Revista Open
PUBLICIDAD

¡Así fue la sesión de Maximiliano Villegas en OPEN! (Backstage+Fotos)

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Estamos felices con la presencia en nuestras páginas del afamado conductor y empresario Maximiliano Villegas. En esta edición podrás encontrar una interesante entrevista a este personaje en la que podrás descubrir el cómo logra dividir su vida laboral de la personal y así regalarle a su familia ese espacio tan importante que merecen.

Entre cámaras, diseños y mucho trabajo, nuestra estrella en portada nos cuenta un poco más de sus proyectos y de su vida personal. Si quieres tener la entrevista completa, corre por tu revista impresa en la que encontrarás material inédito, fotografías exclusivas y todo lo que necesitas para este día del padre:

PUBLICIDAD

¿Te acercaste a tu papá para decidir tu camino profesional?
Todo lo contrario. Me salí de casa muy joven y aunque he tenido muchas caídas, me he levantado, y creo el tema social es muy fuerte. Se cree que al terminar la prepa, en menos de un mes, debemos decidir qué haremos durante toda nuestra vida profesional.

Me metí a estudiar derecho y no duré seis meses porque me di cuenta de que no era mi camino. Hubo una discusión con mis papás por la que decidí salirme de casa. Me fui con un amigo y durante el primer año mi contacto con ellos fue muy poco porque estaba enojado y sentía que no me entendían. Ahora que soy padre, lo veo diferente, pero cuando encontré lo que quería hacer, lo entendieron y lo aceptaron, porque al final soy su hijo y hoy tengo una relación extraordinaria con ambos.

PODRÍA INTERESARTE: LA PRIMER GALERÍA DE MAX VILLEGAS PARA OPEN

¿Cuándo decidiste que la actuación no era el camino?
Siempre me ha gustado el mundo del entretenimiento. Me encanta el cine y cuando tenía 18 o 19 años, un amigo de mi papá iba a filmar una película y le dije que me encantaría aparecer de extra. Al mes me habló para decirme que no me quería de extra; me iba a dar uno de los protagonistas porque encajaba con el perfil. Fue una película que nunca salió en cartelera y ahí dije: “¡Esto me encanta!” Durante mes y medio estuve con Alejandro Camacho, un extraordinario actor, una mente brillante, y me empapé mucho de él. Luego me metí a estudiar actuación y empecé a hacer mis pininos en series y otra película, pero un día me paré en el espejo y me di cuenta de que no lo estaba disfrutando, no me apasionaba. Un día antes de cada grabación lo pasaba mal y al final me dije: “Soy muy mal actor”.

En ese proceso tuve claro que yo no quería ser famoso sino que me reconocieran por lo que hago y estar satisfecho con mi día a día, personal y profesionalmente. De ahí, me hablaron de E! Entertainment Television para ofrecerme Wild On, Oaxaca. Conecté con el canal, les gustó mi trabajo y empecé a crecer. Luego me ofrecieron Zona Trendy y con ese proyecto me di cuenta de que eso sí lo estaba disfrutando, pero tenía que prepararme y me fui a Los Ángeles a estudiar. Empecé a labrar mi carrera y aunque me falta muchísimo por hacer, he realizado lo que me gusta y que va de acuerdo con lo que soy. Es muy importante que lo que haga vaya de acuerdo con lo que quiero transmitir como persona y como marca.

¿Cómo diste con el tono de Zona Trendy?

Fue un trabajo en equipo. Cuando me invitaron ya había una idea, además de un proyecto de entrevistas, y al sentarnos a ver lo que quería el canal –yo siempre he intentado respetar mi esencia– les dije que mi manera de conducir y entrevistar era así y lo aceptaron. Pasé cuatro años haciendo Zona Trendy y siempre tuve la camisa bien puesta, pero uno de los mayores errores que puede cometer alguien es caer en una zona de confort. Cuando entras ahí, te acomodas muy rico y ves la película de manera distinta, pero yo siempre soy de ¿y ahora qué sigue? Me empezó a picar la idea de lo que seguía. Estaba a punto de renovar contrato y tomamos la decisión en conjunto porque ya tenía ganas de volar. Me decían: “Max, tú no puedes hablarle al pueblo, no puedes hacer televisión abierta porque México no te va a entender”. De ahí se me abrió una puerta en Tv Azteca y empezó mi historia en televisión abierta. He tenido la fortuna de que en los proyectos que he hecho se imprime tanto mi sello que es difícil que se repliquen. Yo no hago un programa para que el día que me pare de esa silla nadie más se pueda sentar, lo hago porque me empeño en que sea un proyecto disfrutable y que conecte con mi punto de vista. Así ha sido con Zona Trendy y EstiloDF News, y ahora se me empieza a abrir una puerta en Grupo Imagen con un productor que cree mucho en mí y estamos en ese proceso de desarrollo creativo y buscando otras puertas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD