Actualidad Trending
Estás leyendo:
EN PORTADA Freddy – Talento con regreso forzado a México
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

EN PORTADA

Freddy – Talento con regreso forzado a México

Freddy, a diferencia de muchos jóvenes que están por enfrentar la posibilidad de estudiar, sabía perfectamente que quería ser ingeniero, pero el linaje de abogados […]


Freddy – Talento con regreso forzado a México

Freddy, a diferencia de muchos jóvenes que están por enfrentar la posibilidad de estudiar, sabía perfectamente que quería ser ingeniero, pero el linaje de abogados en su familia hizo que sus padres se opusieran a ello al punto de decirle que si no estudiaba leyes, ellos no costearían más sus estudios. Esto orilló a Freddy a tomar las maletas y, sin decirle adiós a su padre, tomar un vuelo hacia Tijuana, lugar donde estuvo una semana y después cruzó a Estados Unidos, donde Freddy pensaba estar un año para trabajar y acumular la cantidad necesaria para sustentar sus estudios de ingeniería. Cuando cumplió un año, su novia de toda la vida decidió alcanzarlo; el plan era permanecer juntos un año más y volver para instalar un negocio propio al tiempo que cursaban sus estudios. Pero esos planes, como en la mayoría de los casos de migrantes indocumentados, se desvanecieron casi sin darse cuenta. Cuando llegaron los hijos, decidieron que era el momento perfecto para regresar.

Sin embargo, el destino le tendría otra sorpresa más: Durante la recesión de 2008 en Estados Unidos, Freddy perdió sus trabajos y mientras se dirigía a comprar una tarjeta telefónica para llamar a su padre, el letrero de una vinatería anunciaba que se buscaba empleado. Fue contratado por un indio, también migrante, quien un poco movido por la empatía, decidió apoyarlo en sus estudios y el talento de Freddy lo llevó a convertirse no sólo en manager de la licorería, sino en un hombre que contribuyó a elevar la facturación abriendo otras sucursales y transformando el negocio al implementar una venta online.

DREAMERS: MIGRANTES DE VUELTA A MÉXICO…

La economía familiar comenzó a contar con una estabilidad como hacía mucho no tenían y poco a poco una aparente tranquilidad fue asentándose entre ellos. Esa tranquilidad se vio sacudida luego de terminar la relación de Freddy con su novia e iniciar una segunda relación con otra mujer. Su exmujer –y madre de sus hijos– jamás pensó en las consecuencias y movida por los celos sembró una serie de conflictos ante las autoridades (acusarlo de violencia, por ejemplo), con tal de que su nueva pareja lo dejara, provocando que Freddy fuera arrestado por supuesta violencia doméstica. Esto, aunado a un incidente de tránsito que había ocurrido unos meses antes, hizo que su identidad “apareciera” dos veces en el sistema de las autoridades de migración.

Justo el día en el que estacionaba su auto para bajar a la corte y limpiar por completo su récord, dos agentes migratorios ejecutaron su modus operandi y, con un papel en la mano donde aparecían su foto y su nombre, le preguntaron si él era Freddy Clorio y si tenía algún permiso de estancia en ese país. Fue el inicio del fin: Freddy sería deportado a México y hasta ahora no ha abrazado de nuevo a sus hijos.

Cinco meses permaneció en detención, mientras peleaba su caso para no ser deportado. Irónicamente, el libro que hizo que Freddy no se volviera loco, fue uno de leyes. En particular, sobre las leyes de inmigración de Estados Unidos, el cual se aprendió de la A a la Z. Fue entonces cuando comprendió por qué el juez que le dio la resolución, a discreción, le negó la fianza para quedar en libertad a pesar de las más de 250 cartas de recomendación aportadas por clientes de la licorería, miembros de la iglesia, amistades y empleadores, entre otros.

ISRAEL CONCHA Y NEW COMIENZOS

Él nunca quiso que sus hijos lo visitaran si sólo podrían verlo a través de un cristal. Sin embargo, cuando estuvo custodiado en migración, fue su exmujer, quien se apareció para confesarle que una amiga suya había hecho la llamada de la denuncia para meterlo en problemas. Arrepentida, porque no era ella quien ahora lloraba su ausencia sino sus hijos pequeños que preguntaban ‘¿dónde está papá, por qué no viene a casa?’

Apelar la decisión del juez de migración significaba permanecer de seis a ochos meses más en prisión, pero Freddy no tenía más fuerzas y decidió que era tiempo de volver a México.

Ahora está con sus padres y ha tenido un regreso doloroso: en menos de tres meses lo han asaltado con violencia en tres ocasiones y en esos momentos piensa: ‘I just wanna go home’. Pero entonces la realidad explota en sus ojos y se vuelve lágrimas al darse cuenta de que el país que lo formó y le dio una manera de pensar, de vivir, de vestir y de hablar, lo trató como un número. Para Freddy ha sido una cadena de sentimientos encontrados y le resulta frustrante darse cuenta de que por un lado no encaja en México y por otro no lo quieren en el país que tantas enseñanzas le dio.

Israel Concha y New Comienzos son una historia de éxito en la que se refleja Freddy, habiendo recorrido el mismo camino que ahora para Freddy es nuevo, y eso resulta reconfortan- te. Le trae esperanzas de que todo estará bien y eso lo ha llevado a tener un propósito claro en México: no rendirse. Sus padres lo recibieron como todo padre recibe a un hijo; con cariño y esperando que Freddy pueda superar todo este remolino emocional que lo convulsiona por dentro. Sin embargo, él dice que sólo quien ha vivido la experiencia de ser arrancado de su país, de su casa, puede com- prender este tipo de sentimientos de tristeza. Y mientras sus hermanos y familiares le aconsejan olvidarse de ‘ellos’ y que empiece una nueva familia aquí, Freddy es el único que sabe lo que le duelen ‘ellos’.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?