Conoce nuestros sitios
Innovación Tendencias
Estás leyendo:
Innovación ¿Los autos eléctricos son realmente verdes?
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Innovación

¿Los autos eléctricos son realmente verdes?

Parece que la solución a los autos convencionales son los autos eléctricos. Sin embargo, en la fabricación de éstos muchas veces se agotan más recursos.


Escrito por: Andrea Mendoza
¿Los autos eléctricos son realmente verdes?

Sabemos que una de las grandes causas del calentamiento global es la industria automotriz. Esto abarca desde la fabricación de un auto, entiéndase la creación y ensamble de todas sus piezas, hasta el auto mismo circulando por las calles. Hace no tanto una alternativa para los automóviles convencionales fue la creación de coches híbridos o coches eléctricos.

La pregunta que debemos hacernos a continuación, sin embargo, es si realmente estos autos son la alternativa para reducir el cambio climático o si definitivamente lo mejor es volver a los transportes cero emisiones (entiéndase bicicletas, patinetas, etcétera).Desde que los autos eléctricos e híbridos empezaron a tomar partido en la industria automotriz se abrió la incógnita acerca de si son realmente menos dañinos que los autos convencionales. La cuestión no se centra en la cantidad de emisiones de unos contra otros, porque en ese sentido es claro que los vehículos eléctricos llevan la delantera, la cuestión se centra en cuánto contamina el proceso de fabricación de ambos.

Este video te puede interesar

¿Son realmente ecológicos los autos eléctricos?

Lo cierto es que incluso para fabricar autos verdes es necesaria la energía de combustibles fósiles, los mismos que han dañado por años al planeta. Por el momento, Noruega y Francia son de los pocos países que producen gran cantidad de energía (que no toda) de plantas hidroeléctricas o eólicas. De ahí en fuera, el resto del mundo continúa usando energía “mala” para el planeta en el proceso de crear autos “buenos” para el mismo.

La fabricación de un batería para un vehículo eléctrico es la más dañina de la industria automotriz, esto quiere decir que, incluso aunque las emisiones sean menores cuando el coche está rodando, en el proceso de fabricación se daña más que un auto convencional.

En un estudio realizado por el Consejo de Transportes Ecológicos en el que se puso a prueba la fabricación de un auto eléctrico versus un auto regular surgió que la fabricación del coche “verde” es únicamente 30% menos dañina que la fabricación del otro. Sin embargo, si todo el mundo cambiara a vehículos eléctricos sería necesario que se crearan cientos de estaciones nucleares alrededor del mundo para alimentar con electricidad a nuestros carros.

En resumen, si quisiéramos que los coches eléctricos fueran ecofriendly éstos tendrían que: primero, fabricarse en plantas automotrices que usen energías completamente renovables; segundo, alimentarse de energías también renovables, y para que eso pasara sería necesario que la electricidad se generara a partir de energía hidráulica o eólica en todo el mundo. Conclusión: los autos eléctricos no son la solución.