PUBLICIDAD

Xaman festeja su tercer aniversario

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Hace ya tres años que Xaman comenzó su historia tal y como lo conocemos: como un espacio metamórfico instituido como speakeasy donde el misticismo de las culturas prehispánicas y elementos como el humo, fuego, hierbas y esencias conviven con el espectador que se redescubre en cada trago. Su concepto vino a la mente de Anthony Zamora en 2013, momento en el que se encontraba estudiando Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México y quedó fascinado con la carga simbólica y espiritual por la que se regían nuestros antepasados. Esta situación llamó tanto su atención que decidió mezclar esos elementos con el mundo de la mixología aunado a la experiencia que poseía detrás de las barras, pues al planear el surgimiento de Xaman ya había pasado por el Buddha Bar en París y Papagayo en Saint Tropez, llegando a ser Jefe de barra de Grupo Le Baron; de inmediato puso manos a la obra para crear bitters caseros con sabores herbales que hasta la fecha siguen logrando sorprender a quienes llegan a Xaman, cuyo nombre evidentemente se relaciona con los chamanes, a quienes se les atribuye tener poderes y habilidades superiores que les permiten estar en contacto con espíritus y dioses para ser una especie de brujos o médicos.

Como buen speakeasy, parece estar escondido como lo estaban los bares en la época de la prohibición de Estados Unidos. A la entrada sólo se encuentra un ojo avizor discreto sobre una puerta que al abrirse te muestra una repisa repleta de plantas y bonsáis con los que Xaman te recibe. Ahí no existe como tal la figura del mesero, la política es que todos están al mismo nivel, lo que te permite tener la comodidad de acudir a la barra para pedir recomendaciones de los expertos mientras disfrutas la música que termina por embonar con el ambiente, al igual que el arte sobre las paredes que ha estado a cargo de la artista plástica Vanessa Ortega, quien se ha dado a la tarea de crear obras que traducen la esencia de cada coctel en grabados.

Para su tercer aniversario, invitaron a Marela Batkovic de Croacia a un Guest Bartending, lo que le permitió charlar con los presentes y prepararles cocteles con tequila Don Julio como Amore Amaro, Fiore y MermeladFig. A su vez, los bartenders de la casa estuvieron preparando esos y otros cocteles más, como este llamado Maui:

A lo largo de estos tres años, el misticismo de Xaman también llegó hasta Tulum para situarse en un espacio que ya no se encuentra abierto; sin embargo, su ubicación en la Colonia Juárez es un espacio atemporal donde basta con cruzar un umbral para perderse en las historias que cada coctel nos cuenta sin importar si somos visitantes nacionales o extranjeros, estando ahí es sencillo dejarse seducir por las combinaciones de herbolaria con tradiciones y arte mexicana que se crean con magia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD