Nuestros sitios
Compartir

“Ok, está bien”: así se hizo la película del Tío Robert

Por: Ivan Farías 28 Feb 2021

“Ok, está bien” es el primer largometraje de Gabriela Sandoval, con guion del tío Robert, popular en el mundo del stand up comedy. Platicamos con ellos.


“Ok, está bien”: así se hizo la película del Tío Robert

Dentro de“Ok, está bien”, Mariano (el tío Robert) es un treintón chilango que aún vive con su madre. Guionista frustrado, pasa la mayor parte de su tiempo viendo películas, mientras se queja del cine actual y de la vida. Pero todo cambia cuando llega a vivir con ellos su primo Ramiro, de 15 años, desde Querétaro.

Mariano verá afectada su vida diaria, dando lugar a situaciones cómicas que desembocarán en un final de película.

Este video te puede interesar

Esta es la trama del guion escrito por Roberto Andrade Cerón, conocido como el Tío Robert en el mundo del stand up comedy. Y también, el primer largometraje con la dirección de Gabriela Sandoval, quien cuenta con varios premios en su haber.

Ok está bien, formó parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG) 2020 y ha causado mucho revuelo entre la crítica cinematográfica.

 

¿En qué momento se comienza a gestar Ok está bien?

Gabriela Sandoval: Roberto y yo nos conocimos hace más de 10 años, además, fuimos pareja como 8. Cuando yo entré al CUEC, fue el mismo año en que escribió el guion, en el 2009.

Tío Robert: Lo escribí cuando tenía 29 años, justo un año antes de que cumpliera 30, la edad que tiene el protagonista. Fue mi primer guion, yo sufría algo muy parecido a lo que sufría Mariano (el protagonista), que de repente estaba aterrado de escribir mi primer guion porque no sabía.

Me daba mucho miedo que hubiera una reacción no positiva para la historia. Afortunadamente el resultado fue muy bueno.

GS: Le dieron el premio de reescritura de IMCINE, y quien lo asesoró fue Paula Marcovich. A ella le gustó mucho y lo publicó en una editorial que tenía, junto al guion de Los insólitos peces gatos y Distancias cortas. Desde que leí el trabajo de Roberto le decía que tenía que hacerlo, porque justo se escribió pesando que fuera algo fácil de filmar. Una sola locación, pocos personajes, una cosa muy teatral en cuanto a producción, y no pasaba.

Cuatro directores hispanos que todo cinéfilo debería conocer

 

¿Entonces cómo fue que comenzó la filmación?

TR: Pasaron muchos años desde que escribí la historia, yo entré al stand up, Gabi salió del CUEC, y me pidió dirigir la historia. Yo le dije que no. Al año y medio de esto, Gabi comienza a ganarse becas y premios y me dice: tengo 150 mil pesos, voy a comprarme unos zapatos, pero menos eso, todo lo demás es para hacer Ok, está bien.

Ante esto no me pude negar.

GS: Sí, yo terminé la escuela, gané unos concursos de guion y otros premios, le pedí dinero a mi familia y le dije que lo hiciéramos. Teniendo el dinero fue como se animó que yo dirigiera y que él la actuara. Si no lo hiciéramos en ese momento Roberto ya no iba a dar la edad.

¿Cómo fue la filmación?

TR: Una de las cuestiones que aportó Gabi es que nadie podía improvisar más que yo. Los demás actores siguieron a rajatabla sus diálogos. Pero para sentirme más natural, improvisaba. Ella me decía, a fin de cuentas tú hiciste al guion, así que es reescribir el guion sobre la marcha. A pesar de esto el guion esta respetado un 90 por ciento.

GS: Como nosotros no teníamos recursos fue apostar mucho al ensayar. Tuvimos la ventaja de ensayar 3 o 4 veces a la semana en mi departamento. Si es difícil despertarte y ver un Crew todo el día en tu casa, pero como todos iban muy de buenas, todos entendían que no había dinero.

TR No es broma que comíamos huevito y taquitos. El crew nunca se quejó, todos estaban muy felices.

El personaje de Mariano es alguien que justo ahora tiene una, por decirle de alguna forma, masculinidad conflictiva. ¿Nunca pensaron, nos vamos a meter en broncas?

GS: Sí, ha causado mucho rechazo entre ciertos sectores.

TR: Y todos los apoyos nos fueron rechazados. Después nos contaron que siempre se armaba la batalla entre los que decían ni de locos apoyamos esto y los que le daban su apoyo completamente. Pero como los premios son por mayoría absoluta, nunca pudimos acceder a ningún apoyo.

GS: Nos decían que era políticamente incorrecta, misógina, no pensé que hubiera un rechazo tan marcado. Yo empecé a acercarme con los críticos que me gustaban para mostrárselas. Por ejemplo, vi a Fernanda Solórzano, entre otros para preguntarle si ella veía algo que yo no. La verdad es que no recibí malos comentarios de ellos.

Por cierto, la película es muy urbana. Además, retrata muy bien a esa mayoría silenciosa que es la clase media de la CDMX y su cinefilia.

TR: Gabi y yo queríamos tener una película sobre la clase media. Se hace mucha burla al enésimo remake sobre Los olvidados, o sobre este tipo de cine de comedia que sucede en playas, pero nosotros queríamos que se viera un reflejo de la clase media. No queríamos que se viera pobreza o miseria, porque ya lo hemos visto infinidad de veces.

GS: Además, no queríamos este tono urbano decadente, como cuando ves Manhattan de Woody Allen, que están en las galerías y tienen conversaciones estimulantes y es todo un poco snob. Quería transmitir esa aura. Por eso está más estilizado que el Tlatelolco realista.

TR: Siempre hubo la intención de hacer un homenaje al Manhattan de Woody Allen, nos emocionaba mucho de hacer una especie de copia chafa de su inicio, con la música de George Gershwin, su Rhapsody in Blue. También había el deseo de retratar la CDMX, poner la Cineteca, poner El Chopo, era algo que queríamos.

¿Fue difícil obtener los derechos de la música de Gershwin y de Silvia Roche y Juan García Esquivel?

TR Fue lo más caro. Tanto los derechos de Patas verdes y de Rhapsody in Blue, costaron la mitad del costo completo de la película. Cosa curiosa, la música original no salió tan cara porque Güilli Damage, a quien admiraba desde joven por sus diversos proyectos, vio la película en un corte y nos ofreció hacer la música.

¿Ya hay planes de distribución?

GS: A Roberto se le ocurrió la idea de hacer una gira de autocinemas y de hecho ya comenzó la gira.

TR: Estamos muy contentos porque la película ha causado una expectación tremenda, sobre todo por ser que está tan conocida y respetada por la crítica, cosa que tenía muchos años de no pasar.