Nuestros sitios
Compartir

Rescatistas de animales pelean contra zoofilia y abandono

Por: Paulina Medel 10 Jun 2021

La rescatista de animales y directora de la Fundación Angelitos Abandonados, Guadalupe Martínez Casanova, se encontraba en el pueblo de San Andrés Mixquic, en la […]


Rescatistas de animales pelean contra zoofilia y abandono

La rescatista de animales y directora de la Fundación Angelitos Abandonados, Guadalupe Martínez Casanova, se encontraba en el pueblo de San Andrés Mixquic, en la CDMX, acompañada por sus rescatistas. Ninguno podía creer lo que le había sucedido a una bóxer que fue salvada de un grupo indigentes.

“¿Cómo es posible que le hicieran eso a un animalito?”, se preguntó Martínez Casanova al comprobar que la perrita había sido abusada sexualmente.

Este video te puede interesar

El 60% de las ejemplares hembras que llegan a su refugio han sido víctimas de explotación. Es decir, que se les obliga a tener crias para poder comercializarlas. Otro porcentaje son víctimas de zoofilia.

Es por eso que muchos especialistas recomiendan esterilizar a los animales y así evitar que sean utilizados de esta forma.

“Nos llegan perritas con las tetas caídas, exceso de pus en el útero e infecciones vaginales, que fallecen por estas causas”, me dice Danny, veterinario egresado de la UNAM. “Una vez, tuvimos un caso de una persona que nos pidió revisar a su perrita porque tenía una infección vaginal muy severa, pero no parecía que otro perro se la hubiera causado”.

Danny me cuenta que después de realizarle diversos estudios clínicos a la hembra, todo apuntó a que había sido violada por un ser humano.

“Después de explicarle al dueño que la perrita tenía que ser hospitalizada de inmediato, él dijo que iba a buscar su cartera y nunca volvió. Lamentablemente la perra falleció debido a la gravedad de la infección”

 Los mejores lugares Pet Friendly para comer en la CDMX

Incubadoras de cuatro patas

Pienso en la historia de Danny mientras hablaba con Guadalupe Martínez Casanova acerca de la bóxer recuperada.

“Una rescatista de Tláhuac me la trajo. Me dijo que los indigentes abusaban sexualmente del animalito. Además de eso le pegaban y los golpes le destruyeron gravemente las patitas delanteras”.

Después de cinco meses en el hospital a consecuencia de sus heridas y con muy pocas esperanzas de salvarse, la perrita bóxer fue dada de alta y fue adoptada por una familia que le dio un hogar.

La explotación de perras para la venta de cachorros o para practicar la zoofilia sólo se pueden enfrentar con educación, considera la directora de Fundación Angelitos Abandonados. Hay que hacer conciencia entre los niños del respeto a la vida de los animales.

“Nos llegan casos de perritas a que dejan amarradas con todo y que su pelaje está dañado o que sufren de sarna”, cuenta Martínez Casanova.

Para quienes lucran con la capacidad reproductiva de los animales, su bienestar no es prioridad. Es por ello que el 50% de los animales que habitan el refugio de Angelitos Abandonados son las perritas que fueron utilizadas para criadero.

“Cuando ya no pueden tener más crías, las echan a la calle. Nos ha tocado ver que las avientan en costales con todo y sus cachorros cuando ya no quieren tenerlas”.

¿Cómo ayudar a animales en situación de calle?

Pitbull, Bulldog y Bullterrier los más afectados

Desde que empecé a platicar a esta mujer, cada una de las historias que me contó fue como recibir una patada en el estómago. Es indiscutible el amor que le profesa a los animales. Desde hace 10 años, Guadalupe Martínez Casanova se dedica a rescatar perritos.

Una de las razones por las que sucede el abandono animal, explica, se debe a que tener una mascota en casa es parte de una moda.

“Hay personas que quieren adoptar un cachorro porque está bonito y chiquito, pero eso no significa que lo vayan a cuidar”.

–¿Qué raza es la que más se utiliza para vender cachorros?– le pregunté.

“La mayor parte se da con las hembras de pitbull, bulldog y bullterrier. Sobre todo en estos últimos dos años. Hace cinco o seis, era más común en perros de raza chica como los French Poodle”.

Aunque existe una forma de denunciar el maltrato animal, es poco probable que los responsables sean castigados. La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (POAT) es un organismo público descentralizado de la administración pública responsable de vigilar el bienestar de los animales y la adopción responsable.

A través de su página, se puedes denunciar el maltrato a los animales.

Sin embargo, explica Martínez Casanova, “cuando se acusa una persona de maltratar a un perro, hay que presentar pruebas. Pero además, si le quitan al perro, las autoridades te preguntan: ¿usted se va a quedar con él?”.

No se cuenta con un centro de adopción en este organismo.

“Si tienen un proceso de denuncia también debería preocuparles el bienestar de ese perro. Si los refugios vamos a cuidar de ese animal, por lo menos deberían proporcionarnos una ayuda alimenticia o económica. Por eso la gente no denuncia, porque después nadie va a querer quedarse con el perro”.

 Gente sin compasión

Por fortuna, no todas las personas piensan así. En el desarrollo de esta artículo me encontré con Emilia Montañero, donadora activa de la Fundación Salvando Huellitas, dedicada también a velar por el bienestar de los animales.

Junto a la Fundación, Montañero realiza labores de rescate, organiza jornadas de esterilización y promueve la adopción.

–Para ti un perro, ¿es sólo un perro?– me pregunta de entrada, cuando la llamo por teléfono para entrevistarla.

Mi respuesta inmediata es no.

–Qué bueno que pienses así. Si me hubieras dicho que sí, te hubiera colgado.

Para ella, un perro es un compañero de vida. Un amigo. Así me lo hace saber y me regala un consejo.

“Un perro es la alegría y la tristeza de muchas personas, pero también es la rabia y el enojo reprimido de otras. Para quienes es sólo un perro es muy fácil tenerlo amarrado en una azotea. Aléjate de esas personas porque no tienen compasión”. 

Pienso una vez más en los casos de maltrato animal de los que hablé al principio de este artículo mientras la activista me deja una conclusión.

“Si abrazas a tu perro, gato, cerdo, vaca o el animal que sea, te vas a quedar con muchos pelitos en la ropa. Cuando ese animalito falte, ya no habrá pelitos que sacudirte. A diferencia de esas personas que maltratan animales, a ti te dolió imaginarlo. Por eso no puedes ver a un perro como es sólo un perro”.