Innovación Tendencias PYMES

Charlamos con el diseñador de la falda de Iron Maiden de Belinda

Escrito por:Arturo J. Flores

Hace unos días, Belinda apareció en La Voz Kids utilizando un outfit que consistía en una falda con el estampado del disco Fear of the Dark (1992), de Iron Maiden. Además, su calceta izquierda lleva impresa la cubierta de otro álbum de los británicos, The Number of the Beast (1982).

 

Para algunos fans del heavy metal, consideraron indigno que la intérprete de “Amor a primera vista” llevara encima el rostro de Eddie The Head, la mascota gráfica de Iron Maiden.

Este video te puede interesar

 

Incluso, hubo un cibernauta que asumió que Belinda desconocía por completo quién era la banda, aun cuando ella ha compartido en sus redes sociales su gusto por el rock, el metal y otros géneros musicales distintos al pop.

 

Platicamos con Jonathan Morales, director de No Name Studio, el diseñador del outfit de Iron Maiden que Belinda usó en la televisión, para conocer la historia detrás de la falda que causó tanto revuelo.

 

 

¿Cuál es tu historia como diseñador?

 

Soy Jonathan Morales, originario de Guadalajara, aunque desde hace 7 años vivo en la CDMX. Estudié Diseño de Indumentaria Textil en el Centro de Diseño de Moda y después me especialicé en Sociología en tendencias, porque quería concebir de manera distinta cómo percibimos la moda.

 

A los 19 años fundé mi primera marca de ropa, con la que hice la imagen del grupo Belanova. Después me vine a la CDMX y en 2015 empecé con No Name Studio.

¿Por qué se llama así?

 

Se refiere a que muchas fashion victims creen que una marca es lo que las vuelve fashion. Pero yo creo que la moda proviene de otro lugar. Mi marca surge de proyectar lo que tú eres, la música que escuchas y el lugar al que perteneces.

 

Las grandes marcas no te hacen, tú haces la moda. Si todos anduviéramos desnudos seríamos humanos y ya; gracias a la indumentaria, podemos expresar mucho más que eso. Las subculturas lo saben bien. Gente como los punks, los hippies o los emos buscaron esa forma de expresarse de manera visual.

 

¿De qué forma se ha dado tu relación con celebridades como Belinda, Lady Gaga y Gwen Stefani?

 

Ha sido distinto con cada una. Pero creo que les llama la atención calidad que manejamos, nuestra arquitectura aplicada a la ropa.

 

Tengo un lema: actúa local, pero piensa global. Actúa local para dar trabajo y que todo tenga un corazón mexicano, pero piensa global. Porque si visitas mi Instagram verás una marca que compite perfectamente con las grandes firmas internacionales.

 

Además, se me hace muy tonto sacar colecciones primavera-verano u otoño- invierno cuando el calentamiento global ha modificado el clima y las estaciones en todo el mundo. Por eso hago piezas atemporales que no son convencionales. Eso es lo que ha hecho que artistas nacionales e internacionales deseen la marca.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de N O N A M E (@nonamestudiomx)

 

Te encargaste de la colección que celebra los 200 años de Johnnie Walker, ¿cómo se dio esta colaboración?

 

Fue algo muy cool. Varias agencias del mundo presentaron a diferentes creativos, desde Nueva York al Reino Unido, pero a Johnnie Walker le gustó nuestro trabajo. Vamos mucho con su filosofía, que es ir siempre hacia adelante sin poder ser ignorado.

 

Yo quería sobre todo que la ropa no se viera como un souvenir de la marca, sino como la intervención creativa de un diseñador. Lo logramos, porque fue sold out en muy poco tiempo.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de N O N A M E (@nonamestudiomx)

¿Cómo se te ocurrió el outfit de Belinda inspirado en Iron Maiden?

 

Fue durante la cuarentena, cuando estuvimos 5 meses encerrados. No podía crear nada porque no podía comprar telas. Estaba cerrado el Centro. Así que me estaba volviendo loco en mi departamento. Me puse a hacer cerámica, a componer música y grabar videos. Hice muchísimas cosas que no solía hacer. En eso, me invitaron a hacer un video para Fashion Week pero yo no tenía nada de obra.

