Actualidad Trending
Estás leyendo:
Experiencias Leyendas mexicanas y destinos tenebrosos para estas fechas
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Experiencias

Leyendas mexicanas y destinos tenebrosos para estas fechas

México está lleno de aterradoras leyendas y espacios espectaculares llenos de misterio. Te contamos algunas que a nosotros nos encantaron.


Escrito por: Revista Open
Leyendas mexicanas y destinos tenebrosos para estas fechas

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb

Cuando de leyendas se trata, México se pinta solo y es precisamente al acercarse el día de muertos cuando más gusto nos da contar y compartir historias que nos causen escalofrío ¿estás list@?

Si quieres visitar algún lugar con paisaje aterrador en estas fechas, visitar San Sebastián del Oeste es una gran opción. Este municipio en la Sierra Occidental de Jalisco es un pueblo mágico que se caracteriza por gozar de paz y tranquilidad; sin embargo, cuando la neblina aparece, llena todo a su paso impidiendo ver más allá de unos cuantos metros adelante. Si bien, estarás segur@ todo el tiempo, el panorama podría inspirarte a contar más de una historia de miedo como estas que preparamos para ti:

Este video te puede interesar

Cuando la neblina aparece en San Sebastián, el terror es una muy buena opción de entretenimiento.

En Tequila, Jalisco se encuentra Quinta Sauza, el casco de una hacienda que alberga el restaurante “La Cueva de Don Cenobio”. Aunque hoy en día la chef Karla Castro ha creado un menú que hace gala de ingredientes mexicanos, en el pasado solía existir un halo de misterio en este lugar, pues se decía que Don Cenobio Sauza le había vendido su alma al diablo para reunir una fortuna.

La leyenda cuenta que Don Cenobio pudo enriquecerse, pero el precio que pagó fue bastante caro, pues se le condenó a permanecer atado con cadenas en la mismísima cueva del diablo. Incluso, llegó a haber personas que dieron fe de este suceso, pues cada que Don Cenobio requería dinero, enviaba a uno de sus trabajadores con mulas a un cerro en el que se encontraba una cueva. Una vez que los trabajadores estaban ahí, no debían voltear a ningún lado, tenían que enfocarse exclusivamente en cargar a las mulas con dinero para volver de inmediato. En alguna ocasión, uno de los trabajadores se distrajo con el paisaje y volteó sin darse cuenta, cuál fue su sorpresa, que pudo ver claramente a Don Cenobio atado a sus cadenas, limitado de movimiento en pies y manos, con una apariencia demoníaca debido a que le habían salido cuernos y cola. Fue entonces cuando el pueblo se enteró y así entendieron que no pudiera dar dinero a la iglesia, pues su riqueza estaba maldita.

Se veía encadenado suplicando por su dinero

En el número 18 de la calle Cuadrante en San Miguel de Allende, Guanajuato se encuentra una casa construida en 1780 para la familia Castilblanque donde llegó a vivir un miembro de la Santa Inquisición que cuentan, quedó atrapado entre los muros de la casa. Varios han sido los testigos que afirman escucharlo vagar entre los pasillos; sin embargo, hace algunos años un joven empresario pasó por la casa y quedó encantado con lo que vio, de inmediato sintió un impulso inquietante por adquirir la propiedad y comenzó los preparativos para vivir ahí cuanto antes. Todo parecía normal hasta que también comenzó a escuchar ruidos y perdía objetos de repente. Una noche mientras descansaba, escuchó ruido como si hubiera alguna reunión en su casa, armado de valor salió de su habitación para ver qué ocurría en la sala y encontró personas vestidas con ropa antigua, permaneció incrédulo hasta que su mirada se cruzó con la de un hombre de traje oscuro y mirada encendida en color naranja, el Inquisidor. Aterrorizado, el empresario corrió de vuelta a su recámara rogando por que amaneciera, pero sólo escuchaba los pasos del Inquisidor acercándose a su puerta, ambos se miraron nuevamente y el joven desapareció, jamás se volvió a saber de él. Aunque se sabe del espanto de esta casa, muchos han sido los interesados en habitarla, ten cuidado en no ser un@ de ell@s.

Lugares abandonados en la CDMX

El Callejón de Piedras Chinas en San Miguel de Allende es otro de los puntos en los que se ha visto cosas espeluznantes desde hace años. Dicen que un grupo de siete músicos se encontraba tocando ahí una madrugada cuando escucharon una carreta que se acercaba. Aunque les pareció extraño por lo angosto del callejón, se acercaron al hombre que bajó de la carreta, quien usaba ropa oscura y elegante con un sombrero que le cubría la cara. Este hombre les pidió que tocaran en una fiesta y aunque los músicos estaban cansados, el hombre les prometió dinero, comida y diversión antes de regresarlos, de modo que los músicos aceptaron; sin embargo, sólo había espacio para seis de ellos, así que el trompetista se tuvo que quedar.

Se llevó a los músicos al mismo infierno

Ya en la carreta, los músicos se asomaron y descubrieron que se encontraban flotando sobre campos de nopales, llenos de miedo y desesperación llegaron a una hacienda repleta de lujos y esplendor, donde no tuvieron otra opción más que adentrarse para descubrir entre los asistentes a personas que habían muerto en San Miguel de Allende. Una vez terminada su presentación, un hombre con sombrero de ranchero los llevó de vuelta a la carreta, apenas subieron, se quedaron dormidos y despertaron a las faldas de un cerro donde un arriero que pasaba accedió a regresarlos al pueblo. Desesperados, buscaron a su amigo trompetista para contarle lo ocurrido, quien sacó un escapulario de su ropa mientras les decía que esa había sido la razón por la que no se lo habían llevado, los músicos habían ido a alegrar la propia fiesta del infierno y esa fue la última vez que algún grupo de músicos caminó por Piedras Chinas.

WGG

 

 

 

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?