LETO: Cine para amantes del rock

PUBLICIDAD

“Leto, Un Verano de Amor y Rock” es la película que todo amante de la música debe ver en cartelera. Dirigida por Kirill Serébrennikov, narra la historia de Mike Naumenko y Viktor Tsoï (considerado el últimos héroe del rock ruso) con el toque romántico que aporta Natasha, la esposa de Mike, cuyas anotaciones inspiraron la historia del filme.

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb

Mike (Roma Zver) y Viktor (Teo Yoo) son personajes verídicos que comparten escenas de la vida cotidiana y el sueño de alcanzar la fama como estrellas del rock. Mike, por un lado, influenciado por Bob Dylan, David Bowie, Lou Reed y T-Rex, a quienes estaba prohibido escuchar por tratarse de músicos de occidente; Viktor, por el otro, compartiendo la crudeza de su día a día mediante sus composiciones, en Leningrado durante los 80, cuando la Perestroika de Mijaíl Gorbachov cambió el sistema económico y social para establecer un estricto orden en el que el rock y sus expresiones, simplemente no encajaban y la censura era constante en expresiones artísticas, llegando a haber vigilancia durante los conciertos.

El dolor y la gloria de Almodóvar

Durante 126 minutos con la pantalla en blanco y negro, Kirill Serébrennikov demuestra por qué es uno de los guionistas y directores de cine rusos más influyentes de la actualidad. En palabras de Roma Zver, el músico que interpretó a Mike Numenko en el filme, “Kirill reúne a gente bastante talentosa a su alrededor que se ajusta entre sí y finalmente, obtiene un mecanismo armonioso de personas que entienden lo que hacen”.

PUBLICIDAD

Incluso, en su caso, como músico y productor de la banda Zveri, Roma sólo había llegado a realizar videoclips para su banda, pero encontrarse con la oportunidad de dar vida a uno de los personajes principales de un largometraje como este, fue precisamente debido a la seguridad que le dio recibir la invitación por parte de una figura como Kirill, quien además ha sido director de teatro. Por si fuera poco, Roma también fungió como productor musical en la película, e indudablemente, al tratarse de personificar a uno de los padres rusos del rock, el reto resultaba aún más atractivo.

ROMA – Cuarón está de vuelta

El resultado es bastante natural, sin exageraciones ni escenas de más; el espectador percibe una carga musical que se mezcla con las emociones plasmadas en pantalla y que a ratos, se convierte en parte del diálogo de los personajes, llegando a apreciarse uno que otro toque colorido para dar énfasis a escenas fantásticas que sólo ocurren en la mente del personaje, mas no en la vida real.

Los inconvenientes que llegaron a haber durante el rodaje no impidieron el desarrollo de la historia a plenitud, empezando por que días antes de la filmación, Roma Zver se rompió la mano izquierda, lo que le dificultaba tocar instrumentos en ciertas tomas. Aunado a esto, se sumó el arresto domiciliario de Kirill Serébrennikov, llegando a juicio por desvío de recursos y tomando aun mayor relevancia al denunciar que más bien, había sido detenido por un tema de persecución política. Con la detención ocurrida en plena filmación en San Petersburgo, el cast tuvo la fortuna de que antes de comenzar las grabaciones, habían hecho suficientes ensayos como para poder mantener todo el filme en orden; sin embargo, hubo que hacer ajustes conforme se agregaban o cambiaban escenas. Kirill recibía el material y hacía sus comentarios al respecto.

Cannes recibió a la película como una de las contendientes por la Palma de Oro y como ganadora en la categoría a mejor soundtrack. También estuvo nominada a 11 premios Nika, donde ganó por contar con el mejor director, mejor edición, mejor sonido y por tratarse del descubrimiento del año, gracias al papel de Roma Zver.

Partiendo de este inicio en la actuación, el líder de Zveri ha afirmado tener planes para presentar un musical basado en las canciones de su grupo, así como continuar realizando conciertos y produciendo música, aunque no descarta la posibilidad de volver a actuar.

La película es prácticamente una historia de amor al rock and roll, a la libertad y la autenticidad, que se ve envuelta por un halo de inocencia y fuego interior que surge de cada personaje para encontrar una forma de oponerse al sistema. Kirill Serébrennikov llegó a decir al inicio de su planeación: “Hago esta película sobre y para una generación que considera la libertad como una elección personal, y la única opción posible. Mi objetivo es captar y recalcar el verdadero valor de esta libertad”.

 

PUBLICIDAD