Nuestros sitios
Compartir

“Así se les dice ma’, nacos”: el racismo de Amarte Duele es real

Por: Montserrat Martínez Camacho 04 Mar 2021

Racismo.mx es una organización que busca visibilizar el racismo en México, empezando por los contenidos. “Amarte duele” es un ejemplo.


“Así se les dice ma’, nacos”: el racismo de Amarte Duele es real

A 18 años del estreno de “Amarte duele”, la película se mantiene como una de las más vistas del cine mexicano.

 

Este video te puede interesar

Aunque es muy popular entre los jóvenes y no tan jóvenes, su guión contiene expresiones que podrían considerarse clasistas, entre las que sobresale el uso de la palabra “naco”.

 

Pero esta no es la única que aparece en “Amarte Duele” y que las personas repiten comúnmente.

 

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) y el proyecto Hatebase (que analiza el discurso en los medios para advertir de situaciones violentas), entre las palabras más utilizadas por los mexicanos en las redes sociales para insultar o denostar a alguien son: indio, puto, naco, zorra y bitch.

 

ESFUERZO Y PRIVILEGIO

El director y fundador de Racismo.mx, organización que tiene por objetivo visibilizar el racismo en la sociedad mexicana,  José Antonio Aguilar, subraya que hay un sector de la sociedad que no quiere reconocer que racismo en México.

 

El activista añade que constantemente tratamos de “blanquearnos” e ignorar nuestro lado indígena. A la par, en el caso de las personas caucásicas el racismo está ligado a su percepción del éxito. Para ellas, sus méritos se relacionan estrechamente con su color de piel y hasta su género, pero no con esfuerzo.

 

 

“La existencia del racismo en México no está sujeta a un debate. Es una realidad que viven muchos compatriotas, aunque nos duela”, subraya.

 

Whitexican y el racismo inverso ¿en verdad existen?

 

¿DE DÓNDE VIENE Y QUÉ SIGNIFICA?

 

Socialmente, las personas que utilizan la palabra “naco” suelen hacerlo como sinónimo vulgar, de mal gusto, de bajos recursos, ignorante, torpe y sin educación. También es utilizado como sinónimo de indio, ambos como insultos o formas de ridiculizar a la otra persona.

 

Queda claro que su aplicación siempre será racista y clasista.

 

En su libro de ensayos “Días de Guardar”, Carlos Monsiváis explica que la palabra probablemente sea una abreviatura o que deriva del término totonaco, un pueblo indígena de Veracruz.

 

Comenzó a usarse, añade el escritor, durante la época colonial para describir de forma despectiva cómo “el mestizaje no se disipa: los rasgos de origen indígena”.

 

¿DISCRIMINATORIA O DESCRIPTIVA?

 

José Antonio Aguilar comenta que quienes utilizan la palbra, insiste en justificarse argumentando que “naco” no se refieren al nivel socioeconómico sino a la educación que demuestra una persona, como si ambas no estuvieran ligadas.

 

“La palabra naco es, desde su origen, racista y clasista. Está muy difícil quitarle la connotación negativa, si desde la época colonial se usaba para la gente que usaba ‘estropajos’; entonces, sin importar el contexto en el que se diga, refleja el racismo y la discriminación de clases que persiste en nuestro país”, indica.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de RacismoMX (@racismomx)

El actor Tenoch Huerta ha sido un aliado de Racismo.mx a la hora de llevar el debate a la creación de contenidos.

 

“Los medios de comunicación tienen mucho que ver en esta problemática. En ellos vemos representaciones perjudiciales. La proporción de blancos es abrumadora, aun cuando el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) ha dicho el 80% de la población mexicana es morena y su representación en los medios está basada en la violencia o en que sean sirvientes. Incluso, se vale del nivel socioeconómico de la persona para hacer mofa”, comenta en entrevista.

 

El protagonista de “Güeros” dice que desde que denuncia la existencia del racismo, ha sido ridiculizado también.

 

“Me han llegado a decir cosas como `indigenazi` y ya sabes, los usuales como naco, pinche indio, prieto, imbécil o resentido de la conquista, pero nunca me dan argumentos para justificar sus insultos. Al sistema no le gusta que se le cuestione”.

 

Maya Zapata también ha alzado la voz respecto a este fenómeno. La actriz considera que el lenguaje resulta determinante para la lucha antirracista, aunque tampoco resolvería el problema.

 

“No estoy de acuerdo con la prohibición de las palabras, prefiero que nos cuestionemos por qué decimos estas palabras y cómo afectan a los grupos más vulnerables del país. No deberíamos ser una sociedad limitante. Tendríamos que comprender cómo funciona el sistema en vez de sólo prohibir palabras”, subraya.

 

El racismo no se elimina dejando de usar una palabra, pero definitivamente cambia nuestra mentalidad cuando comprendemos lo que significa y entonces sí, no la pronunciamos más. Ni siquiera en una película como “Amarte duele”.