 

Soy melómano. Me encanta cocinar, cocina y hasta coger con música. En mi desesperación porque quería estar en Fashion Week, me puse a deshacer mi ropa. Desde hace años, colecciono playeras de bandas, de conciertos y de ánime, porque también soy otaku.

 

 Así que realicé una minicolección a partir de deconstruir mis cosas que decía: hasta en medio de una cuarentena soy capaz de hacer lo que me gusta.

 

Entre las 10 piezas estaba la t-shirt de la portada de “Fear of the Dark”, donde viene una de mis canciones favoritas que es “Wasting Love”, y con ella hice una falda. Ahí tenía esa colección guardada. Significaba mucho para mí porque representaba parte de mi historia y mi viaje por varios festivales.

Pero un día me habló Belinda y me dijo: “Voy a estar en La Voz, ¿tienes algo por ahí para usar?”. Le respondí que no mucho, pero tenía esa colección.

 

Belinda es súper fan de Swarovski y los cristales, así que decidí hacer también el top bordado. Pero cuando le mostré la falda de Iron Maiden, me dijo: “¡Me encanta!”.

 

Belinda tiene un gusto musical muy amplio. Yo soy muy ecléctico también para diseñar. Me gusta tomar elementos de la cultura pop en genera para mis prendas. Por eso en una bota, traía elementos de ánime y la falda de colegiala contrastaba con una parte supuestamente “ruda”.

 

Me gusta cómo algo tan impactante en lo visual se combina con el detalle de colegiala. La falda lleva además piel vegana, porque nunca utilizo nada animal y la camiseta es muy especial, porque la compré en Londres. Atrás trae tartán amarillo que remite a la estética de los 90. Esas combinaciones hacen una pieza única y es un honor habérsela dado a Beli.

 

Las grandes frases de la moda

 

Existió cierta controversia con algunos fans del heavy clásico respecto a que una estrella pop utilizara la imagen de Iron Maiden, ¿como diseñador esto qué opinión te merece?

 

Existen muchos tabúes sobre quién escucha cierto tipo de música y sobre la música en general. Cuando somos muy fans de una banda pensamos que todo lo demás es una mierda, pero yo creo que ser un melómano chingón es entender que existe la buena y la mala música, independientemente de los géneros.

 

Yo crecí escuchando alternativo. Mis papás escuchaban a los Beatles y los Bee Gees, pero a mi hermano mayor le gustaban Björk, Portishead, New Order y Joy Division.

 

Todos esos filtros me llevaron a ser un fan así. También yo decía: “¡No mames! ¿Te cae que escuchas a Fey? ¡Qué porquería!”.

 

Pero fui creciendo y migrando poco a poco mi gusto musical. El punto de quiebre fue cuando me lancé a Cuatro Caminos al DJ Set de BJörk y de repente ella puso “Into You” de Ariana Grande. Todos se quedaron como pendejos, tipo: “What the fuck?” ¿Qué está pasando?”. Muchos de mis tabúes murieron esa noche.

 

Pensé: “está chingona la rola, aunque yo no la traiga en mi celular”. Ahí empecé a entender muchas cosas.

 

No se trata de que si eres pop ahuevo tienes que escuchar a Thalía, Ariana Grande o Dua Lipa o que si eres gay tienes que escuchar ciertas cosas. Esas son percepciones absurdas. Es tan ignorante como asumir que un punk por definición no se baña.

 

El mundo es una posibilidad para crear y existen millones de discos que escuchar, ¡qué triste que por creerse muy cool, hay quienes se encierren en uno solo!

 

¿Por que el slogan de No Name Studio es “Pop is not dead”?

Es una sátira a la frase “Punk is not dead”. Hay que romper con los estereotipos. Aceptar que no sólo en la música, sino la cultura pop rifa en todo sentido.

 

Si quieres checar otras colecciones de Jonathan Morales, diseñador de la falda inspirada en Iron Maiden de Belinda, sigue a No Name Studio.

 

 

 

NOTAS RELACIONADAS