PUBLICIDAD

#EnPortada: Mark Zuckerberg y el color con el que ve el mundo…

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Dividido entre sus aspiraciones de reducir la brecha tecnológica mundial y la sinuosa tarea de dirigir una empresa económicamente rentable, Mark Zuckerberg camina de puntitas, entre tropiezos y puntos ciegos que podrían poner en riesgo un legado histórico…

Por Manuel Meza

Su historia, sus acciones y sus errores han llegado con nosotros para que puedas ejercer tu propio veredicto… ¿Es bueno o malo? Nadie lo sabe, quizá ni el mismo. Lo que sí sabemos es que es humano igual que tú y que yo y que también se equivoca. Poco a poco en el transcurso del mes iremos liberando para su sorprendente historia…

A los 13 años, el único hijo varón de una siquiatra y un dentista celebraba su Bar Mitzvah con una fiesta temática de Star Wars. A los ocho, su padre lo inició en la programación de Atari BASIC y poco después recibió clases particulares del desarrollador David Newman. Brillante y dedicado desde pequeño, Mark pasó de una primaria pública a una escuela privada y de ahí a Harvard, no sin antes rechazar la propuesta de desarrollar un proyecto que creó para administrar y compartir música.

PUBLICIDAD

Enlistado en la carrera de Ciencias Computacionales al mismo tiempo que en cursos de sicología, el joven empezó con intentos de innovación que lo metieron en problemas por hacer uso de información perteneciente a la institución donde estudiaba. Del programa CourseMatch, el cual permitía elegir clases basándose en elecciones de otros estudiantes y ayudaba a formar grupos de estudio, pasó a Facemash, un sistema interactivo donde los estudiantes podían elegir a las estudiantes más atractivas de acuerdo con una selección de fotos.

Esta parte fue mostrada en la película The Social Network (Fincher, 2010), adaptación que Aaron Sorkin hizo del libro The Accidental Billionaires: The Founding of Facebook, A Tale of Sex, Money, Genius, and Betrayal, escrito por Ben Mezrich, quien se basó en conversaciones con Eduardo Saverin y transcripciones de los procesos legales que enfrentó Zuckerberg con su entonces socio y los gemelos Winklevoss, quienes encargaron al joven estudiante la creación de un sitio de citas para Harvard y terminaron acusándolo de robarse la idea para crear thefacebook (como se llamaba entonces).

El libro muestra la transición del Mark estudiante al Mark empresario bajo la tutela de Sean Parker (creador de Napster), suceso que muchos han interpretado como el cruce del umbral hacia el lado oscuro del capitalismo salvaje. El Zuckerberg que interpreta el actor Jesse Eisenberg muestra a un genio furioso con pocas habilidades sociales que escupe frases corrosivas en su intento por ocultar un sufrimiento interior. Pero según el escritor Lev Grossman, el personaje real no habla mirándote hacia abajo sino que se para de puntillas tratando de ver más allá, conversa como en una transacción acelerada de datos y es increíblemente listo. Aunque no le gusta hablar de sí mismo, sonríe fácilmente y no evita el contacto visual.

Zuckerberg dijo de The Social Network: “Me divirtió ver los detalles que se esforzaron en acertar; creo que poseo cada camiseta que usa el personaje, pero algo en lo que erraron temáticamente es en la idea de que tendría que querer salir con una chica o entrar a un club para motivarme a hacer aquello que hicimos”.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD