Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
El verdadero significado del deporte
Comparte
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
¡Mantente alerta! Todo lo que debes saber sobre COVID-19

Opinión

El verdadero significado del deporte

El deporte no es sólo una competencias de vida o muerte; cada juego es simplemente una oportunidad de esmerarse para ser el mejor, una lección que de acuerdo al entusiasmo y esfuerzo que pongas a cada acción, rendirá frutos, sin perder de vista que también hay que saber perder…para aprender.


Escrito por: Walter Gassire
El verdadero significado del deporte

Desde tiempos ancestrales, los deportes han representado -para los hombres- la competencia, la virilidad y diversos estigmas sociales que hasta la actualidad, permanecen intactos; es decir: si tu padre le va a cierto equipo, lo correcto es que te guste ese deporte y además, seas aficionado del mismo equipo; o que desde pequeño tengas que jugar y participar dentro de algún deporte. Así mismo, tenemos la idea errónea de que la competencia que conlleva cada deporte debe desembocar en violencia, apuesta y conflicto, como lo podemos ver en ciertos partidos mexicanos de fútbol con sus aficiones dentro de los mismos estadios.

La bici vs Tráfico

Mientras que para muchos, el deporte es una escapatoria del trágico día a día; para otros, representa la mayor pasión y fanatismo existente y para algunos más se convierte en un estilo de vida. Pero, ¿has profundizado realmente en la finalidad de cualquier deporte? ¿Cómo son aquéllas personas a las que tanto admiramos y que se convierten en nuestros íconos fuera del área de juego?

…No se trata de ganar…se trata de ser ganadores, pero ganadores en la vida…

Este video te puede interesar

Es momento de hacer un análisis profundo y cuestionarnos ¿dónde está el lado humano de los deportes? ¿cuál es significado real de estas disciplinas? Es hora de romper los estereotipos y empezar a ver a cualquier atleta como un ser humano, como una persona que vive, se cuida, se esmera en mostrar su mejor imagen y también hace su trabajo dando su mayor esfuerzo; no son máquinas de goles ni tampoco de canastas; los astros de los deportes tienen familia, anhelos, errores y ante todo -al tener una afición y seguidores- una responsabilidad social muy grande que requiere que estén dispuestos a dar el ejemplo correcto.

Estas personas no son héroes ni son culpables de todo lo que sucede en cada encuentro, son seres humanos que se equivocan igual que tú y que yo, y que no pueden ser juzgados si esto llega a pasar; son personas que han sido preparadas para dejar un bien a la humanidad; un ejemplo y un legado cultural a futuras generaciones.

Si es claro que el deporte es la fuente universal de pasión y fanatismo, ha llegado la hora de analizar también qué necesita la sociedad de él; es el momento de cambiar un ¿GANASTE? hacia tu hijo o a tu hermano, por una plática de valor, mostrando al deporte -sea cual sea- como una plataforma de valores y cuidado; como una lección constante de esmero para poder alcanzar objetivos, siempre aprendiendo de los demás y aceptando con humildad los errores. ¡Esa es la esencia del deporte! 

La verdadera competencia se refiere a busqueda

Ahora ¿qué tanto influyen estos personajes en sus aficiones? ¡mucho!…no sólo tienen seguidores al pendiente de lo que ocurre dentro de una cancha, también están al pendiente de lo que hacen en sus vidas cotidianas y los ponen al nivel de cualquier artista, figura pública o influencer en un modelo a imitar; es por eso que también es importante estar al pendiente de su cuidado personal tanto física como espiritual y psicológicamente, pues todo lo absorberá la gente que le admira.

Este cuidado físico es necesario para desarrollar sus actividades, se requieren ejemplos que motiven el combate contra la obesidad y los malos hábitos alimenticios, que se muestren pendientes del mantenimiento de su piel y la forma en que son percibidos. A veces una buena rasurada es suficiente para que el público note el valor que se le da, preparándose para lucir presentable ante ellos. Lo mismo ocurre con la higiene, oler bien es tan indispensable como mantenerse hidratado, cuidar el “mucho o poco” cabello que se tiene y lucir vestimenta acorde a la ocasión; estos sencillos arreglos bastan para demostrar al mundo que no sólo se trata de correr y sudar en la cancha, sino de reflejar externamente la importancia de sentirte bien contigo mismo para poder proyectarlo hacia quienes te observen fuera del campo de juego.

Al depositar nuestra esperanza en la forma que viven nuestros ídolos, reaccionamos de forma instantánea a lo que vemos que les afecta. Si vemos alguna publicación donde se le ve desmejorado, nos entristece… ¿Qué pasa cuando discuten dentro de la cancha?…la afición pelea, ¿Qué pasa cuando nos dedican un triunfo? Lo celebramos y sentimos como si hubiéramos estado en el campo de juego.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?