Nuestros sitios
Compartir

Alessa Café reabre sus puertas con una obra al aire libre

Por: Revista Open 11 Mar 2021

Dos actores al aire libre y una cena de tres tiempos te esperan


Alessa Café reabre sus puertas con una obra al aire libre

Como te contamos previamente, el próximo 13 de marzo se cumple un año sin teatros en México y diversas partes del mundo, al tiempo que otros espacios culturales comienzan su reapertura. Por ello, en esta fecha dos actores se unen para revivir al teatro con la puesta en escena No molestar en horas de adulterio.

Sandra Quiroz y Pedro Sicard estrenarán esta obra ante la reapertura de Alessa Café, espacio cultural y gastronómico que desde hace casi un lustro anima la escena del entretenimiento en la zona norte de la Ciudad de México.

De qué trata No molestar en horas de adulterio

Este video te puede interesar

Escrita, producida y dirigida por Omar Baduy, el mismo creador de Alessa, la obra se centra, con un tono de comedia dramática, en una pareja que cede a la tentación de la infidelidad. “Los personajes exploran esa sensación de agobio en el matrimonio y de cómo a veces buscamos respirar un poco y sentirnos vivos a través de la conquista de un desconocido, de encontrarnos en estas fantasías mentales que nos hacen revivir y renacer”, explica Quiroz.

Al respecto, Baduy comenta: “Esta obra la escribí junto con mi mujer, Felicia Lara, en tiempos de pandemia. Nos inspiramos en el encierro para plantear esas cosas que en la pareja suelen molestar a los hombres y a las mujeres. Es una dramaturgia que te hace reír, reflexionar y pasar un rato ameno”.

Una obra a tres tiempos

El espectáculo No molestar en horas de adulterio se presenta como cena-show al aire libre para crear una experiencia sin igual: “Es un regalo, un obsequio que damos a nuestro público; cena, teatro, música, todo por el mismo costo del boleto de $650 por persona”, explica Baduy, quien con esta propuesta repite la fórmula que ya dio resultados anteriormente con un espectáculo de ópera.

alessa cafe

“La obra tiene una duración de 35 minutos aproximadamente; desde una hora antes, el público podrá estar sentado a su mesa disfrutando de la cena. De este modo, para la hora del postre estarán todos listos para mirar la obra sin la necesidad de ser interrumpidos por los meseros”, agrega.

La función de No molestar en horas de adulterio está planteada a las ocho de la noche pero, ecléctico como es el espacio, los horarios son flexibles y el público puede llegar desde un par de horas antes para tomar algún aperitivo y, mejor aún, puede quedarse después de la obra para disfrutar de un concierto de jazz gratuito.

Si te gusta lo que lees, pero no puedes asistir el 13 de marzo, no te preocupes que contarán con la experiencia todos los sábados posteriores.