PUBLICIDAD

#RecuerdosOpen – Liz Gallardo, tan hermosa como decidida…

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

¡Qué rápido! Hace ya un año que la guapísima y talentosa Liz Gallardo nos acompañó engalanando las páginas de nuestra edición enero 2017 con una muy sensual galería, mostrando a la actriz como pocas veces la hemos visto.

Además de la galería fotográfica, pudimos encontrar una interesante entrevista en la que desnudamos el alma de este gran talento de México. Actualmente la podemos ver en Dogma (La serie) que se estrenó recientemente en Canal 5.

PUBLICIDAD

Disfruta de la galería de fotos y no le pierdas la pista a Liz siguiéndola en sus redes sociales.

Han pasado años ya desde que esta bellísima tapatía decidió dejar la comodidad de su hogar para arriesgarse a emprender un camino frente a las cámaras y los escenarios. Echando mano del trabajo constante y de la perseverancia, consiguió abrirse un camino dentro de la difícil industria del entretenimiento. Sin embargo, el cine es el espacio que más le gusta y en donde Liz se siente más cómoda.

¿En qué momento de tu vida decidiste ser actriz, y quién estuvo ahí para apoyarte?
Hubo dos momentos que me hicieron decidir que quería estar en el medio. Uno completamente inconsciente; recuerdo que, sin pretexto alguno, cada ocho días –a la edad de seis años- tenía que ver las películas de Pedro Infante. Entonces yo juraba que de grande iba a ser tan talentosa como Sarita Montiel o Blanca Estela Pavón. La parte consciente la adquirí entre los 15 y los 18 años, periodo en el que empecé a ver mucho cine español y sudamericano. Sin duda alguna, descubrí que yo quería dedicarme a la actuación. Tuve el apoyo de mis padres, a pesar del miedo de tener a su hija “provinciana” sola en la gran ciudad, y con su empuje y el de algunos conocidos que tenía en el medio artístico desde los 15 años me lancé. Y así seguimos hoy en el ‘negocio’.

PODRÍA INTERESARTE: JIMENA SÁNCHEZ EN RECUERDOS OPEN

¿Te resultó difícil abandonar Guadalajara y llegar a tocar puertas a la ciudad de México?
Dejar a tu familia y tu tierra –que por cierto me encanta- siempre será complicado. Sin embargo, llega el momento en el que hay que tomar las decisiones pertinentes para luchar por tus sueños. Es así como llegué a la ciudad de México; viví al inicio una etapa de “siembra y sacrificio”, pero siempre supe que todo lo que se hace con el corazón tiene sus recompensas. Cuando uno es honesto, leal y guía sus pasos con orden y calma, se pueden lograr cosas muy interesantes para materializar los deseos.

Tu carrera ha mostrado a una Liz capaz de interpretar a cualquier personaje, ¿te gusta más ser la buena o la mala?
No creo que sea correcto encasillar a un personaje en bueno o malo porque puedes coartar la creatividad que puedes tener al crear su esencia. Cuando se lee un libreto, puedes determinar las tendencias que llevará el papel; sin embargo, hay que profundizar porque cualquier personaje es humano como tú o como yo. Nadie es 100% bueno ni 100% malo. Soy apegada a crear personajes realistas y evito caer en clichés.

Llevas muchos años en la actuación ¿en qué has evolucionado?
He aprendido a distinguir las prioridades en la vida; cuando pasas por los veinte uno está muy enfocado a la carrera y a que todo vaya bien… a lograr objetivos. Pero llegando a los treinta –y más siendo madre- pasas a otro nivel en donde las pretensiones pasan a segundo plano y aprendes a organizar los elementos en tu entorno. Esto te permite crear personajes más auténticos y con el corazón que, sin duda, arrojarán un resultado muy diferente. Y es que lo que aprendiste en su momento en la escuela, lo adaptas a tus propios métodos y experiencias.

¿Te sientes afortunada por seguir vigente en el medio a través de los años?

¡Por supuesto que me siento afortunada de seguir vigente! No todos han tenido la suerte de seguir creciendo a su propio ritmo. Alguna vez un profesor en la carrera nos dijo que esta carrera no era tanto de talento, sino de resistencia y perseverancia. Tenía toda la razón; hay que tener mucho temple para aceptar todos los rechazos que un actor tiene que vivir y la fuerza para aprender a levantarse de cada una de las caídas que se presentan en el camino…me siento muy orgullosa en verdad de poder seguir trabajando en lo que tanto amo.

Es una época difícil para el medio artístico con los cambios qué se están dando en la televisión…
A mi sinceramente no me ha afectado. Al contrario, se me han abierto muchas puertas, ya que después de 15 años de trayectoria estoy trabajando en empresas donde no había existido oportunidad como lo es Televisa. En mi caso, y en el de otros de mis compañeros actores y técnicos, se han ampliado los horizon- tes y todos podemos trabajar para todos. Son cambios benéficos para los que laboramos en este rubro.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD