Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia

Por: Mariana Aldonza Guerra del Río 10 Oct 2023

Podría describir a Guanajuato como una obra de arte, como un cuadro inmenso pintado al óleo del que resaltan sus colores intensos y texturas llamativas […]


Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia

Podría describir a Guanajuato como una obra de arte, como un cuadro inmenso pintado al óleo del que resaltan sus colores intensos y texturas llamativas que envuelven desde el primer instante que llegas.

Y como buena obra de arte, es necesario verla más de una vez para disfrutar y valorar toda la belleza que nos ofrece. Esta crónica buscará empaparte de los colores y aromas que solo se pueden vivir en Guanajuato.

Este video te puede interesar

 

Comenzó con una mañana soleada llena de emociones, que marcaban el hecho de hacer mi primer viaje acompañada de compañeros que terminaron siendo amigos y por otra parte muy nerviosa por no saber qué me esperaría al llegar, ni qué me encontraría al regresar, pero aún con la incertidumbre, el entusiasmo siempre estaba presente.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Emmanuel Alejandro Garcia Robledo (@gorditos_culinarios)

Nos instalamos en el hotel “Boutique corazón mexicano”, con una combinación de cultura e historia con un toque moderno.

Al llegar nos ofrecieron un caballito de la bebida que se nos antojara, un detalle muy único si me preguntan, procedimos a dejar todo en el cuarto e inicio nuestra aventura.

 

Comimos en el restaurante Amatxi que ofrece comida fusión mexicana y vasca. Degustamos de pulpo, cerdo, ensalada, salsas… todo un festin, pero no hay duda que los platillos que destacaron fueron el pulpo, con la textura en su punto, un color rojo que a la vista seducía los gustos.

Otra de las estrellas de mesa fue la ensalada asada de col morada, una delicia llena de color y un sabor peculiar, la col morada, zanahoria, calabaza y mandarina asada, hacían una combinación de colores, sabores y olores, que lo convertían en un platillo excepcional.

 

Una fiesta mexicana en chocolate

Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia 0

Definitivamente una experiencia que te atrapa desde el principio, y yo como buena mexicana que le encantan las fiestas típicas, la experiencia con los chocolates y el mezcal me llevaron a recuerdos y vivencias que solo un paisano entiende.

Por otra parte, una experiencia que puede ayudar a un extranjero a conocer nuestra cultura y vivir una fiesta a través de chocolates y un buen mezcal como el “Espanta espiritus”.

Iniciamos la fiesta con una cata de dicho elixir, descubriendo sus sabores, tonos, olores, pureza e incluso su textura, misma que tuvo un nuevo significado de la mano de los chocolates.

El primero fue el chocolate más puro, un sabor intenso a cacao con una textura rocosa, que combinaba y resaltaba los sabores cítricos del mezcal.

Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia 1

En seguida probamos una trufa de chocolate que contrastaba tanto en sabor como en textura, era suave y cremoso por dentro, con una capa crujiente, un sabor dulce e intenso a chocolate que ayudaba a bajar el alcohol y a partir del siguiente chocolate, empieza la fiesta mexicana.

El tercero destacó por una tonalidad roja que se asomaba del chocolate, al probarlo paso algo inesperado, el chocolate empezó a tronar y a dar pequeños chispazos, entre más comía reconocía el sabor de ese dulce que todos probamos y jugábamos de niños, los ruidosos dulces peta zetas, a este chocolate lo llamaremos “El mariachi ya llegó”.

El cuarto chocolate tenía colores marmoleados entre blanco, verde y café, colores que nos daban una pista de su sabor, al probarlo los sabores y olores me llevaron a cuando era pequeña y acompañaba a mi mamá al mercado, pero sobre todo cuando mi abuela cocinaba y al instante supe que era mole verde, me quedé enamorada de ese chocolate, sabía que el mole llevaba chocolate, pero nunca de mole en un chocolate, un chocolate que transmitía, el sabor, recuerdos y tradición del platillo mexicano, a este chocolate lo llamaremos “el mole en la fiesta”.

Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia 2

El quinto chocolate es bastante peculiar, un sabor rico con una sorpresa inesperada, al principio le das una mordida y sientes algo curioso dentro, pero te lo sigues comiendo hasta que te dicen que esa textura interesante viene de una hormiga, al comerlo daba un sonido crocante y por eso llamaremos a este chocolate “lluvia”.

El sexto chocolate con unos sutiles pintados en rojo, era la representación del equilibrio perfecto entre dulce y picoso, un chocolate que no podía faltar, si hablamos de comida mexicana, nunca falta una buena salsa, como solo el mexicano sabe decir “que pique rico”, por eso llamaremos a este chocolate “salsa”.

El séptimo chocolate era perfecto para bajarnos ese picor que ni con agua se quita, por dentro una textura cremosa y llena de sabor, a este chocolate llamaremos “caramelo”.

El octavo chocolate fue una experiencia inusual en todos los sentidos, desde la primera mordida el sabor a chicharrón de puerco se hizo presente, la combinación de chocolate y chicharrón era tan inusual que no podías dejar de probarlo, era delicioso como extraño, pero si lo pienso bien, tiene todo el sentido del mundo, en que fiesta mexicana no hay chicharrón para botanear, de ahí su nombre que le hemos dado “chicharrón”.

 

Y por último, pero no menos importante, una taza pequeña con tres granos de café bañados en chocolate que inundaban de sabor la boca, sabores fuertes, que juntos tenían una perfecta armonía,  el chocolate llamado “café de olla”.

Y así fue como el maestro chocolatero Jonathan Martinez nos invitó a su fiesta mexicana, pasando desde los mariachis, una comida típica y común en las fiestas, sorpresas que nunca faltan como una hormiga o una lluvia, una salsa picosita con nuestra botana el chicharrón y por si quedas muy enchilado un postre que te baje el picor y durante toda las fiesta nos acompañó el delicioso mezcal.

 

Las mejores vistas de Guanajuato

Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia 3

Foto por @aldocgracia ( www.aldocgracia.com )

 

Después de esa sabrosa comida, de esa experiencia chocolatera, tocaba bajar un poco la comida y como no fue suficiente mezcal, ¿por qué no probar distinta coctelería durante el recorrido?

Comenzamos caminando por la calles, era increíble como sus estructuras, acabados, fachadas y colores, le daban un toque romántico y poético a la ciudad, ver los cerros, las casas llenas de color y vida, la naturaleza emergiendo en cada rincón, estructuras que guardan historia, cultura y tradición, hacen que Guanajuato sea especial.

Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia 4

Conocimos distintas terrazas, primero fue la “casa del Rector” y su bar la “Bartola”, la terraza Juan 1850, “La notaría” y la “Antigua trece”, eran increíbles las vistas que ofrecían.

Por otro lado, las casas decorando los cerros, el Pípila cuidando desde lo más alto, el sol pintaba de dorado la tierra, como una sutil pincelada que acaricia todo Guanajuato que poco a poco fue cambiando sus colores a morado y del azul fuerte a un azul de noche, las luces de la ciudad se encendieron y en ese momento tuvo sentido la frase de “Cuando prende sus luces Guanajuato, en sus prístinas horas vesperalis, hay que ver por sus etéreos cristales el perfil montañés de su retrato”.

Guanajuato: Una mezcla de sabores, colores e historia 5

Guanajuato se pintaba de vida, con luces en el cielo, música y gente bailando por las plazas, la comida callejera, los artistas estaban presentes, toda la ciudad estaba en movimiento gozando de la noche.

Casa Valdez

Para terminar un grandioso día, fuimos a comer a “Casa Valadez” cerrando con broche de oro, una paleta helada de limón con una salsa deliciosa de habanero, la combinación de lo cítrico con ese picor característico del habanero dio una combinación excitante que no era para cualquiera, terminamos de comer, fuimos al hotel y llegó el final de un grandioso día.

Aquel día lo recordaré como un viaje lleno de aventura, relajación y experiencias inigualables; comenzamos a las ocho de la mañana con una sesión de Yoga.

Anteriormente había realizado este tipo de ejercicios, pero el de esta ocasión no tuvo comparación, pues por primera vez sentí que era uno con los majestuosos cerros que te acompañaban enfrente, las hojas que nos deleitaron con una suave danza, los pájaros que nos cantaban, se logró unir la energía del lugar, de la instructora y del grupo, logrando una armonía que hacía todo fluir.

Conociendo en cuatrimoto

Por la tarde nos reunimos con turismo alternativo en Gto, que nos dio una experiencia audaz y atrevida, recorrimos Guanajuato en cuatrimotos, pudimos conocer lugares representativos, como la primera mina, las iglesias, la casa de las brujas, apreciar el cerro del cubilete, conocer los túneles subterráneos, el teatro Juárez.

Así como su plaza San Diego, sus jardines y unos paisajes que te hacen sentir acogido, como si Guanajuato te diera un abrazo, te invitara a conocer sus rincones y sus secretos, acompañado de una energía que te recarga de vitalidad, colores que alegran.

Sin embargo, el momento más mágico fue cuando estaba rodeada de naturaleza, árboles que parecían tocar un cielo azul claro, un aroma fresco, te hace sentir pleno, te sientes apapachado y por unos segundos te das cuenta que eres parte de esa grandiosa pintura llamada Guanajuato.

 

Los Campos

Después de ese maravilloso paseo, nos fuimos a comer “Los Campos”, nunca imaginé que nos esperaría una comida mexicana tan deliciosa, un mole de tres quesos que seducía desde el aroma, una empanada de plátano que me robó la mirada, unos postres inigualables, unas bebidas que complementan todo; la comida mexicana tiene muchos estilos y versiones, pero la de ese restaurante la llevaron a otro nivel.

Villa María Cristina

Al final del día, lo más reconfortante que podíamos tener, fue una sesión de Spa en el hotel “Villa Maria Cristina”, para quitar la tensión en todo el cuerpo, te relajas, con la música, unos aceites y unas manos que saben cómo destensar todo, disfrutar un rato del calor en el sauna, sacar todo lo malo, al final te sientes tan relajado, como si flotaras, fue así como regresé a mi cuarto.

 

Una caminata de vinos

Para el último día, tuvimos la mejor despedida en el “Camino de Vinos”, iniciamos conociendo la zona de hoteles, la capilla, áreas para distintas fiestas y reuniones, todo destacaba por sus acabados de madera y cuarzos en las paredes que transmitían una energía tranquilizante, los colores cafés, dorados y verdes destacaban, toda esa naturaleza le daba una apariencia mágica al lugar, al pasar a los viñedos fue conocer otro tipo de magia, se veía un enorme campo verde, chocando con un cielo azul, los cerros observándonos de lejos, el contraste de las parras y cactáceas, descubrir sus diferentes climas, era como ver un pequeño mundo regido por el vino.

La experiencia cada vez mejoraba más, ver el amor y la pasión de su gente hacia su producto era conmovedor, el cuidado a sus uvas, al proceso, a la cava, un sentimiento que se transmitía y se lograba ver, pero aún mejor, se lograba beber.

Cuando inició la cata de vinos, estaba un poco escéptica, en lo personal no soy fan del vino, pero la sommelier logró que percibiéramos sus distintos sabores, tonalidades, matices y entender que el vino no es para cualquiera.

El vino es como una nueva conquista, debes conocerla, cuidarla y darle el trato que se merece, para que ella se abra, deje soltar sus olores, sabores y puedas descubrir los secretos que guarda, desde que era una semilla creciendo hasta lograr ser el exquisito vino que se degusta.

Era hora de irnos, me fui con una gran alegría de poder tener esa gran experiencia, incluso el cielo nos despidió con un arcoiris.

No hay duda de por qué Guanajuato es considerado patrimonio de la humanidad, una tierra de cultura, historia, mezcal, mineros, sabores, colores, vinos… una tierra rica que tiene mucho por ofrecer y como dicen, Guanajuato para el mundo, porque como Guanajuato solo hay uno.

Hotel Planet Hollywood: Vive una experiencia como estrella de cine

 

 

 

Foto perfil de Mariana Aldonza Guerra del Río

Mariana Aldonza Guerra del Río

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descargable
Descarga AQUÍ el especial África Zavala lo quiere todo ¡Descárgalo GRATIS!