Actualidad Trending
Estás leyendo:
Lo + nuevo Sonrisas en tránsito – GRIN SCOOTERS
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Lo + nuevo

Sonrisas en tránsito – GRIN SCOOTERS

Seguramente has visto en la CDMX un sin fin de scooters estacionados en la calle y la curiosidad de saber cómo funcionan te ha atrapado. […]


Sonrisas en tránsito – GRIN SCOOTERS

Seguramente has visto en la CDMX un sin fin de scooters estacionados en la calle y la curiosidad de saber cómo funcionan te ha atrapado. De pronto, te das cuenta que ejecutivos, adultos, jóvenes y todos han optado por ellos como medio ecológico de transporte pero,¿Cuál es el origen de este novedoso medio de transporte?

Entrevistamos a Jonathan Lewy, co-fundador de Grin Scooters y nos contó interesantísimos detalles del servicio:

TEXTO POR: MANUEL MEZA

¿Cuál es el origen de GRIN?

Grin nace por un tema de movilidad que conocemos muy bien y queremos participar, creemos que hay necesidad también de un sistema más, de otro método de transporte, especialmente por lo que son distancias muy cortas, donde hoy en día, es lo que más hace falta entre tu parada de Metrobus o tu metro hacia tu oficina, donde lo que hace falta es hacerse ese último kilómetro o 2 km, poder transportarte de manera rápida, barata y si además, si es divertido, pues mejor.

¿Por qué ese nombre?

El nombre de Grin fue un poco de juego de palabras, en el sentido de que grin en inglés significa sonrisa, que es un poco lo que nosotros teníamos cuando andábamos en patín eléctrico, pero al mismo tiempo yo creo que en México el color verde así suena fonéticamente. Fue un poco eso, la parte verde viene de que es un transporte amigable con el medio ambiente, generando varios beneficios: vas más rápido que en cualquier otro transporte, más barato que cualquier servicio de taxi que pueda existir y cuida el medio ambiente.

¿Cómo nació este proyecto?

Empezamos el proyecto a finales de abril, ahí nació la idea. Nosotros ya llevábamos un rato moviéndonos en patín eléctrico, personalmente. Mi socio ya tenía un patín y andaba en él, y al final, la parte de estar en el patín era increíble, toda la parte alrededor… es decir, cuidar de que tenga batería, que se poncha la llanta y tienes que cambiarla, de que dejaste el patín en la oficina y estás en tu casa y entonces como que todo ese concepto alrededor no lo hacía tan atractivo como método de transporte. Cuando nos enteramos del servicio con el patín que había empezado en Estados Unidos, ya en diciembre nos llamó la atención y entonces como que empezamos cómo esto podría funcionar y qué se tendría que hacer distinto. Nos llamó muchísimo la atención que una ciudad como ésta lo necesita hasta más que otras ciudades del mundo, por un tema de que la densidad de la gente, el tráfico, la polución y si a esto le agregamos el hecho de que hoy en día la ciudad ha hecho muchísimo esfuerzo a meter más ciclovías, a ayudar con nuevos métodos de transporte que no contaminen, como que sentimos que venía como anillo al dedo. Venía justo en el mejor momento en que las condiciones están dadas para que un servicio así empiece.

DE NEGOCIOS, AUTOS Y MOVILIDAD

¿Qué es servicio compartido?

El concepto del servicio compartido, gracias a las bicicletas que ya existe, E-conduce, como ya hablábamos, ya no tienes que estar evangelizando. Ya existe y la gente lo entiende, entonces como que también por ese lado como que había el camino de que la gente ya sabe de qué se trata, la ciudad está haciendo muchos esfuerzos y como nosotros lo vemos, es complementario a lo que ya existe. Entre una bicicleta, un E-conduce y un servicio de coches privado, como que ahí había un layer que faltaba que viene a reemplazar justamente en donde cualquier servicio de coche compartido resulta muy caro en esas áreas de kilómetro y medio, 2 kilómetros donde calculas que es carísimo el kilómetro y es muy lento, porque en el momento en que tienes que esperar el coche, que son en promedio unos 8 minutos y luego moverte por el tráfico, nosotros somos en promedio 3 veces más rápido y entre 2 y 3 veces más baratos. Entonces, venimos justamente a reemplazar y somos los primeros usuarios, nosotros hemos estado en esa situación donde qué te conviene, caminar 2 o 3 kilómetros que te puede tomar 20 o 25 minutos, pedir un servicio de taxi y hacer 25 minutos, además de ser caro por 2 kilómetros, como que estar en esa situación y ahí es donde viene perfecto el patín.

¿Es un concepto mexicano?

Empresa 100% mexicana. – Yo soy la parte menos mexicana -bromea Jonathan.

