PUBLICIDAD

Las energías y los lugares

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Todo tiene una historia que contar y aunque a veces esas vivencias parecieran que son simples recuerdos, éstos se quedan impregnados en forma de energía en el lugar donde sucedieron. Hay muchas técnicas para “limpiar” la energía de los espacios de acuerdo a expertos en metafísica, sin embargo…¿Será posible borrar el gran amor  de personas que se amaron mucho y habitaron ahí? ¿De aquellos que pasaron mucho dolor y sufrimiento?…

Hay sensaciones que perduran, y quizá quienes visiten un espacio cargado de energía como ésta, puedan llegar hasta a sentirse incómodos.

PODRÍA INTERESARTE : LUGARES ABANDONADOS EN LA CDMX

Prisiones, hospitales , antiguos campos de batalla y construcciones…

PUBLICIDAD

Al visitar algunos de estos lugares ¿no has sentido una sensación extraña?

Puede expresarse como una especie de melancolía mezclada con angustia y un poco de miedo. Pues bien, debido a que las emociones negativas fueron muy fuertes y continuas, esa carga energética queda “flotando” y puede producir esa ligera incomodidad y miedo. Las paredes de un lugar absorben como esponjas la energía, es por eso que muchas veces escuchas ruidos (como el abrir de una puerta) y en realidad nada se mueve.

 

Iglesias, santuarios, templos, paisajes , lugares sagrados

También existe esa sensación de tranquilidad, armonía y de que todo estará bien, contrario a la aflicción que se siente en lugares donde ocurrió una historia triste. La energía positiva tiene un impacto muy fuerte que seguirá teniendo alcance aún después de muchos años, en estos casos lo mejor que puedes hacer es relajarte y disfrutarla. Busca aquel lugar en donde te sientas cómodo y conviértelo en tu lugar favorito.

En la vida cotidiana

La carga de energía no es exclusiva de templos o antiguas prisiones, se siente con el día a día en tu propia casa u oficina e incluso puedes notar que después de una pelea o una gran fiesta, el ambiente se puede sentir un poco diferente al habitual. Para que te sientas bien siempre,  convierte tu ambiente en tu propio santuario. Regálale pensamientos y acciones positivas positivas, coloca música “buena onda” y a cualquier signo de energía negativa mándalo a volar.

 

Texto por : Mariana Itzel Ramírez

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD