Nuestros sitios
Compartir

“No sabía que me habían postulado”: Mike Bautista, el mexicano que llegó al Super Bowl

Por: Revista Open 11 Feb 2021

Su carrera comenzó como bailarín de XV años, llegó a Nueva York sin saber inglés y el pasado fin de semana Mike Bautista hizo historia en el Super Bowl LV


“No sabía que me habían postulado”: Mike Bautista, el mexicano que llegó al Super Bowl

En 2020, La NFL declaró que hay alrededor de 30.2 millones de fans latinos del futbol americano en Estados Unidos y que México es el segundo país a nivel mundial con más aficionados. Sin embargo, tanto dentro de la cancha como en el medio tiempo del Super Tazón, la representación del país no ha sido notoria, salvo unas cuantas excepciones. Mike Bautista es una de ellas.

En entrevista con Open, el coreógrafo mexicano explica que la noticia fue una sorpresa para él, pues su agencia nunca le informó que había enviado su postulación para ser parte del espectáculo de medio tiempo del Super Bowl LV: “No lo creía. Tuve que leer el correo cinco veces para confirmar que era cierto. Aún no acabo de creerlo”, explica entre risas un poco nerviosas mientras dice una vez más, casi para sí mismo: “¡Fui parte del Super Bowl!”.

 El origen de las Gatorade Baths en el Super Bowl

Este video te puede interesar

 

Detrás de la aparición de Mike Bautista en el Super Bowl LV

Si bien el bailarín agradece el apoyo de su agencia y destaca a la misma como clave para alcanzar esta meta, detalla igualmente que esto es fruto de un trabajo de muchos años: “Hay entrenamiento, sacrificio, sudor y lágrimas de nadar contracorriente; de ir contra la mentalidad que no se puede hacer una carrera por medio de la danza. Hay muchos obstáculos que la gente no ve. En ocasiones llegué a pasar hambre y dejar de dormir por romper estos esquemas y conseguir mi sueño. Ese trabajo y el portafolio que he creado fue fundamental para poder ser parte de la producción del Super Bowl LV con The Weekend”.

Tal esfuerzo comenzó hace varios años, en la fiesta de XV años de su prima, cuando su mamá lo postuló como chambelán y aunque en un inicio no estaba interesado, entre los ensayos y la fiesta descubrió una pasión que después lo llevó a ser parte de una academia de XV años y posteriormente a ingresar a Black Studio para instruirse en disciplinas dancísticas como jazz, contemporáneo, ballet y hip-hop.

“En el estudio me di cuenta que realmente tenía que trabajar y entrenar muy duro para convertirme en un bailarín profesional y poder alcanzar esos sueños que yo veía super lejanos en ese entonces”. En ese momento, Mike Bautista tenía ya 22 años y muchos pensaron e incluso le comentaron que era muy tarde para arrancar una carrera artística, pero él les demostró lo contrario.

Primero siendo parte del elenco profesional de bailarines de artistas como Yuridia, Gloria Trevi y Daddy Yanke y, en 2013, mudándose a Nueva York para entrenarse en Broadway Dance Center Peridance Capezio Center y otros estudios de danza de renombre en la ciudad.

Sobre esto, Bautista comenta que los retos y el esfuerzo no fueron solo laborales, pues aunque en la industria del entretenimiento es muy versátil y hay lugar para todos, el vivir en otro país lo hizo enfrentarse a la discriminación y racismo, así como las desventajas de no poder trabajar legalmente e incluso no saber el idioma, el cual tuvo que aprender por su propia cuenta.

Cuando regresó a México como Primer Bailarín de la compañía Crisol Danza Fusion con la Puesta en escena Azteca Spirit la cual fue premiada en las Lunas del Auditorio, pero no tardó mucho antes de mudarse definitivamente a Los Ángeles en 2014 para seguir su carrera.

Desde entonces, Mike Bautista ha trabajado con artistas como Ricky Martin, Luis Fonsi, Cardi B, Daddy Yankee, Ozuna, J Balvin, Karol G, Becky G, Anitta, Farruko y muchos más ya sea como parte de los bailarines o como coreógrafo.

Al respecto, él dice que si bien agradece todas y cada una de las oportunidades para estar en un escenario, así como la confianza de los artistas para colaborar con ellos, hay parteaguas que lo han impulsado a seguir persiguiendo su sueño: “Definitivamente mi presentación en el Super Bowl LV es uno de ellos. Exactamente un año antes ocurrió otro: ser parte del Movimiento Tour de Ricky Martin, aunque lo interrumpió la pandemia. También está la primera vez que aparecí en los Latin Billboard y uno muy especial fue ser el coreógrafo de ‘Imposible’ (Luis Fonsi ft. Ozuna) porque fue un trabajo colaborativo con mi esposa y ambos bailamos en ese video”.

 Fernanda Romero: un actriz multifacética en ascenso

Hacer historia

Sin embargo, llegar al Super Bowl era un sueño claro para Bautista y aunque la reacción al espectáculo del medio tiempo no fue tan calurosa como en otras ocasiones, el bailarín comenta que para él fue una de las mejores experiencias de su vida: “Puede que a muchos no les haya gustado y habrá otros a quienes sí, pero detrás de esa presentación hay una magnitud de personas, de coordinación, de talento. Es todo un esfuerzo colosal que muchos no conocen y más ante la actual contingencia sanitaria que enfrentamos. Fue histórico poder crear algo así en este momento, al menos para todos los que estuvimos ahí”.

Tal declaración queda muy lejos de ser una hipérbole, pues la preparación fue una completamente diferente a la de eventos anteriores. Mike Bautista detalla que solo tuvieron seis días para ensayar, algo que normalmente ocupa un periodo de hasta tres meses para un show de este tamaño. Igualmente, cuatro días antes del encuentro de bailarines en Tampa, todos los participantes se reunieron por Zoom para aprender el esqueleto coreográfico.

Aunado a esto, las medidas sanitarias fueron estrictas en todo momento: desde el uso de máscaras que hacía necesario un equipo de micrófonos para dar instrucciones y recordar a cada bailarín mantener la sana distancia, hasta pruebas de COVID-19 diarias que comenzaron antes de poder ser parte del elenco.

Mike Bautista: con los pies bailando en la tierra

“Esta experiencia me ha cambiado mi vida y estoy seguro que también mi carrera”, ahonda Bautista. Para él ser parte del Super Bowl LV es también una nueva pauta para que en el futuro más artistas mexicanos puedan alcanzar sus sueños y al mismo tiempo lo considera una responsabilidad: “Nunca he sido una persona que se conforma, al contrario, tengo los pies bien plantados en la tierra y ahora me siento mucho más motivado a seguir trabajando duro y a esforzarme para conseguir mis objetivos. Eso es lo que me deja este proceso: recordar que nada es imposible”.

Y si bien son muchos los sueños de Mike Bautista, convertirse en un coreógrafo de talla internacional que haga historia es el más grande. Aunque el camino es largo, al mismo tiempo el mexicano prefiere enfocarse en disfrutar el presente: “Disfrutar cada día y hacer día con día lo mejor que puedo para ser feliz y poder irme a la cama con la satisfacción de que hoy hice lo mejor que pude y estoy un pasito más cerca de cumplir mis metas. Lo demás va cayendo en el lugar correcto”.