Cuidado personal Estilo
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.
PUBLICIDAD

¿La maldición del súperheroe?

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Texto e ilustraciones por: Manuel Meza (@manuelmezav)

¿A dónde va a morir el talento? Parte de los riesgos para los actores de Hollywood está en estampar su firma en un contrato que maniate su libertad de movimiento, pero parafraseando a Oscar  Wilde: la única forma de librarse de la tentación es rindiéndose a ella…

 

¡Cómics al grito de guerra! El Capitán América no falló

THUMBS UP

Actores como Robert Downey Jr. y Heath Ledger ya eran actores de prestigio y nominados al Óscar cuando se subieron al juego de los héroes y villanos, y esa es una de las claves para saber qué tanto podrían las estrellas ser absorbidas por la maquinaria detrás del boom de los superhéroes adueñándose de las pantallas.

Robert Downey Jr:

El actor y su convulsa vida personal nublada por las adicciones encontró en Iron Man (Favreau, 2008) el vehículo perfecto para coronar la estabilidad profesional a tono con la sobriedad que alcanzó en 2003. Su nominación a mejor actor por Chaplin (Attenborough, 1992) y luego por la comedia Tropic Thunder (Stiller, 2008), aunque confirmaban el calibre actoral de Downey Jr., su reputación aún prevenía a los estudios de considerarlo para proyectos mayores, pero el personaje de Tony Stark fue el perfecto salto de fe al empatar con la arrogancia y el carisma del actor. Tal vez hayamos perdido a uno de los mejores actores de su generación cuando decidió poner su talento en modo automático, pero no todos pueden ser Johnny Depp.

Mark Ruffalo:

Su paso por la mastodóntica franquicia de Marvel tomando la estafeta de Hulk que ya habían asumido Eric Bana y Edward Norton antes que él (y antes Bill Bixby en el programa de los años setenta), pareciera haber sepultado prematuramente la brillante carrera de un actor que a pesar de poseer un enorme talento y una filmografía envidiable, pudo alcanzar estabilidad económica y atención de estrella al abordar un personaje que es mayoritariamente una creación digital. Ni sus tres nominaciones al Óscar fueron suficientes para que el medio le diera la atención merecida y el nativo de Wisconsin tiene años maniatado por un contrato millonario que ni siquiera le ha valido –hasta ahora– un spin off.

PUBLICIDAD

 

5 pelis que debes ver antes de AVENGERS INFINITY WAR

Tobey Maguire:

Sería injusto decir que Peter Parker sepultó la carrera de este californiano, pero su colaboración con Sam Raimi y Kirsten Dunst es por la que se le recuerda, a pesar de haber empezado a actuar desde niño y haber trabajado con Ang Lee, Woody Allen y Baz Luhrmann. Su babyface eterno ha dificultado que la carrera posterior a Spider-Man tome la fuerza que llegó a tener en la década pasada y a pesar de haber hecho notables actuaciones (Pawn Sacrifice, 2017), muchas de sus participaciones en cine han pasado sin pena ni gloria (The Great Gatsby, 2013) y aunque su prioridad ha sido su familia, se ha dado el tiempo para hacer joyas televisivas como The Spoils of Babylon (2014), una miniserie paródica al lado de Kristen Wiig.

 

Lee la nota completa en nuestra edición impresa de marzo…

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD