PUBLICIDAD

El mundo sexual de la gente asexual

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

por Walter Gassire Gallegos

¿Orgasmo o eyaculación? ¿Celibato o poco/nulo deseo sexual?

Al menos para mi, el sexo es el placer más grande que existe en la vida. El comer, ir al baño y dormir son deliciosos pero no se puede comparar con ese delicioso momento repleto de texturas, saliva y pasión. El orgasmo bien logrado se convierte en una explosión de sensaciones indescriptibles que van acompañadas de la aceleración del pulso, la respiración y la aparición de aquellos sonidos involuntarios que son la antesala para que el semen aparezca por fuera del cuerpo.

Pero así como para mi el sexo es básico hay para quienes no es prioridad. Cada persona es un mundo y podría escoger una deliciosa cena preparada en casa en lugar de una rica sesión de sexo en grupo; y la decisión es tan respetable como individual. Sin embargo, el instinto sexual es algo que “casi todos” tenemos a flor de piel, desarrollado y al asecho. Pero ¿Qué pasa cuando ese deseo no existe siquiera?

PUBLICIDAD

Las personas asexuales no son célibes y su pene o vagina funcionan perfectamente. El problema es que no sienten deseos ni de masturbarse ni el de tener contacto sexual de ningún tipo con ninguna persona; lo hacen únicamente por “descargarse”. Sus deseos están orientados a otras cosas de la vida normal que les generan mayor placer y satisfacción que estar en la cama con alguien. Sus hobbies o ratos de esparcimiento son aquellos que llenan ese espacio que para muchos, deberían de estar llenos de besos, fluidos y penetraciones.

No se sabe específicamente si la pérdida de deseo sexual tiene que ver con el ambiente en el que se creció. Por ejemplo, muchas personas adjudican esta condición (que no es ninguna enfermedad) a la poca estimulación afectiva que sufrieron de pequeños o al sedentarismo, depresión o algún trastorno no tratado. Debemos reafirmar que estas personas no sufren de ninguna condición física ni problemas hormonales que inhiban su líbido, simplemente NO SIENTEN ATRACCIÓN SEXUAL.

Ahora, el hecho de no tener deseos carnales no implica que no tengan sexo o que no se puedan enamorar. En muchas ocasiones, las relaciones sentimentales que los asexuales logran concluir son perdidas debido a la ausencia de todo este “juego exclusivo” de pareja. Terminan siendo grandes amigos o alejándose por completo causando alejamiento de las relaciones de pareja.

¿ORGASMO O EYACULACIÓN?

La temible palabra que acompaña este problema es “El aburrimiento”. Podrán cumplir con la labor “sexual” pero no buscan innovar ya que no es algo que “les nazca”. Así mismo, la iniciativa necesaria para la pareja es un tema complicado y muy difícil de conseguir.

Hace tiempo, un amigo contaba que su pareja no quería mantener relaciones sexuales con él. Mencionaba la apatía de su pareja y sus escasas reacciones al verlo desnudo y con erecciones. Él empezó a sufrir una fuerte depresión y a sentir inseguridad por su cuerpo, tamaño del pene y sus funciones como “HOMBRE” de la casa. Ella en cambio, se mostraba cariñosa pero lejana a una deliciosa noche de orgasmos lo que llevó a “este amigo” a sacar un carácter agresivo y a tener deseos con otras personas.

¿QUÉ PASA EN MI CUERPO SI NO TENGO SEXO EN UN AÑO?

A pesar de que ella no quería cojer, se percató que estaba mandando al diablo al hombre que tanto amaba y que además, valía la pena. Se esmeró, tuvieron terapia de pareja y sexual y poco a poco la entrega carnal comenzó a suceder. Sin embargo, ha sido un tema complicado debido a la montaña rusa que él sigue viviendo; como hombre NO es agradable estar con alguien que coje contigo solamente POR CUMPLIR.

Esa relación desaparecerá, es solo cuestión de tiempo…

En conclusión, al elegir una pareja es importante el hablar del tema sexual previo a concretar algo, así mismo analizar si estás dispuesto a poner más que la otra persona en ese sentido. Debes entender que no es una enfermedad, simplemente es un rasgo personal que es muy respetable. A la fecha, no se ha catalogado el “asexualismo” dentro de las orientaciones sexuales como homosexuales, lesbianas, etc; pero es una realidad que ataca a más del 1.1% de la sociedad mundial.

 

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD