Nuestros sitios
Compartir

Jaime Lokier: secretos para convertirse en líder

Por: Iván Cigarroa 14 Dic 2020

Jaime Lokier escribió “Los Líderes Mueren (Los Movimientos No)”. En su libro profundiza en las razones que convencen a otros de hacer lo que tú quieres.


Jaime Lokier: secretos para convertirse en líder

El conferencista y experto en liderazgo Jaime Lokier se mostró ecuánime y sonriente en todo momento, como quien ya ganó todo por el solo hecho de darle mi tiempo y atención.

Y no es para menos: me demostró su pasión por el modelo de liderazgo que presenta en el libro Los Líderes Mueren (Los Movimientos No), que aplica al incluirse a sí mismo cuando menciona a los líderes. Supo cómo guiarse y en esta entrevista se conserva la esencia de lo que predica.

Liderazgo femenino: el trayecto a la alta dirección en México

Este video te puede interesar

En esencia, ¿para quién está dirigido este libro?

Para quien quiera liderar a pesar del sueldo. Yo como líder sé que tengo dos opciones: que me sigas por la paga o que sin importar el dinero me quieras seguir. Y si logro eso ya gané, aunque te busque otra empresa y ofrezca mejores condiciones vas a quedarte conmigo.

QUE TE APASIONES, ES SU PASIÓN

Lo que tiene de especial este libro, editado y disponible en formato físico y digital, es que está hecho para quien quiera liderar bajo esos términos: para quien dirige una empresa, para las ONG’s que no pagan sueldos, para las redes de mercadeo, para padres de familia, y para estudiantes con visión que quieren adelantarse a utilizar estas habilidades. La esencia del libro es que la gente se apasione con tu causa, sin importar circunstancias como la que estamos viviendo, van a estar contigo. Incluso si el líder ya no está.

EL ÚLTIMO BOY SCOUT

Como pocos, Jaime conoció el liderazgo desde pequeño: “me apasionó el tema a muy corta edad; estuve en un grupo parecido a los Boy Scouts, con una estructura similar, y ahí nos lo inculcaban para motivarnos a ir a las sesiones. Años después conoció las redes de mercadeo: “es una industria donde se inspira a todo un equipo para que por voluntad propia coadyuven a que la empresa crezca”. Ahí aplicó todo lo aprendido, logrando convertirse en la agencia consultora de liderazgo en español, “pero lo dejé para dedicarme a mi pasión que es enseñar liderazgo a todo mundo”.

¿Este modelo existe en algún otro lado?

Lo que comparto son los principios que hacen tan buenos a los líderes, pero para que lo puedas usar en donde quieras. Lo único que hice fue reducir toda la información existente en una sola estructura para que fuera más fácil de entender, pero si lo desmenuzas encontrarás que la mayoría de esos principios están en empresas poderosas como Apple o Amazon, que tienen valores muy claros y gente con liderazgo. Mi aportación es tomar todo y aterrizarlo en un solo modelo que es muy fácil de replicar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jaime Lokier (@jaimelokier)

DESDE LOS MASONES HASTA PETA

Como todo buen modelo a seguir hay casos de éxito. Jaime Lokier, mexicano radicado en Uruguay, menciona ejemplos muy precisos: “existen organizaciones que han aplicado esta ideología, como los Masones; o empresas como UBER, u organizaciones sin fines de lucro como PETA o Greenpeace, que tienen gente muy apasionada por sus causas y movimientos”, indica Jaime con una sonrisa en la pantalla de mi lap top.

Un líder ayuda a forjar una empresa, a encumbrarla. Pero el terror más recurrente es que éste se vaya. “Estamos tan inmersos en hacer que la empresa funcione, que los objetivos se cumplan, que no nos detenemos a pensar qué va a pasar cuando yo no esté”.

Esto aplica siempre en el mundo laboral, aunque en realidad no nos detenemos a pensarlo cuando la empresa no es nuestra, “pero cuando sí lo soy quiero saber que cuando no esté todo marche bien o más que mejor. Saber que esto va a poder seguir”.

Sin dejar de ver hacia la cámara, Lokier me explica por Zoom que estos casos aplican en la familia también, “¿qué va a pasar cuando ya no esté? Me he encontrado a más gente que no piensa en esto que los que sí, porque no hay un manual de cómo debe hacerse y justo ese es el hueco que yo quiero llenar: lograr que el día que no esté, mi mensaje continúe”.

¿TIENES LO QUE SE NECESITA?

Para Jaime Lokier, existen dos factores importantes para ser un líder, uno sin el otro no funcionará: “lo primero es tener mayor conocimiento de uno mismo. Tengo que aprender a liderarme a mí antes que a otros, tener buenos hábitos, prepararme, cuidarme; conocerme y controlarme”.

Eso implica tomarse el tiempo para el autoconocimiento, entender los límites y capacidades individuales y enfocarse en mejorarlos. Probablemente ésta sea la parte más difícil.

La segunda es, en esencia, es más fácil, pero no se les da a todos: conectar con los demás.

Lokier ejemplifica: Supongamos que soy un Director Técnico de algún equipo de futbol: si hago conexión con el equipo entonces ellos cumplirán el objetivo, que es ganar de acuerdo a como se les entrena”. Y da el secreto mejor guardado de esta etapa: “a la gente hay que hablarle con el corazón, porque no escuchan con el oído, sino con la empatía, la nostalgia, el amor”.

Así las cosas, completados los dos pasos vienen las habilidades duras del liderazgo: la toma de decisiones, manejo de crisis, de equipos, todo aquello con perfil administrativo, “eso viene después de formar guerreros en mi equipo”.

INCONVENIENTES PARA ESCRIBIR

los líderes no mueren

A pesar de ser un líder nato, para escribir este libro Jaime Lokier hace la mayor confesión: “tuve que enfrentarme a mí mismo”. Y es que, tras años de aplicar su modelo, de dar conferencias sobre el tema, llevaba años postergándolo.

“A todos nos pasa, cuando te decides a hacerlo encuentras pretextos para continuar, como “esperaré a tener estas entrevistas para complementar”, o “primero debo ver con quién lo voy a editar”.

Es como un miedo a exponer lo que haces al mundo, confiesa. “En mi caso a esto me dedico desde los 15 años, implica desnudarme frente a todos y mostrarles lo que soy y lo que se, sin saber qué opinarán. Lo postergué desde hace siete años, pero una vez que lo empecé y todo fluyó. El proceso duró seis meses”.

Y en retrospectiva, ¿fue lo esperado?

Yo estoy feliz, la recepción del libro fue muy buena, se ha vendido bien y tuvo excelentes críticas, pero más allá de eso me siento realizado por haberlo logrado. Fue como decir: “no quiero nadar, no quiero nadar” y una vez que lo haces dices “¿por qué no lo hice antes