El scooter es de la marca Segway, una empresa americana muy famosa. Lo que nosotros hacemos es desarrollar la parte del software y el hardware que permite que funcione con nuestra aplicación. Aquí tenemos todos ingenieros. Todo lo hicimos nosotros y le damos mucho valor a que sea una empresa 100% mexicana. Yo no nací aquí, pero llevo mucho tiempo viviendo en México. Soy de Bélgica, pero llevo 16 años viviendo aquí, ya soy chilango.

EL ELÉCTRICO DE JAGUAR: I-PACE

¿Cómo ha sido la reacción de la gente ante el servicio?

Ha sido increíble. La verdad es que es un producto muy fácil. Es muy intuitivo usar el patín y lo que vemos es que mucha gente lo ve durante la semana, bajan la aplicación y luego el fin de semana lo prueban y a partir de ahí lo usan todos los días. Tenemos muchos usuarios que los usan en la mañana y en la tarde para ir a su domicilio, o de un metro o Metrobus muy cercano a su trabajo y en la tarde el camino inverso. Tenemos muchísima gente que lo usa a la hora de la comida para reunirse con amigos o familiares para comer. En realidad lo que nosotros vemos es que lo que hacemos gracias a Grin es hacemos que la ciudad se vuelva más chiquita. De repente, lo que era impensable de voy a ir a comer con un amigo que trabaja en Mazatlán y Michoacán, ahorita dirías que no te da tiempo, no tengo el tiempo de salir de oficina, caminar hasta allá, luego piensas que pagar un servicio de transporte caro, va a encarecer mi comida y lo puede hacer una vez, pero no de una manera constante. Y luego, el tiempo. Lo que ahorita nos damos cuenta es que esto está a 3 minutos.

Nosotros lo que estamos haciendo es que trabajamos con lo que llamamos Zonas Grin, que son restaurantes, tiendas, cafés, cualquier lugar que nosotros les generemos tráfico de gente y por otro lado, ellos nos ayudan a ser el estacionamiento para los patines.

Los estacionamientos son virtuales, no hay ninguna infraestructura ni nada, pero la razón por la cual nosotros estamos haciendo eso es un poco por lo que te decía: queremos ofrecer un servicio que da una experiencia increíble al usuario sin generar problemas con los vecinos, con los peatones, entonces la mejor forma de hacerlo es trabajar con lugares que nos lo permitan y que les convenga porque les generamos tráfico de gente y a nosotros nos conviene porque de esta forma los patines están estacionados en forma. Si nos dicen, sólo hay lugar para 4, el software se encarga que solo haya 4. Tratamos de hacer una forma para que al final convivamos con la gente no usa el servicio.

¿Por dónde se debe usar GRIN?

Lo ideal es transitar por las ciclovías. La verdad, la ciudad ha hecho un gran trabajo en crear muchísimas ciclovías y ojalá podamos ayudar a que se amplíe. En caso que no haya, puedes perfectamente andar en la calle, con los coches, procurando estar lo más pegado hacia los coches. Creo que va a ser algo interesante como lo fue con las bicicletas; los coches se van a acostumbrar porque la ciudad no puede estar diseñada sólo para los coches, tenemos que compartir esto entre todos. Tenemos la suerte de que en las zonas que estamos operando, hay muchas ciclovías que lo vuelve una experiencia bastante agradable y nosotros lo que estamos buscando es generar esa experiencia increíble para el usuario y hasta ahorita nos está funcionando bastante bien, los mismos locales nos están ayudando a que los patines no estorben.

¿Cuáles consideras sean las medidas de seguridad necesarias para usar el servicio?

Primero, tener un casco. Eso es algo muy importante. Segundo, calcular bien su velocidad. Respetar todos los señalamientos de tránsito. Al final, hay que considerar que andar en patín es como andar con una bicicleta y hay que respetar los semáforos, los peatones, los sentidos de las calles. No es un derecho para ir en sentido contrario, sí recomendamos a la gente de tener mucho cuidado. La verdad es que es tan sencillo y fácil de andar en un patín a veces la gente piensa que no pasa nada si me voy, pero obviamente nosotros recomendamos tener mucho cuidado. No tanto por ti sino porque un coche no va a saber que tú vienes en sentido contrario.

¿Qué más ofrece GRIN?

Algo importante, es cómo comunicas que al final, no es simplemente agarrar un patín para ir del punto A al punto B sino que es una experiencia que vas a vivir. Es muy difícil explicar esto a la gente, pero lo que ha sido increíble es que en apenas un mes de operación, es cuántas historias de Instagram ha compartido la gente. Ha sido muy natural y sólo demuestra que la gente lo disfruta y quieren compartir con sus amigos esa experiencia. Queremos habilitar eso porque entendemos que la primera vez de subirte a un patín es algo que dices “No lo he hecho en 20 años. ¿Cómo me subo otra vez?” Y la reacción general es que es muy fácil.

 

 

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?