización. En muchos aspectos, las divisiones reveladas el pasado mes de enero solo se han ampliado.

Desde un punto de vista personal, el impacto de ese día permanece. Nunca me habían atacado así y, como otros periodistas presentes, simplemente estaba haciendo mi trabajo. Conciudadanos, autoproclamados “patriotas”, gritándonos “traidores”, amenazando con “destruirnos”; Nunca había visto una animosidad como esa de cerca. Desde un punto de vista profesional, es repugnante ver a los supuestos periodistas alimentando las divisiones y avivando las teorías de la conspiración que han causado tanta destrucción en este país.

A un año del asalto al Capitolio, un periodista de CNN recuerda los hechos 0

Alex Marquardt, Corresponsal Senior de Seguridad Nacional CNN