Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Tendencias

Regálate un maridaje de chocolate y mezcal

Por: Arturo Flores 13 Nov 2020

¿Un chocolate y un mezcal? ¿Por qué no los dos a la vez? Asistimos a un maridaje de Chocolate Rocío y Mezcal Creyente. Aquí nuestras sugerencias.


Regálate un maridaje de chocolate y mezcal

Quetzalcóatl quería tanto a los hombres que le obsequió a los hombres una planta que robó a los dioses y con la cual se preparaba una bebida que sólo la divinidad podía probar. Sí, adivinaste. Se trata del chocolate.

El miércoles por la noche fuimos parte de una cata conjunta de Chocolate Rocío y Mezcal Creyente, dos marcas mexicanas de lujo y gran tradición. Para la ocasión se tenía que contar con una locación de primera. Así que el restaurante Pasillo de Humo nos abrió sus puertas.

Este video te puede interesar

Pero antes de entrar en materia, disfrutamos del talento del chef Alam Méndez. Como preparación para la experiencia, saboreamos un exquisito tlacoyo inspirado en el mole de cadera elaborado con chivito en una salsa de chiles y un molotito estilo itsmeño con queso de la región.

El Día de Muertos está a la vuelta de la esquina. De acuerdo con la tradición, los espíritus atraviesan un portal que comunica el Inframundo con nuestro plano, el de los vivos. De ahí que les ofrendemos un altar provisto de las mejores viandas.

Celebra Día de Muertos con “Macario” y dos cortos sobre la celebración

Obviamente, el chocolate tiene que estar ahí.

Chocolate Rocío se elabora 100 por ciento con cacao criollo de Tabasco, cosechado en la Finca El Rocío. Ahí, los cacaoteros crecen en medio de una selva poblada de árboles frutales y así, el chocolate que resulta despide esas notas especiales de las que habríamos de disfrutar durante la cata.

¿Recuerdas que dijimos que esa planta maravillosa fue hurtada por Quetzalcóatl a los dioses? Tal vez por eso Chocolate Rocío es tan especial. Ya que el cacao criollo con el que se elabora de manera artesanal sólo lo contiene el 5% del chocolate que se produce en el mundo.

Es por ello que se les considera chocolates “Tree to bar”. Los que degustamos durante la cata tienen forma de pan de muerto y son parte de una línea especial de Día de Muertos en la que también hay calaveritas de chocolote.

 #Quiz: Qué bebida de café va mejor con tu personalidad

Pero hablemos otra vez de placeres divinos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Mezcal Creyente™ (@mezcalcreyente) el

También el mezcal esconde una leyenda de dioses. De acuerdo con la tradición, el agave nació de los restos de Mayahuel, una joven a la que el dios Quetzalcóatl (sí, el mismo) amó y cuya abuela, celosa, despedazó.

Durante la cata, María Mercuri, Brand Ambassor de Mezcal Creyente, explicó que la particularidad de su destilado radica en que cada una de sus etiquetas está elaborada con base en un solo tipo de agave, lo que permite apreciar mejor sus bondades.

Mezcal Creyente es destilado en Tlacoyula y Yautepec, Oaxaca, con agaves de los Valles Centrales y la Sierra Sur.

A continuación, los maridajes con chocolate:

Mezcal Creyente Tobalá

Chocolate Rocío 60% cacao

Es un mezcal potente con sabores frutales y florales que terminan con un rico final terroso en boca. El maridaje con el chocolate 60% cacao, ayuda a resaltar los sabores a frutas tropicales, especialmente a durazno; así como notas florales y frutales del mezcal, en una sinfonía exquisita.

Mezcal Creyente Cuishe

Chocolate Rocío 70% cacao

El destilado presenta notas a agave cocido y un final ahumado, delicioso en boca, que contrastó de forma idónea con el amargor del chocolate. Cada bocado es sedoso en paladar, y en conjunto con el mezcal, las notas frutales, dulces y ahumadas se mezclan en una combinación maravillosa.

Mezcal Creyente Espadín

Chocolate Rocío 85% cacao

El perfil organoléptico de esta etiqueta es más fresco y con mayores notas a cacao, lo cual ayuda a realzar el sabor del chocolate. Como complemento, se perciben notas a cítricos frutales, como cáscara de mandarina. El resultado fue un perfil de sabores que se complementaban entre sí, creando una experiencia única para los sentidos.

Cocina tradicional, chocolate y mezcal. Lo dicho: ¡los dioses no podían estar equivocados!

 

 

Fotos de Nancy Granados