PUBLICIDAD

ETS que se contagian aún usando condón…

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

En OPEN hemos hablado de las bondades del condón infinidad de veces y la verdad es que es un gran aliado y protector.
Aún así, como si se tratara de una película de terror, existen algunas enfermedades que han sido capaces de burlarse de nuestro amigo de látex. Te contamos de algunas ¡Cuídate!

 EL CONDON, TODO LO QUE DEBES SABER DE ESTE FIEL AMIGO. 

Pediculosis genital (piojos púbicos / ladillas)

Al igual que los famosos piojos que aterrorizan a las madres de niños pequeños, existe una variable de estos parásitos que se adhieren a la piel y vello genital y corporal. Son fáciles de eliminar y no afectan la salud de manera grave, pero si pueden generar muchas molestias. Se pueden contagiar por contacto sexual o por usar prendas o ropa de cama de la persona con que tenga estos parásitos.

Fuente: www.webconsultas.com

Beneficios de tener  sexo DIARIO 

Herpes oral o genital

PUBLICIDAD

Esta enfermedad se transmite con el contacto de piel a piel, puede ser por sexo anal, vaginal u oral.  El herpes no tiene cura, pero se puede controlar con tratamiento y diversos medicamentos que permiten llevar una vida normal.

Fuente : www.centroinformacionmedica.com

 

VPH (Virus del Papiloma Humano )

Existen cerca de 100 tipos de este virus , algunos son de muy bajo riesgo y desaparecen por si solos, otros provocan las desagradables verrugas genitales y los más peligrosos producen cáncer cervicouterino.
Para los hombres esta enfermedad puede ser asintomática y no causarles ningún daño, aunque a las mujeres si puede traerles graves consecuencias.  El VPH se contagia cuando el pene, ano, vulva, boca o garganta está en contacto con las partes de otra persona infectada. No se necesita que exista eyaculación para el contagio ni que haya una penetración total.

Fuente : as.com

 

Es importante que tú y tu pareja acudan regularmente  a chequeos médicos, para poder prevenir cualquier infección, no sientan miedo o vergüenza pues en la salud no hay prejuicios.

Texto por: Mariana Itzel

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD