Actualidad Trending
Estás leyendo:
Sexo y relaciones La saturación emocional y las redes sociales
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Sexo y relaciones

La saturación emocional y las redes sociales

@TerapeutaErickRosales Psic. Erick Rosales B./Mtro. En Terapia Relacional Sistémica. Hoy existe una gran comunidad de personas activas en redes sociales que anhelan popularidad reflejada en […]


La saturación emocional y las redes sociales

@TerapeutaErickRosales
Psic. Erick Rosales B./Mtro. En Terapia Relacional Sistémica.

Hoy existe una gran comunidad de personas activas en redes sociales que anhelan popularidad reflejada en likes y mensajes en sus perfiles de Instagram, Twitter y Facebook. Ser influencer es una actividad envidiable y el que pareciera que cualquiera puede alcanzarlo, lo vuelve un motivante para que dediquen horas de su tiempo a estos medios. Más allá de la adicción que algunos llegan desarrollar o la falta de interacción cara a cara que a muchos les falta y que es común escuchar a expertos hablar sobre ellos, hay un tema muy interesante que es la saturación que ocasiona el poder conocer a tantas personas de diferentes partes y no sólo eso, sino el poder seguir en contacto con ellos con el paso de los años.

¿Qué implicaciones tiene este estilo de vida en nuestra salud mental? Para comprender la magnitud de este tema es importante recordar que no fue hace tantos años cuando no solamente no existía el internet, si no que incluso eran pocas las casas que tenían teléfono, no había celulares y tampoco había transporte como el de hoy. Esto implicaba un círculo social muchísimo más reducido. Imagina conocer a alguien y verle posiblemente semanas o meses después ¿cuánto tiempo pasaba para que una amistad se consolidara? ¿cuántos amigos se podía tener? Bastaba con un cambio de casa o de escuela para perder el contacto. Hoy por hoy conoces a alguien en un bar, intercambias whatsapp, insta o fb y esa misma noche pudiste ya ver las fotos de su infancia, su familia, amigos en común, intereses, lugares que frecuenta y un sin fin de datos que antes por obvias razones llevaría meses conocer.

¿Es malo ser promiscuo? Quizá NO…

Esto nos trae dos resultados a considerar. El primero es que las relaciones avanzan excesivamente más rápido, se logra una intimidad mucho antes, es decir, rápidamente se vuelven muy amigos. Hay quienes a los dos días aseguran haber conocido a su mejor amigo o a su pareja ideal. El sexo obviamente es algo accesible todos los días y llegar a un noviazgo también es cosa de semanas si hay interés. El segundo resultado que podríamos atribuir a este primero, es que las relaciones se esfuman más rápido. No sólo porque rápidamente descubriste el lado desagradable, sino porque el tener un menú de personas genera una falta de compromiso. A la primera que algo no me parezca prefiero irme.

¿LOS PROBLEMAS SEXUALES INDICAN EL FIN DE UNA RELACIÓN?

Tenemos un tercer factor importante que es una saturación personal por la excesiva exposición al mundo. Basta una llamada o un mensaje para ser localizado por cualquier persona y aunque no contestes pareciera que no puedes escapar. La gente asume que estás en conexión los 7 días de la semana, tanto, que una excesiva demora en responder puede ofender.

Basta con irte de vacaciones o 6 meses de intercambio para regresar con más amigos en tus redes sociales. Cada ciclo escolar o trabajo nos trae nuevos amigos que también se agregarán, sin olvidar a los conocidos desde el kínder hasta el posgrado.

Hasta este punto ya entendimos que el número de amigos o conocidos es muy grande lo cual tiene un lado muy bueno pero a su vez esto implica un desgaste y te diré el porqué. Cada amistad necesita que le dediques tiempo al menos para un mensaje, una conversación, llamada o hasta una salida. El hecho de que la gente permanezca a lo largo del tiempo en nuestra vida nos demanda que en algún momento les tengamos que dejarle aunque sea un comentario en una foto. Esto que hoy en día es normal, genera una saturación de la que no podemos escapar. La gente espera que le regreses un mensaje, que les compartas más memes o notas interesantes, no puedes descuidar tus redes sociales o simplemente apagar el celular. ¿Has probado desinstalar whatsapp? Podría asegurarte que no dudarías ni medio día sin el pendiente de reinstalarlo. ¿Aislarte del mundo y no estar conexión es la solución? Sabemos que para la mayoría no sería opción. Considera los siguientes 3 puntos para cuidar salud mental.

  1. Si un día le necesitas o verdaderamente le quieres buscar seguramente encontrarás la forma de hacerlo.
  2. Podría ser preferible aceptar en tus redes a desconocidos que a gente que conoces que posiblemente habrá mayor compromiso a saludar.
  3. Quitar las notificaciones de tus apps te ayudará a reducir la demanda del exterior pues solo cuando tú decidas dedicar un tiempo a tu celular lo harás y no cuando ellos te lo pidan.

 

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?