PUBLICIDAD

Cuando las cosas buenas, se vuelven malas…

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

El llevar un estilo de vida saludable, tomar unos drinks con tus amigos y ser responsable en el trabajo son cosas comunes y hasta necesarias en nuestra vida, pero ¿qué sucede cuando los buenos hábitos toman el control de nuestras vidas convirtiéndose en una obsesión?

PODRÍA INTERESARTE :  ¿CREES QUE IR AL PSICÓLOGO ES PARA LOCOS ? CONOCE LOS BENEFICIOS . 

Vigorexia

Los trastornos alimenticios no son sólo una problemática de las mujeres, también muchos hombres lo sufren y tristemente en silencio.  La vigorexia se caracteriza por obsesionarse con tener un cuerpo musculoso; cada vez están más horas en el gym, ingieren enormes cantidades de proteína y suplementos , incluso llegan a utilizar sustancias como anabolicos y esteroides, lo que suele ser realmente peligroso para la salud.  Si sospechas que el cuidar tu cuerpo se ha convertido en una obsesión, es hora de consultar a un especialista.

Fuente : diariocorreo.pe

Workaholismo

El trabajo es una de las cosas que más satisfacciones y reconocimientos te da en la vida, y es válido tener un alto sentido de la responsabilidad y querer sobresalir para obtener una buena posición económica.

PUBLICIDAD

El problema viene cuando tu familia, amigos e incluso tú mismo pasan a segundo termino por estar más horas en el trabajo de las que requieres, cuando sientes esa necesidad de trabajar aún cuando no es indispensable y que cada vez el trabajo se vuelve más pesado.  Recuerda que no por dedicarle más tiempo , eres más productivo. No dejes que el trabajo te consuma, así que relájate y vive.

“TRABAJA PARA VIVIR, NO VIVAS PARA TRABAJAR”

Hipersexualidad

En OPEN hemos hablado de la importancia del sexo en nuestras vidas. Está bien tener una vida sexual muy activa, “ser muy caliente”,  masturbarse o ver pornografía. Como antes mencionamos los problemas comienzan cuando el sexo se vuelve en lo único que te da felicidad en la vida y con ello los demás aspectos te dejan de importar. Esta adicción puede dejar secuelas como depresión, ansiedad y en algunos casos ETS.

Si el sexo ya es una idea compulsiva y has hecho hasta lo inimaginable con tal de conseguirlo, es conveniente que busques ayuda profesional.

PODRÍA INTERESARTE : EL CONDON, TODO LO QUE DEBES SABER DE ESTE FIEL AMIGO. 

Nomofobia (Adicción al celular)

Ok, todos hemos perdido el tiempo con nuestro teléfono checando nuestras redes sociales, enviando mensajes o jugando Candy Crush. Y aunque parezca muy exagerado, hay personas que consideran que el teléfono móvil es una extensión de ellos y no pueden dejarlo ni 2 minutos. Es verdad que los smarthphones pueden ser una gran herramienta de trabajo, pero recientemente se ha demostrado que la dependencia a la tecnología es cada vez más fuerte y los más afectados son niños y jóvenes.

Se considera nomofobia , cuando se entra en un estado de ansiedad y depresión al estar “desconectado” o sin el teléfono celular cerca, incluso se ha notado que presentan reacciones parecidas al síndrome de abstinencia.  Si crees que este es tu caso, intenta organizar tus actividades y controla las horas que pasas con el móvil, no está de más pedir el consejo de un profesional.

Alcoholismo

Es muy conocida y por ende bastante ignorada, pues tenemos implantada la  premisa de “A mi no me va a pasar” y esto es lo más lejano a la realidad que hay.  Beber unas copas es un placer inigualable que nadie debería negarse y mucho menos en fiestas o reuniones, pero cuando ya necesitas “un buen trago” antes que cualquier cosa, es la primera señal de alarma. Hay distintos tipos de gravedad de alcoholismo y la buena noticia es que es tratable y se puede controlar. Si ves que no puedes ya no puedes vivir sin el alcohol, no está por demás acudir a diversos centros y asociaciones de ayuda.

Recuerda que la vida es para vivirse y disfrutarse plenamente, por eso “Nada con excesos”.

Texto por : Mariana Itzel Ramírez

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD