Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Opinión

La sociedad está en crisis y no es culpa de COVID19

Por: Erick Roba 25 Mar 2020

El pánico y la desinformación crean un terrible efecto dominó en la sociedad, mismo que la lleva a realizar acciones sin fundamentos y erróneas perjudicando a los más vulnerables.


La sociedad está en crisis y no es culpa de COVID19

Escrito por: Psic. Erick Rosales, Mtro. en Pensamiento Sistémico

La sociedad está en crisis y no es culpa de COVID19, éste solo ha sido un factor que desencadenó una serie de acciones que nos llevan al colapso; en gran medida al hecho de que ya vivimos sumergidos en una especie de peste que se expandió ya hace tiempo por toda la sociedad occidental, contagiando a su gran mayoría aunque pareciera que no hay conocimiento de ello. Ya te lo explico más abajo.

¿Sabías que puedes crear una mentira que sea capaz de colapsar a toda una metrópolis en cuestión de horas? Se puede encarecer y agotar un producto de primera necesidad planeándolo una sola persona, pero lo interesante y su vez absurdo, es que el ciudadano común, como tú y como yo, somos quienes ejecutamos las acciones que crearán un efecto dominó que lo convertirá en realidad. Termina de leer esta nota si deseas conocer algunos secretos que están frente a nosotros, pero no los ves.

La sociedad es influenciable y egoista.

Foto: www.nuestra-gente.com

Este video te puede interesar

La teoría de la comunicación humana la usamos los psicoterapeutas no sólo para comprender a nuestros pacientes, sino también para empujarlos a que cambien; lo primero que debes comprender y aceptar es que la comunicación estratégica es tan poderosa que puede generar realidades; su aplicación puede ser en nivel familiar o bien a nivel macro social.

Te daré dos ejemplos para comprender la forma en la que ocurre: imagina que un hombre visita a un “vidente” o “lector del tarot”, quien le ha asegurado haber visto una serie de verdades en su presente y futuro, algunas muy buenas y otras terribles. Antes de continuar pensemos que quien asiste a esos servicios será más propenso a la manipulación si se encuentra en una fuerte crisis, ya sea económica, amorosa o quizá graves problemas de salud; pues esta situación resta la sensación de control de su propia vida y genera sentimiento de indefensión. Si el estafador le dijese que su mujer le es infiel, aunque fuese mentira, y el hombre lo cree, empezará a vigilarla y a perturbarla con preguntas, reclamos, ira y persecución. De esto continuar, lo que ocurrirá es que ella se aleje como resultado de sus injustificados celos siendo muchísimo más probable que de cruzarse alguien más, le conozca y en efecto, ella le deje por otro.

¿El vidente vio el futuro? No realmente, bastó con hacerlo creer, y el pobre hombre se encargó de hacerlo realidad.

Vayamos al ejemplo de una comunicación estratégica de nivel macro social. Un empresario de la industria petrolera desea incrementar sus ventas, por lo que lanza un comunicado en todos los medios de comunicación afirmando que habrá desabasto de gasolina y además un alza de precio. En este punto, no es una realidad, e incluso es difícil creer que un solo hombre pueda hacer colapsar a toda una ciudad. Pero los actores de esta obra de teatro en que él es el director, lo harán realidad. Nuevamente serán determinantes algunos ingredientes para que eso ocurra: mal manejo de emociones, entrando rápidamente en pánico. Un gobierno que no tiene un buen manejo de la información oficial o simplemente una reputación de ser incompetente. Rápidamente habrá filas de autos en las gasolineras, lo que creará un impacto en otros, quienes al ver las filas rápidamente se asustarán y se forman para llenar su tanque, pese a que aún no lo requirieran.

¿El resultado? En menos de 24 horas se habrá agotado el combustible en todas las estaciones de servicio. La red de distribución que está adecuada al consumo promedio diario, será incapaz de cubrir la excesiva demanda.

Lo peor vendrá cuando los usuarios, que podrían ser repartidores de alimentos, necesiten cargar su tanque. La gasolina se habrá agotado porque quienes envueltos en pánico y cegados por el egoísmo, rápidamente llenaron a tope sus tanques pese a no necesitarlo.

¿Entiendes cómo unas palabras pueden producir que las personas, que se creen seres racionales, actúen como borregos sin reflexión alguna y entonces ellos mismos creen caos?

Lo mismo ocurriría si anunciaran un alza de precio en los aguacates. Rápidamente se agotarán, logrando su escasez lo que a su vez permita su excesivo incremento de precio por la dificultad de encontrarlo. Una mentira que se hizo realidad.

La situación que veo actualmente, especialmente ante la pandemia del coronavirus, es una lamentable falta de sentido de ciudadanía, es decir, consciencia de que nuestras acciones afectan al resto de la sociedad. Una fuerte tendencia al individualismo y al egoísmo; sumando la pésima transmisión de información confiable. Las redes sociales inundan de información falsa y la incertidumbre genera pánico. ¿Por qué no preocuparnos por los más vulnerables o quienes realmente necesiten servicios de salud?

Las compras de pánico son un claro ejemplo del efecto dominó.

Foto: lasillarotarm.blob.core.windows.net

De enterarse la ciudadanía que ante el Coronavirus sólo se recomienda Paracetamol, rápidamente lo compran terminando en una falta de ese y otros medicamentos. Quienes verdaderamente lo necesiten no lo encontrarán gracias a personas que, cegados por su egoísmo y falta de pensamiento sistémico, lo compraron sin requerirlo.

¿Es el Coronavirus la única razón por la que algunas farmacias y tiendas han colapsado? Pienso que no. Es la peste que padece la sociedad, la que mencioné en las primeras líneas; me refiero a la preocupación por uno mismo. El poco valor que se da al sentido de ciudadanía. La comunicación social que genera un efecto dominó nos lleva a comprar montañas de papel. Acabar con productos como alcohol y otros más que no pueden encontrar algunos enfermos.

Vacúnate de ese mal social con información, con recordarte a ti a tu círculo social que somos una sociedad en la que todos nos afectamos directa e indirectamente. Seamos más empáticos y preocupémonos más por las consecuencias de nuestros propios actos. Pregúntate: ¿Si todos hicieran lo mismo que yo sería bueno o generaría caos?

Instagram & Twitter: @erickroba

 

Foto de portada: medium.com

 

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?