PUBLICIDAD

Adolfo Domínguez – Nuestra portada en entrevista (2a parte)

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

¿Qué representa para nosotros el tener a un gran portavoz de la moda en nuestra portada? Muchas, pero muchas cosas. El admirar a un personaje como lo es Adolfo Domínguez va más allá de ver diseños exclusivos sobre una pasarela o tras un aparador. Hablar de él es tomar una aventura de vida y transformarlo en base a un gran esfuerzo y preparación en los hilos que transforman cada silueta en parte del usuario, aquel que sabe que no viste moda…sino estilo.

Te dejamos más de la interesante y exclusiva entrevista que traemos para ustedes ¡CORRE POR TU REVISTA IMPRESA!

ADOLFO DOMÍNGUEZ EN OPEN (Primera parte)

PUBLICIDAD

¿Cómo comienza la historia de este emporio llamado Adolfo Dominguez?

Con mi padre comprando tejidos al contado en Sabadell (Cataluña) después de la guerra. Se los enviaba a mi madre a Galicia y ella los vendía. Ella le enviaba las ganancias para que él siguiese comprando y enviando. Así empezaron las cosas.

¿Alguna vez una situación lo ha colgado del tintero del miedo?
La emoción más primitiva de cualquier animal –incluyéndonos– es el miedo. Y toda nuestra vida se nos pasa intentando vencerlo. Pero cuando dejes de hacer algo por temor, ese día dejarás de vivir.

¿Cómo superó aquel episodio de 1991, cuando se incendió su fábrica?
Trabajando. No hay atajos.

¿Podría dibujarnos en un breve comentario cómo era su primer taller textil?
Yo nací en una casa donde la planta calle era tienda. En el primer piso estaba el taller de costura y en la planta de arriba vivíamos nosotros. Yo recuerdo mi infancia jugando al escondite entre rollos de tela y –aunque hoy sería un delito– a mí me pagaban por deshilvanar una chaqueta al venir del colegio. Mi abuela me pagaba unos céntimos por ir a buscar uvas muy lejos.

¿Recuerda cómo era la primera prenda que comercializó?
Era una camisa de lino blanco con cuello tira. Un clásico que seguimos vendiendo.

¿Y la primera pasarela?
En Madrid. Entre la luz, los animales hermosos que desfilan, la música y un costurero que no sea malo; es todo un espectáculo.

Tres elementos que usted aplique en su vida diaria y que le representen el hilo conductor entre estabilidad y fama.
Hacer yoga y meditación, leer los pensamientos de Marco Aurelio y escribir. Los clásicos decían que los dioses enviaban la fama a quienes odiaban. Si te sucede, cuídate. Yo me he cuidado.

Se ha mostrado como una persona sencilla al grado de considerarse tal vez austero. ¿Así es su vida?
Sí, y me encanta vivir así. Sólo valoro dos lujos: el silencio y el espacio. Tanto que duermo en el suelo, como los japoneses.

¿La austeridad es elegancia?
La elegancia tiene cierto rigor matemático.

¿Cómo define la elegancia?
En el ser humano, el cerebro pesa tanto que la belleza física sola no es suficiente. Si detrás de un rostro hermoso no hay ná’, se desmorona. O sea, que a la belleza física y a la gracia, si no les añades un libro bajo el brazo, no hay elegancia. Algo que en un caballo no es necesario.

¿Qué es eso que llaman estilo?
Es la diferencia entre ver a los protagonistas de Gran Hermano comparados con los de Fama. ¡Ni color!

¿Qué hay detrás de Fama? Estudio y esfuerzo.

¿Qué pasó por su mente aquel 1997 cuando recibió La Aguja de Oro del Ministerio de Cultura de España?
Pensé en mis padres –en los dos– y se la di. Era de ellos.

¿Cómo surge la idea de lanzar su primera línea de joyas en 2005?
De ahí derivó la línea de bisutería actual, que es una belleza.

¿Qué sentir le provoca escuchar el nombre “Agua Fresca”?
Me lleva a cuando era niño y, después de bañarme los sábados, mi madre me echaba un agua perfumada con pétalos de rosa o de magnolia. Entonces no había frascos.

¿Qué otros diseñadores han sido parte de su influencia?
Balenciaga, Givenchy, Issey Miyake y una menos conocida pero buenísima: Anne- Marie Beretta.

Ser referente en la industria de la moda lleva mucho trabajo. ¿Hay sacrificios de por medio?
¿Hay algo en la vida que no los requiera?
Los animales salen de noche a cazar o ser cazados; eso es la vida salvaje. La nuestra ya está más organizada y es menos dura.

En sentido metafórico, ¿cuál ha sido la pasarela de vida que le ha generado más nerviosismo?
La vida es complicada y genera ansiedad desde que eres pequeñito. Parte de la vida es acostumbrarse y lidiar con ello. No va a cambiar, no hay paraíso sobre esta tierra. ¿Usted no cree que los conejitos están también ansiosos cuando salen a buscar comida por la noche? A veces no llegan a la mañana.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD