Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
¿Es seguro ordenar comida a domicilio durante la contingencia por Coronavirus?
Comparte
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
¡Mantente alerta! Todo lo que debes saber sobre COVID-19

Social

¿Es seguro ordenar comida a domicilio durante la contingencia por Coronavirus?

Antes de ordenar comida a domicilio, tendríamos que pensar en las implicaciones de seguridad y éticas que esto conlleva.


Escrito por: Miguel Robles
¿Es seguro ordenar comida a domicilio durante la contingencia por Coronavirus?

En este momento de confinamiento, distanciamiento social y otras precauciones tomadas para mitigar la propagación de Coronavirus, es inevitable tener preguntas sobre nuestras actividades diarias; y si estas constituyen un riesgo o no. Uno de estos casos comunes, es el ordenar comida a domicilio.

Ordenar alimentos a domicilio es una práctica común en estos tiempos.

Este video te puede interesar

Y aunque los expertos aseguran que no existe ninguna razón para creer que el Coronavirus pueda transmitirse a través de la comida, extremar precauciones con la entrega de alimentos a domicilio es indispensable para cuidar nuestra salud y la de los que nos rodean.

Es cierto que es impersonal, y podría parecer extremo, pero una alternativa eficiente podría ser solicitar que el paquete sea depositado frente a la puerta para evitar cualquier contacto; y de la misma forma, nosotros colocar alguna propina en el lugar. En el caso de los contenedores y los empaques en los que llegue la comida, podríamos minimizar el riesgo al aplicar medidas de higiene pertinentes.

Hay que pensarlo dos veces antes de pedir esa suculenta hamburguesa.

Además, apelando a una ética, también podríamos considerar la opción de proporcionar un poco más de propina (con respecto a lo que habitualmente otorgamos) para los repartidores; en estos tiempos, en los que nosotros estamos resguardados, ellos siguen con su labor a pesar de sus condiciones laborales. Estos tiempos, además, nos obligan a ser más comprensivos sobre las demoras en el servicio. Los mismos repartidores se encuentran bajo una enorme presión, así que una calificación pobre de nuestra parte sólo hará que pongamos en riesgo su trabajo.

Una recomendación extra que hacen los expertos, es la de no ponernos en riesgo. No son tiempos para probar algún nuevo restaurante. Lo mejor es apegarnos a los lugares que ya conocemos, para no provocar alguna posible enfermedad en nosotros o la familia, ante el desconocimiento de manejo de alimentos en restaurantes desconocidos.