Restaurante Niddo – Un templo al soul food

PUBLICIDAD

 Fotos:  Nancy Granados 

Enclavado en uno de los rincones más tranquilos de la Ciudad de México se erige un restaurante de reciente apertura que evoca esas sensaciones de protección que experimentamos en la casa materna.

Urban Spices – Un pedacito de Asia en CDMX

La chef  Karen Drijanski, su hijo Eduardo Plaschinski y Mauricio Reyes Retana son el alma de este lugar y puede vérseles en el trajín del día a día en esa pasional cocina abierta donde se gestan los maravillosos platillos que después terminarán en alguna de nuestras mesas.

Es la esquina de Dresde y Oxford de la colonia Juárez encontraron el lugar perfecto para levantar por un lado el restaurante propiamente y –junto a él– un encantador café que a la vez hace de pequeña tienda con distintos objetos como termos, tazas, platos y una exquisita selección de pan.

Behind the counter: La chef Karen Drijanski, su hijo Eduardo Plaschinski y Mauricio Reyes Retana, son los felices creadores de este concepto.

 

Hasta el último detalle fue planeado en Niddo y todo lo que ahí existe tiene la finalidad de ‘abrazar’. Una mesa, un plato, una taza o una lámpara, toda la ambientación produce una sensación acogedora y está dispuesta con esa cálida intención.

El menú de Niddo refleja no sólo la curiosidad y el talento de Karen en la cocina, sino también la sensibilidad para adaptar todo aquello que recoge en sus viajes y transformarlo en una experiencia deliciosa para los comensales.

Panadería:  Niddo posee una exquisita selección de pan.

Desde la primera taza de café, una pieza de pan y las alternativas de desayuno,  se confirma el espíritu apapachador que pregonan en su sitio.

Los Shakshuka es una alternativa exótica perfecta para los más aventureros: consiste en dos huevos pochados y sumergidos en una salsa que deseas añadir a cualquier platillo.  Su sabor especiado, acompañado de jocoque y pan árabe, es sumamente especial, difícil de encontrar en algún otro sitio de nuestra ciudad.

PUBLICIDAD

Asimismo, el Babka french toast es otra clara opción fantástica para quienes prefieren los sabores más dulces:el pan elaborado con chocolate y toques de canela se sirve acompañado de compota de frambuesa y crema. Es un platillo tan especial que, desde su apariencia, constituye la esencia de la Soul Food en su máxima expresión.

Tanto así que se ha vuelto una especie de postre emblema de la casa.

La carta es un amplio espectro de propuestas que no se detiene sólo en desayunos. A partir de la 1:30 se pueden enctontrar los magníficos BLT (en pan de semillas, con lechuga, jitomate heirloom, tocino y mayonesa macha), un Kebab en pita o un intrigante Fish Cake en pan brioche con coleslaw de manzana y pepinillos encurtidos.

Latke de papa:  Esta alternativa del menú es exótica y deliciosa.

Por su parte, el grilled cheese (con cheddar, gouda, jus de jitomate y cebolla) se ha vuelto ya en ícono de Niddo, pero cada uno de sus platillos es pretexto para cumplir con la misión de probarlos todos. El hecho de que la sobremesa en el lugar sea eterna, es sólo consecuencia del sabor hogareño de sus platillos que bocado a bocado, invitan a no abandonar nunca el nido. ]

Este lugar es capaz de evocar sensaciones particulares. Sus deliciosos sabores hogareños y la ambientación acogedora, lo vuelven un favorito de manera instantánea.

 

Niddo Dresde 2, Juárez, CDMX

niddo.mx

PUBLICIDAD