Revista Open
PUBLICIDAD

¿Realmente está mal ser promiscuo?

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Psic. Erick Rosales Barrera @terapeutaErickRoBa
Mtro. En Terapia Familiar Sistémico-Relaciona
l

La promiscuidad es juzgada de forma distinta entre hombres y mujeres pudiendo hacer una segunda diferencia entre jóvenes y adultos. Previo a profundizar en la incógnita de si es o no una muestra de desequilibro psicológico, es importante dividir en tres variantes fuertemente involucradas en los adjetivos usados en torno a este estilo de vida; el primero es la moral entendida como control social ejercido por la cultura, en segundo la psicología que es la que te contaré hoy; la tercera es la medicina.

PUBLICIDAD

Definamos primero que la promiscuidad es un estilo de vida que implica una vida sexual con muchas parejas sexuales. En los jóvenes comúnmente es más aceptado por la sociedad pues se espera que sea una etapa de experimentación y pasarla bien. El machismo en nuestra cultura actúa injustamente señalando negativamente a la mujer más que al hombre, pero hoy no podremos ahondar en este punto.

LA MARAVILLA DE TENER UNA RELACIÓN ABIERTA

¿Por qué hay adultos que optan por un comportamiento promiscuo? ¿sienten un vacío? ¿son personas incapaces de establecer una relación de pareja? ¿terminarán sumergidos en la soledad o en una depresión? Estos cuestionamientos de alguna manera exponen el pensamiento generalizado de la sociedad mexicana. ¿Por qué? Porque los estereotipos marcan un ciclo de vida que va más o menos así: edad escolar, adolescencia, inicio de vida laboral, formar una familia y morir acompañado de nietos. ¿La promiscuidad es juzgada hoy en día, pese a que cada vez más son quienes no siguen este patrón de vida? Sí, pese a eso son señalados, o incluso ellos mismos se detienen y preguntan si están actuando mal.

Sin duda no es un tema nuevo, pero es un hecho que las apps han revolucionado la vida sexual facilitando el que más adultos conozcan cada semana a alguien diferente y terminen en la cama con alguien distinto.

Desde el punto de vista moral, la promiscuidad es mal vista por múltiples razones que quizá  ya conoces. Algunos juzgan con un matiz religioso, otros con el estandarte de la familia, pero todos valorándola como mala. En mi opinión, cada quien debe hacer lo que cree y siente que está bien para sí mismo, pero algunos se ven atrapados en la paradoja de que cualquier opción generará malestar. Si hago lo que verdaderamente deseo sufriré las consecuencias, pero el no hacerlo me genera frustración.

¿VOLVERÁ A SERME INFIEL?

Pasemos a lo que la psicología explica. ¿Por qué hay más adultos solteros o divorciados disfrutando su sexualidad con tantas parejas sexuales? Fácil, aumentaron los divorcios y el número de personas que deciden no casarse. Pero ¿implica que estén vacíos? ¿es real que despiertan al día siguiente sintiéndose peor? La respuesta es un definitivo no. Pero consideremos algunos puntos ya que cada persona es diferente.

  • Si esta persona lo disfruta y no le afecta negativamente en sus principales áreas: social, emocional, profesional y física, entonces todo bien. Si por el contrario este comportamiento marca un problema de salud física, atrae problemas sociales como familia y amigos o incluso laboral, habría que revisar el caso.
  • ¿Hay una sensación de soledad? En muchos casos está relacionado con el estar solo y la búsqueda constante de sexo con diversas personas efectivamente es una falsa salida, sin embargo, no debemos pensar que todos lo hacen por esta razón.
  • No es necesario que toda la comunidad se entere pues si en el futuro deseas construir una relación seria, habría quien lamentablemente podría encasillarte como el promiscuo de la ciudad.
  • La estabilidad emocional y seguridad en tu juicio puede ser un factor que te permita vivir una vida sexual demasiado activa y diversa contrario a lo que muchos creen.
  • ¿La persona de quien hablamos desea una relación de pareja? Aquí sí sería indispensable revisar si la conducta sexual es un intento fallido de entablar relaciones interpersonales.
  • Las dos personas deben ser claras y no jugar al romántico si solo se trata de sexo, esto evitará problemas.

No juzgues a quien viva así su vida, considera que puede ser inmensamente feliz y a nadie le gusta que le juzgues. Si deseas hacerlo, adelante, pero siempre cuídate y ten presente que hay embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD