Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Opinión

La moda encuentra su camino: carta editorial

Por: Arturo J. Flores 13 Sep 2020

Hacía bastante frío en Heathrow. Habíamos aterrizado apenas un par de horas antes en Londres. Afuera del aeropuerto, me dijo una de las personas con […]


La moda encuentra su camino: carta editorial
CUBREBOCA: LA MODA SIEMPRE ENCUENTRA SU CAMINO.

Hacía bastante frío en Heathrow. Habíamos aterrizado apenas un par de horas antes en Londres. Afuera del aeropuerto, me dijo una de las personas con las que viajaba, una editora versada en los lenguajes del personal branding, que la moda siempre encuentra su camino.

Señaló a dos mujeres que pasaron delante de nosotros, empujando su carrito de equipaje. Llevaban hiyab, una prenda que sirve para cubrirse la cabeza en presencia de los hombres, como parte de las costumbres musulmanas.

Este video te puede interesar

La particularidad es que el velo de una de ellas eran del tipo animal print y el otro, de camuflaje militar. Ambos estampados estaban de moda en aquellos años –último tercio de 2013– y aparecían lo mismo en leggins, camisetas y hasta billeteras.

La moda siempre encuentra su camino.

Volví a pensar en las palabras de aquella colega el pasado 15 de marzo. Faltaban dos semanas para que se declara la contingencia sanitaria en México y me debatía entre ir o no a ver a Guns n’ Roses al Vive Latino. Al final, me dejé arrastrar hasta el Foro Sol, aunque a mis amigos tampoco les costó demasiado.

Me sorprendió que a las afueras del venue, en un momento en que aún no era obligatorio, ni siquiera sugerido, el uso del cubreboca, ya se vendieran estampados con el logo de los creadores de Sweet Child o’ Mine.

Semanas más tarde, cuando la cuarentena era ya una regla de vida, Pantera, otro grupo de rock, sacó a la venta su propia línea de barbijos. Hasta la fecha varias marcas, entre ellas Gucci, adidas y Steve Madden, han comenzado a vender los suyos.

Incluso ha circulado la noticia de que un multimillonario chino le pagó a la firma de joyería Yvel 1.5 millones de dólares para que le diseñara una mascarilla de oro e incrustaciones de diamantes que lo protegiera de la Covid-19.

 

Además de un artículo para preservar la salud, el cubreboca se ha convertido en un objeto del deseo, una oportunidad de negocio y una parte integral del outfit.

Bienvenido a una edición digital más de Open, proyecto que me toma retomar luego de muchos años como editor de Playboy.

La moda siempre encuentra su camino, no lo olvidemos.

Crean cubrebocas para ayudar a las personas sordas a comunicarse