PUBLICIDAD

Adolfo Domínguez – Alma de artista y costurero de profesión (1ra parte)

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Pensar en la industria textil, en moda y en pasarelas es hablar de Adolfo Dominguez. El hombre que conquistó a la España de los años 80 con la frase poética “la arruga es bella” es hoy en día un personaje icónico que prevalece, crece y se potencia.

Disciplina, austeridad, naturaleza, trabajo y pasión son definiciones que se entrelazan en una plática exquisita de cultura y de amor por la vida y por la familia. Así es él: un apasionado que hace una pausa en su día para compartirnos los hilos que tejen su vida.

PUBLICIDAD

Éxito de la vida o éxito de pasarela. Para muchos una palabra con significado efímero y para otros, casi un tema imperativo. ¿Qué opina?

La pasarela es efímera, el éxito es efímero y la vida también lo es. Lo único que dura un poco más son los genes, que nos miran desde allá arriba y nos utilizan tanto a hombres como a mujeres.

Dicen que el complemento de la inspiración es la creatividad. ¿En su caso, aplicaría lo mismo o se basaría en “artista del alma y costurero por profesión”?

Yo vivo de la costura y ese oficio tiene un componente artístico, pero yo hago cosas que pretendo duren un poquito más.

Hablando de pareja, ¿Elena –su mujer– representa ese apoyo que se imprime en el diseño de una vida armónica?

Ella me aligera el día a día. Si me tuviese a mí mismo como pareja, de seguro colapsaría. Demasiada densidad.

Sabemos que otra de sus pasiones es la arquitectura y, en ese sentido, ¿cuáles son los pilares que sostienen a su familia?

Mis tres hijas; son estudiosas y trabajadoras. Intenté que fueran buenas porque sin ética todo se cae como castillo de naipes. Y todo ello en libertad, aunque me pese, pues los viejos vemos las cosas antes de que sucedan.

Adolfo Dominguez es un nombre ya tatuado en la historia de la moda, pero ¿qué tatuaje se ha impreso en el alma del hombre que lo lleva?

¿Qué es lo que la vida ha tatuado en mí? El año que viene publicaré un texto que expresa con toda claridad los surcos que las arenas del tiempo han tatuado en mí. O sea que quedan unos meses de espera.

¿Qué recuerdos de la infancia son los que más atesora?
La niñita de mi clase que se fue a vivir a Coruña, mi primer amor.

Sabemos que tiene otras pasiones como la literatura, el cine y la arquitectura. ¿En cuál de éstas hubiera hecho carrera?
En la literatura. Y nunca es tarde. Igual es tarde para hacer carrera, pero no para escribir un libro incisivo. Te recuerdo que Juan Rulfo sólo publicó 235 páginas y le fueron suficientes para quedar al lado de Miguel del Cervantes.

ADOLFO DOMÍNGUEZ EXTIENDE SUS HORIZONTES

¿Qué autor y arquitecto son sus favoritos?

Juan Rulfo, el mejor poeta de la historia. A pesar de tocar un tema imposible, un mundo poblado de almas purgando sus pecados, hizo una obra genial.

Louis Kahn es el mejor arquitecto del siglo XX; extraía de la realidad formas geométricas simples y nos las daba como edificios portentosos y trabajados en un solo material como ladrillo o cemento. Decía que “sólo con persistencia llegas al centro de las cosas”.

La literatura lo ha acompañado durante toda su vida desde su etapa como bibliotecario. ¿Con qué libros se quedaría? Pedro Páramo, La cartuja de Parma, Guerra y paz y El Quijote.

¿Alguna vez escribió en su diario personal los logros conseguidos en su carrera o fue sorprendido por la vida?
La vida claramente me ha sorprendido y creo que nos sorprende a todos. Dios crea; los humanos hacemos cositas.

Próximamente les contaremos mucho más de este gran ídolo ¡CORRE POR TU REVISTA IMPRESA!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD