Actualidad Trending
Estás leyendo:
Sexo y relaciones ¿Qué onda con el sexo raro?
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Sexo y relaciones

¿Qué onda con el sexo raro?

POR:  Erick Rosales Barrera, psicoterapeuta familiar. Seguramente hay más personas de las que imaginas que encuentran placeres en prácticas sexuales súper exóticas o “asquerosas” de acuerdo […]


¿Qué onda con el sexo raro?

POR:  Erick Rosales Barrera, psicoterapeuta familiar.

Seguramente hay más personas de las que imaginas que encuentran placeres en prácticas sexuales súper exóticas o “asquerosas” de acuerdo a nuestras ideas. Hay quienes disfrutan que les escupan o incluso orinen la cara, otros que desean ser humillados en el acto sexual y bueno la variedad es demasiado extensa. Si eres una persona ultra morbosa, ya te aventaste unas horas de pornografía oscura que no necesariamente hay que acceder a la deepweb, no, con que entres a twitter, ésta red social en la que además de circular todo el odio sin filtro alguno, al menor descuido ya te perdiste perfiles llenos de pornografía densa, esas en las que comen fluidos combinados con excremento y muchas otras cosas súper difíciles de entender que hay quien lo disfruta. No te sientas mal, hay una diferencia entre ver videos por éste mal que azota a la sociedad, es decir, el morbo hacia lo atípico, pero no necesariamente es que desees llevarlo a cabo.

 

¿TE FALTA SEXO? ¿NO ERES TAN FELIZ COMO OTROS?

Este video te puede interesar

Pero ¿quiénes son capaces de hacer buscar placer en la humillación, excreciones o travestismo? Bueno realmente cualquiera, no hay un tipo de personalidad único que lo disfrute. Éstos gustos en muchas ocasiones aparecen por temporadas, es decir, puede que de pronto te venga el que te amarren y te abofeteen y quizá después de una temporada de haberlo practicado ahora te parezca molesto. Pueden ser prácticas que surgen en la exploración de la vida sexual, del romper la rutina con tu pareja y bueno, algunos factores pueden hacer más propenso la aparición, por ejemplo, el alcohol, un excelente desinhibidor, puede hacer que amanezcas con moretes o el pelo oliendo a orines. No me refiero a que alguien se aprovechó, sino que en la desinhibición de tus deseos permitiste conectar con esas fantasías y llevarlas a la práctica. Por otro lado, está la liberación de reglas sociales y una mayor autogestión de tus placeres.

Sé que hay quienes se preguntan que si se ponen demasiado extremos en el sexo será que tienen un psicópata latente en su interior o es la primera señal de que se avecina un episodio psicótico. Realmente no, hay quienes disfrutan de un sexo convencional pero también les encantan prácticas oscuras, dichas prácticas pueden ser o no posibles con su misma pareja sexual.

 

Pero ¿qué sigue? ¿La zoofilia? ¿La excitación sexual con objetos o con muertos? Calma, no es de lo que estoy hablándote. Pasa que hay trastornos parafílicos que no solo son raros, sino que además deben cumplir otros criterios para que podamos diagnosticarlo. Una parafilia implica focalizar el placer en algo que puede ser muy variado, por ejemplo: un objeto inanimado, niños, animales, muertos, vegetales, etc., también puede incluir la humillación de sí mismo o de otra persona. Éstas personas requieren la presencia de dicho objeto de placer para alcanzar su excitación sexual. Algunas parafilias implican delitos como la pedofilia que por ningún motivo debemos normalizarla porque en dichos casos se le hace un terrible daño a otra persona.

El trastorno parafílico implica la sensación de culpa que suele relacionarse con el hecho de encontrar deseo y placer en conductas que no son aceptadas socialmente. También suelen manifestar angustia que los lleva a afectar su desempeño social en diferentes ámbitos.

Así que diferenciemos entre estas personas que tienen gustos extraños pero que no cumplen con criterios de trastornos parafílicos de los que sí los cumplen. Ya tendremos tiempo de abordar las parafilias en otro artículo.

 

Me he encontrado con personas que se preocupan por su salud mental al descubrir que les está gustando demasiado algo. Realmente si no se entra en comportamientos lesivos para la salud, no tendríamos que decir que son malos. De hecho, para muchas parejas estables, el ir descubriendo estos “detalles” rompen con la cotidianidad y van variando a lo largo de su relación. Lamentablemente hay también casos en los que no se atreven a compartir estos deseos con su pareja y lo buscan en otros lugares a escondidas.

¿Sería bueno compartir o comunicar mis tendencias a mi pareja con quien me casaré?

Por supuesto que sí, vamos, que siempre depende de qué tipo de placeres, pero hay casos en los que a uno de los dos les encanta que les golpeen y les humillen durante la copulación, éste pequeñísimo detalle oculto resulta bastante incómodo si la pareja se entera después de 5 años de matrimonio. La intimidad en la pareja implica mostrarse al otro con sus peculiaridades.

Como siempre te dejo unos puntos para finalizar:

  1. No olvides que además de la salud mental, está la salud física. Es decir, el que no encuentres complejos en que te agrade alguna parafilía como (coprofilia, coprofágia, golden shower), no quiere decir que no te expones a enfermedades.
  2. Nuestro placer puede complacerse sin prejuicio siempre y cuando no hagamos daño a otra persona.
  3. Si lo realizas en pareja, siempre busca realizarlo en consenso y nunca contra la voluntad del otro.

La vida es corta y hay que disfrutarla, aunque recordemos también que en la cárcel o con enfermedades crónicas, la percepción puede no ser corta, la vida puede padecerse y percibirse como eterna. Te invito a seguirme en fb:  @terapeutaERICKroba, Instagram : @erickroba o twitter @erick_roba.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?