Revista Open
PUBLICIDAD

Problemas sexuales ¿Fin de una relación?

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

@TerapeutaErickRoBa
Psic. Erick Rosales / Mtro. En Terapia Familiar Sistémico

Muchas parejas tienen problemas sexuales, algunos pasajeros y otros parecieran haber llegado para quedarse; es común que no se atrevan a hablarlo o buscar ayuda profesional por el temor a que su problema sexual signifique que en el fondo ya no se gustan o que simplemente la relación ya será así de aburrida en éste ámbito.

Los problemas sexuales pueden ser muy diversos, pero hoy estamos hablando de algunos comunes como la falta de sexo porque no hay atracción mutua. Otro común es la imposibilidad de llegar al orgasmo con su pareja, la impotencia en los hombres o dolor en la mujer.

PUBLICIDAD

¿Cuáles son las principales razones de que esto ocurra?

Primero debemos descartar que haya un problema físico que no implique la relación de pareja, esto puede determinarlo un urólogo o ginecólogo. Pero, ¿qué pasa cuando esto está descartado? ¿ya se acabó la atracción sexual por la pareja?

Antes de responder esta pregunta debemos eliminar otros factores como el uso de medicamentos. Es común que los antidepresivos y ansiolíticos disminuyan la libido sexual.

¿TE GUSTAN LOS RUIDOS DE PLACER EN EL SEXO?

Pasemos al área psicológica. Muchos tuvieron una excelente vida sexual al principio y con el paso del tiempo desapareció o se ha tornado en un problema, pues al intentarlo todo sale mal. A no ser que uno de los dos haya tenido un cambio radical en su físico como un excesivo aumento de peso o una amputación de pierna, la aparición de este problema suele tener origen en el aspecto relacional.

Debemos comprender que cuando hay problemas de relación en la pareja aparecerán más problemas, uno de los tantos posibles son los sexuales, por esto cuando trabajamos en terapia sexual de pareja debemos indagar y trabajar en su relación diaria.

La vida en pareja requiere que se tomen decisiones a diario, algunas más importantes que otras, por ejemplo, qué actividades para divertirse harán, a dónde irán de vacaciones, a qué escuela entrarán sus hijos o quién se encargará de determinados gastos de casa. Cuando la relación es sana, la toma de decisiones suele ser en equipo, es decir, los dos pertenecen a la misma jerarquía y esto implica que tienen voz y voto en cualquier decisión. Otras relaciones pese a que uno de los dos tiene más control, los dos son felices así y no significa que haya un conflicto.

ELLAS PADECEN DISFUNCIONES SEXUALES

Sin embargo hay quienes pelean constantemente por esta razón, alguno de los dos tiene la sensación de que la distribución del poder no es justa, ya sea porque la pareja es quien decide todo lo importante o lo contrario, que su partenaire actúa como su hijo y no como un igual.

¿Se puede solucionar?, en la mayoría de los casos la respuesta es afirmativa siempre y cuando se ataque el problema desde el origen, es decir, desde su interacción fuera de cama. Si por el contrario, se enfocan en resolverlo en la cama es muy posible que se vean atrapados en un mayor problema puesto que el sexo debe ser genuino y entre más lo piensen y se concentren en mejorar, más difícil será superarlo.

Los problemas sexuales en la pareja sí tienen solución en la mayoría de los casos cuando son atendidos desde su origen. Las revistas con tips para mejorar el sexo no suele ser la mejor vía cuando se trata de un problema que va más allá de querer mejorar. Te dejo 3 puntos a considerar:

  1. Toma el tiempo de conversar con tu pareja los problemas que tienen al momento en que ocurren. Muchas veces, por comodidad, prefieren cambiar el tema y esperar a contentarse dejando sin solución el conflicto. Pese a que les enfade al momento es mejor atender un problema sobre todo si es recurrente.
  2. Genera un diálogo en que los dos se sientan validados en sus emociones y no una discusión en la que uno tiene que ganar. Recuerda que pueden no estar de acuerdo en un punto pero es mejor comprender el porqué lo ve así el otro a tomar una actitud de rechazo.
  3. Recuerda que ambos son responsables de su relación, no quieras asumirla solamente tú ni quieras pasársela a su pareja.

Si no logran solucionarlo solos recuerda que siempre está la opción de pedir ayuda a un profesional.

 

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD