PUBLICIDAD

Tissot y el Tour de Francia: retos de cronometraje

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

El Tour de Francia es mucho más que saber quién llega primero. Y aunque solo fuera eso, ya es todo un reto para Tissot, el cronometrador oficial, dado el número de corredores (176 este año) y lo apretado de las llegadas. Por ejemplo, en la séptima etapa de la edición de 2017, los dos primeros corredores cruzaron la meta con una apretadísima diferencia de 3 diezmilésimas de segundo. La cámara foto finish, que saca hasta 10.000 imágenes en un segundo, fue crucial para determinar el ganador.

PUBLICIDAD

Las bicicletas que disputan el Tour de Francia están equipadas con transpondedores que emiten una señal única; unos sensores colocados en un punto intermedio del recorrido y en la línea de meta captan esas señales. Tissot transmite los datos de cronometraje en tiempo real a múltiples destinos, desde los marcadores a la radio, la televisión o Internet.

Las distintas clasificaciones existentes dentro de la carrera hacen que el Tour de Francia sea una carrera aún más compleja. Además de controlar quién es el ganador de cada etapa y cómo queda la general, hay carreras dentro de las carreras, por lo que Tissot debe hacer un seguimiento permanente y comunicar toda la información sobre posiciones y tiempos.

Veamos cuáles son los distintos maillots con los que se distingue al líder de cada clasificación:

  • El maillot amarillo (maillot jaune): es el que lleva el corredor que encabeza la clasificación general, lo que significa que ha completado las etapas anteriores en menos tiempo que nadie. Es interesante señalar que, a excepción de los primeros, a los corredores se les asigna el tiempo de su grupo a la llegada a meta. Esto se debe a motivos de seguridad, ya que si no fuera así, todos esprintarían al llegar a meta, con independencia de su posición, y aumentaría el riesgo de caídas y lesiones.
  • El maillot verde (maillot vert): reconoce al líder de la clasificación por puntos. En cada etapa se conceden puntos por los sprints: puntúan los 15 primeros corredores en cruzar la meta y los tres primeros reciben además bonificaciones de tiempo. Para complicar aún más las cosas, los puntos que se ganan por el sprint final varían en función del tipo de etapa: llana, de media montaña, contrarreloj o de alta montaña.
  • El maillot de puntos rojos (maillot à pois): también conocido como el maillot del «rey de la montaña». Lo luce el corredor que más puntos ha ganado en las secciones de montaña de cada etapa coronando en primer lugar los puertos con categoría.

A las cumbres se les asigna una categoría de 1 a 4, siendo la primera la más dura. También existe la llamada categoría especial, hors catégorie (HC), reservada para las subidas más extremas.

Los organizadores de la carrera pueden incluso darle más puntos a una subida larga de tercera categoría que a un puerto corto de primera.

Los primeros escaladores en coronar reciben los puntos de la montaña, que varían en función del tipo de etapa.

  • El maillot blanco (maillot blanc): este maillot distingue al primer corredor menor de 26 años de la clasificación por tiempos.
  • Penalizaciones: También hay que tener en cuenta las penalizaciones, que afectan al tiempo que finalmente consigue cada corredor en una etapa. Si un ciclista infringe el reglamento, se le puede imponer una sanción en forma de segundos que se suman a su tiempo total. Por ejemplo, si un corredor recibe una botella de agua desde el coche de equipo y se queda demasiado tiempo sujetándola, le sancionarán por haberse aprovechado del impulso del vehículo.

Normas especiales

  • La norma de los tres kilómetros estipula que si un corredor sufre una caída o un fallo mecánico en los tres últimos kilómetros de una etapa, se le concede el mismo tiempo que al grupo en el que iba cuando estaba a tres kilómetros de la meta. Su finalidad es no penalizar injustamente a un corredor por caerse o tener una avería a solo tres kilómetros de acabar una etapa de más de 200. Esta norma no se aplica si el problema se produce en cualquier otro punto del recorrido.
  • La norma del grupeto: se llama grupeto al grupo de corredores que se queda detrás del pelotón principal. Se unen para mantener un buen ritmo, pero si superan un tiempo establecido, pueden ser eliminados. Si hay muchos corredores en el grupeto descalificado, los jueces pueden darles una segunda oportunidad.

PODRÍA INTERESARTE:  MARC MÁRQUEZ COMO EMBAJADOR DE TISSOT

Después de todo lo anterior, es más fácil entender lo complejo que resulta el cronometraje del Tour de Francia, que requiere hacer el seguimiento de todos los tiempos y puestos en todas las clasificaciones, controlar las caídas o problemas mecánicos y las penalizaciones. Los cronometradores deben tener toda la información y estar preparados para ajustar puestos, puntos, tiempos o cualquier otro aspecto en todo momento.

Por suerte, Tissot posee una gran experiencia en el mundo del ciclismo y capacidad para hacer frente a cualquier eventualidad.

Gracias a toda esta información, los espectadores del Tour de Francia 2018 conocerán todos sus entresijos y podrán valorar la complejidad del cronometraje, cortesía de Tissot.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD