PUBLICIDAD

Vampiros icónicos de la historia

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Elegantes, sombríos, taciturnos y sedientos de sangre , estamos hablando de los vampiros esos seres sobrenaturales que salen de noche en busca de víctimas, son inmortales y la luz del día les sienta fatal. Aunque no lo creas en la historia existieron personajes que se consideraban vampiros y se tejieron mitos y leyendas alrededor de ellos. En OPEN te traemos los “vampiros” más temidos de la humanidad.

5 casos de exorcismos reales

 

Elizabeth Bahtory

PUBLICIDAD

Nació en  Byrbathor, Transilvania, debido a su crueldad fue conocida como la Condesa Sangrienta.  Su apodo deriva de que le gustaba torturar y asesinar jovencitas vírgenes para beber su sangre y bañarse en ella para conservar la juventud por siempre, se estima que durante su reinado asesinó entre 100 y 650 adolescentes.  Además de correr el rumor de ser un vampiro a Elizabeth también la vinculan con el fantasma de María Sangrienta.

 

Elizabeth Bathory

Jure Grando, el primer vampiro

En un pequeño pueblo de Croacia una mujer viuda comentó que su marido muerto la visitaba por las noches para abusar sexualmente de ella y succionarle la sangre, lo cual era muy extraño pues Jure Grando había sido un piadoso esposo en vida. El párroco del pueblo intentó controlarlo con un crucifijo pero de nada sirvió pues el vampiro seguía aterrorizando a la pobre mujer; los aldeanos desesperados le clavaron una estaca en el corazón pero Jure Grando se vengó de ellos visitándolos uno a uno para chuparles toda la sangre, finalmente un valeroso campesino llamado Stipan Milasic le rompió el craneo y así acabó con él.
Jure Grando es el primer vampiro documentado de la historia.

 

Peter Kurten “El Vampiro de Dusseldorf”

Desde muy pequeño se despertó su instinto cruel y sanguinario pues le gustaba maltratar perros, cometió horribles crímenes como el asesinato de una pequeña de ocho años a la que calcinó y bebió toda su sangre. Una vez capturó a una chica a la que le succionó la sangre hasta que Peter tuviera un orgasmo y dejó escapar a su víctima, la chica delató ante las autoridades al asesino que tiempo después fue capturado y condenado a muerte; cuando estaba a punto de ser decapitado le preguntó a su verdugo:  “¿Podría oír siquiera el ruido de mi propia sangre saliendo del cuello? ”  Su cabeza fue guardada en un frasco con formol. Escalofriante ¿no?

 

 

Vlad Tepes

No podía faltar el príncipe más siniestro de toda Europa, estamos hablando de Vlad de Valaquia a quien se le dio el célebre mote de “El empalador ” porque su tortura favorita era la de atravesar  el cuerpo de sus enemigos con un palo hasta desangrarlos.  Este tirano de la actual Rumania fue la inspiración para una de las novelas que perpetuaría el mito de los vampiros : Drácula del escritor Bram Stoker.

Fuente: Wikipedia

 

¿Cuál es tu favorito?

Texto por: Mariana Itzel Ramírez

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD