PUBLICIDAD

¡Orgullo mexicano! Carlos de 12 años y su amiga, la física biomédica

Escrito por: Walter Gassire Gallegos

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

FOTO DE PORTADA: proceso.com.mx

Carlos Antonio Santamaría Díaz es más que un niño genio. Este agradable pequeño de 12 años es el estudiante más joven que la UNAM recibe para cursar una licenciatura, sin embargo, tiene múltiples preocupaciones que muchos de nosotros hemos dejado a un lado o hemos convertido en parte de nuestro día a día.

No es un camino fácil para un niño de esta edad el ir tan avanzado académicamente y socialmente hablando, ¿Te imaginas una discusión con tus profesores de tercero de primaria porque te parece aburrido y repetitivo un tema? Es como si a los 20 te enseñaran nuevamente a amarrar tus agujetas.

PUBLICIDAD

Desde niño, su mayor felicidad era el estudiar, el leer, se convirtió en un ser autodidacta y fue así como sus padres descubrieron el potencial que su hijo tenía.

Después de que lograran inscribir al pequeño genio en un diplomado de química molecular en la UNAM y el ver la sorprendente evolución por parte de sus profesores, ha logrado formar parte de la lista de estudiantes de la licenciatura en física biomédica. Por si fuera poco, de 120 reactivos que tiene la prueba para acceder a este nivel de educación, el pequeño obtuvo todos los aciertos de la misma.

Con ganas de comerse el mundo, Carlos asegura que viajará fuera del país a seguir estudiando y que cuando regrese formará parte elemental en el desarrollo de su país para ayudar a sacarlo del temible hoyo en el que se encuentra. Para él, la falta de consciencia y educación son los asesinos principales de nuestro México.

Los 5 rostros detrás de la tecnología que usas diario

Igual, pidió al futuro presidente que no cometa los mismos errores que sus antecesores han tenido, solicitó oportunidades para todos, acceso a la educación y la creación de grupos especiales de niños como él. Como padres, Arcelia Díaz y Fabián Santamaría buscarán seguir apoyando y encausando el desarrollo de su hijo al bien, labor que no ha sido sencilla. El lograr abrir puertas para un niño genio es difícil, hay muchos procesos burocráticos a los que se tuvieron que enfrentar. Así mismo, los intereses del niño no son los mismos de cualquier chavito de su edad, así que el lograr construir este camino para Carlos, le ha ayudado a encontrar estabilidad y tranquilidad emocional al futuro licenciado en física biomédica.

Un aplauso grande y ¡ARRIBA MÉXICO!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD