Actualidad Trending
Estás leyendo:
Celebridades Luis Gerardo Méndez – En la cima del éxito
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Celebridades

Luis Gerardo Méndez – En la cima del éxito

El actor Luis Gerardo Méndez sigue ocupando nuestra portada y es en esta edición que, a corazón abierto, nos habla de su carrera y sueños.


Luis Gerardo Méndez – En la cima del éxito

FOTOGRAFÍAS DE MANUEL ZÚÑIGA

Los riesgos que ha tomado Luis Gerardo Méndez han pagado con creces. Para quienes pensaban que le costaría trabajo librarse de los “mirreyes”, fraguó –entre las temporadas de Club de Cuervos– uno de sus trabajos más demandantes como actor dramático en Bayoneta (Terrazas, 2018), por el que fue nominado por segunda vez al Ariel, y en junio pasado estrenó su primera película hollywoodense (Murder Mistery), rompiendo récords de audiencia en Netflix al lado de sus ídolos de juventud. Pudimos verlo también conduciendo los Premios MTV MIAW e inspirar a un nutrido grupo de jóvenes latinoamericanos en el IV Encuentro de Jóvenes de la Alianza del Pacífico. Ahora se encuentra filmando Half Brothers, su primer proyecto como productor y protagonista en Estados Unidos y a finales de año estrena Charlie’sAngels.

PORTADA OPEN

Para él, despedirse de Chava Iglesias y cerrar cuatro años de romance profesional con Netflix, fue decir adiós a una gran escuela:

10 cosas que no sabías de Luis Gerardo Méndez

“Club de Cuervos fue un aprendizaje para mí en todos los sentidos. No solamente como actor, sino como productor ejecutivo. Fue la primera vez que me involucré de lleno en un proyecto mío y trabajar con Netflix fue también un aprendizaje muy importante porque fuimos los primeros en México en trabajar con la compañía de una manera totalmente novedosa; aprender a entender el sistema de las métricas, la estructura más norteamericana –que yo no conocía ni dominaba– y también por la oportunidad que tuve de dirigir. Siempre había querido ponerme detrás de la cámara y con Club de Cuervos pude hacerlo en un par de episodios y fue una experiencia increíble. Viendo hacia atrás, me sigue emocionando mucho haber sido parte de ese parteaguas en la manera de hacer televisión tanto en México como a nivel internacional. Fue un piloto que hicieron con nosotros y ahora ver todas las producciones que se hacen en México, España, Alemania, Brasil y en tantos países, es muy emocionante darnos cuenta que el experimento se ha transformado en esto y me pone una sonrisa en la cara cada que me acuerdo”.

Este video te puede interesar

LUIS GERARDO VIENDO LATERAL

APAPACHO DE LA INDUSTRIA

Miguel “Bayoneta” Galíndez, Pedro y Mark, tres persona-
jes distintos entre sí, apues-
tas arriesgadas de los direc-
tores y del mismo Luis
Gerardo, eran los pasos necesarios para que el actor fuera desprendiéndose gradualmente del encasillamiento que rozaba al transitar de Javi Noble a Chava Iglesias. La apuesta fue tan certera que, aunque una de esas películas fue apaleada por la crítica, dos de ellas –Tiempo Compartido y Bayoneta– recibieron el reconocimiento que merecían, logrando su segunda nominación al premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas: “Es muy bonito que reconozca tu trabajo la Academia, porque está conformada por la gente de la industria, por los colegas, por la gente con la que he crecido. Yo tengo entre 15 o 17 años actuando en México y todos esos miembros de la Academia para mí tienen cara e historia: son diseñadores de vestuario con los que he trabajado, diseñadores de producción, fotógrafos, actores, directores… Son gente que hace cine en México y que reconozcan tu trabajo y te pongan ahí como uno de los más sobresalientes del año, es muy bonito. Yo lo veo como un apapacho y aunque son cosas muy subjetivas y que dependen de un montón de cosas, en el momento lo agradeces con el corazón abierto y con una sonrisota. Y sobre todo, es una fiesta; creo que los Arieles son muy importantes porque son una manera de celebrar el buen cine que se hace en México, de dar a conocer un poco más las películas, y es una oportunidad para nosotros de vernos a los ojos y juntarnos a intercambiar ideas y reconectarnos”.

LUIS GERARDO EN TRAJE

PONERSE LOS GUANTES

Su papel como productor asociado en la serie que retrató con humor y acidez el mundo del futbol en México sin hacer concesiones ante la corrupción intrínseca del deporte y la parte que juega en la educación sentimental de los mexicanos, inspiró a Luis a intentar ese rol en algunos proyectos, pero en Bayoneta le entró con todo:

“Entrarle de veras a los putazos fue con Club de Cuervos y ya en Bayoneta más en forma, pues era una película que me interesaba mucho poder hacer por el personaje que me ofrecían. Nunca había hecho una película así y hacer el personaje de un boxeador era algo que me ponía los pelos de punta. Me acuerdo de la preparación, de lo duro y lo complejo que fue, de lo rudo que fue la filmación (la película fue filmada en Finlandia) y yo tenía muchas ganas de un proceso así de difícil y complicado, de querer –literalmente– tirar los guantes y decir: –No, ¿sabes qué? Creo que me equivoqué, no soy el indicado para esto. Fue algo sumamente complejo, pero quedé muy contento de haberla podido levantar y ahí está el resultado”.

LUIS GERARDO POSANDO

En el diseño de la carrera del originario de Aguascalientes –y egresado de la carrera de Mercadotecnia– no hay matrimonio con el drama o la comedia: “Yo siento que me muevo naturalmente en los dos porque empecé haciendo drama en teatro y cine independiente y la comedia fue algo que llegó después, al hacer otro tipo de teatro y otro tipo de cine. Lo que pasa es que la comedia se ha vuelto lo más mediático y por eso la gente me tiene más ubicado ahí y me encanta. Yo me considero actor/comediante porque la comedia es algo donde me siento muy libre. La gente que me conoce sabe

que soy un pinche payaso; me encanta hacer reir a mis amigos en las fiestas, me gusta contar historias y decir estupideces, crecí viendo comedia. Naturalmente, por el tipo de televisión y el tipo de cine que veía de chico, la comedia es algo natural a mí. Siempre la voy a hacer porque la disfruto muchísimo y le tengo muchísimo respeto. Los norteamericanos siempre lo dicen: Comedy is deep business, y estoy de acuerdo con eso. Para hacer buena comedia hay que tener mucho rigor y creo que en México no se toma con esa seriedad a veces. Cuando me nomina- ron al Ariel por Javi Noble me sentí muy contento porque pocas veces se reconocen esos trabajos y creo que la comedia requiere de las mismas –si no es que más– habilidades que hacer drama y son cosas que tienen que ver con la construcción de un personaje complejo”.

LUIS GERARDO PERFIL

EL MISTERIO DE HOLLYWOOD

De los programas de comedia donde se fue formando el humor que luego aplicaría a la construcción de sus personajes, Luis cerró una especie de círculo mágico con Murder Mistery (Newacheck, 2019), una comedia de enredos que impuso un récord de audiencia en Netflix, logrando que 30,869,863 suscriptores de todo el mundo vieran la película los primeros tres días de lanzamiento: “Para mi es un sueño hecho realidad. Yo crecí viendo Friends –como creo que toda mi generación– y las películas de Adam Sandler (The Wedding Singer, The Waterboy), entonces mucha de mi escuela de comedia viene de esas referencias. Y –de pronto– ver a los ojos a Jennifer Aniston y a Adam Sandler, actuar con ellos, me explotaba la cabeza porque reconocía mi comedia en ellos y supongo que ellos también la reconocían al verme actuar porque estoy profundamente influenciado por lo que ellos han hecho. Por otro lado, fue una experiencia muy surreal en todos los sentidos. Fueron tres meses de filmación en Montreal, Italia, Mónaco, en fin, en locaciones extraordinarias y en una producción gigantesca con actores extraordinarios, porque todo mundo habla de Jennifer y Adam (las estrellas de la película), pero el resto del elenco son top players de sus países. Lo relevante de Murder Mistery es que Netflix hace una estrategia muy interesante de traer a Danny Boon, el mejor comediante de Francia; a David Walliams y Luke Evans, que son actores muy importantes de Inglaterra; a Adeel Akhtar, que es inglés/pakistaní. Y de pronto, estar en el set improvisando con algunos de los mejores comediantes del mundo, fue una escuela que nadie te puede pagar. Era un aprendizaje constante, de una frescura indescriptible. Pocas veces me he levantado de la cama como cuando me iba a filmar esa película porque aprendía todo el tiempo de esos actores, de esos comediantes que trabajan de formas tan distintas. En la producción, teníamos siempre en el set a cinco escritores detrás de la cámara viendo las escenas que hacíamos y su trabajo era verlas y pensar en alguna línea diferente que pudieras decir que fuera aún más divertida. Eso es fascinante; tener a esos cinco cerebritos egresados de universidades súper importantes –que decidieron dedicarse a la comedia– solamente ahí para que tú tengas un mejor delivery de una línea, es un lujo extraordinario que yo jamás había visto y que fue muy disfrutable”.

“La primera vez que le saqué una carcajada a Jennifer Aniston y a Adam Sandler, ¡me voló la cabeza! ¿En qué momento estaba yo haciendo reir a estos cabrones?”

EL LENGUAJE UNIVERSAL DE LA ACTUACIÓN

La experiencia lo sigue emocionando, sobre todo al recordar su primer día de filmación: “La primera vez que le saqué una carcajada a Jennifer Aniston y a Adam Sandler –imagínate– me voló la cabeza. ¿En qué momento estaba yo haciendo reir a estos cabrones? Al principio estaba muy nervioso y el día que me tocó hacer mi primera escena, era la presentación de mi personaje y estaban todos estos actores con los productores de la película, con la gente de Netflix, con todo el crew y era la primera vez que mi personaje iba a abrir la boca y decir algo y me acuerdo que cuando mi personaje dice su primera línea, todo el mundo se cagó de risa y fue ahí que respiré. Entendí que el oficio del actor y los años que uno lleva en su trabajo y en su oficio ahí están; no importa si eres mexicano, norteamericano, canadiense, inglés o japonés, el oficio y el lenguaje de la actuación, de las emociones y de la comedia es el mismo en todos lados. Si lo haces con verdad y lo haces con vigor, además de comprometido con tu trabajo, es muy difícil que no funcione. Eso fue muy bonito y muy conmovedor”.

EL FUTURO EN SUS MANOS

Próximamente podremos ver a Luis Gerardo en el relanzamiento de Charlie’s Angels (Banks, 2019), al lado de Kristen Stewart y Naomi Scott, con fecha de estreno para noviembre y prepara en Estados Unidos su debut como productor en un proyecto para cine, además de contar ya con propuestas en México para hacer una película y una obra de teatro de la que ya compró los derechos: “Ahorita mi agenda es un jenga muy particular que espero lograr acomodar muy pronto”.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?