Actualidad Trending
Estás leyendo:
Actualidad La historia de Israel Concha, fundador de NEW COMIENZOS
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Actualidad

La historia de Israel Concha, fundador de NEW COMIENZOS

Llegó a Texas a los cuatro años de edad. Sus padres lo llevaron sin que él tuviera capacidad de discernir, pero eso no le impidió […]


La historia de Israel Concha, fundador de NEW COMIENZOS

Llegó a Texas a los cuatro años de edad. Sus padres lo llevaron sin que él tuviera capacidad de discernir, pero eso no le impidió seguir adelante y comenzó su vida en suelo ajeno. El ser indocumentado le hizo perder muchas oportunidades. En la secundaria –por ejemplo– recuerda que no pudo atender a un viaje de grupo en el último año; mientras sus compañeros tuvieron la oportunidad de visitar la capital de Estados Unidos, allá donde se hilvanan las leyes que respaldan la justicia estadounidense, él no pudo viajar por no contar con documentos para comprar un boleto de avión.

MIGRANTES EN RETORNO: NUESTRA PORTADA DE FEBRERO

En ese tipo de situaciones, así como al estar imposibilitado para solicitar becas, es en las que Israel comenzó a darse cuenta de que no formaba parte del sistema, pero ninguno de esos puntos fue impedimento para terminar su carrera de administración de empresas. A pesar de su estatus migratorio, emprendió su negocio gracias a los loopholes legales con los que cuenta aquel país: inició una empresa de transportación, un servicio de consejería y un servicio de taxis. Su empresa empleaba a 20 ciudadanos norteamericanos y para él, la vida que tenía allá era perfecta. Pero tarde o temprano el sistema roto de inmigración de Estados Unidos le cobró la factura.

Lo que para cualquiera hubiera sido una simple multa, para él fue el inicio de un calvario: manejar a alta velocidad en el freeway lo convirtió en un criminal y aunque firmó un documento aceptando su culpa, decidió luchar contra el estado de Texas. Estuvo preso más de 2 años en un centro de detención de inmigrantes mientras esperaba la resolución de su caso y fue deportado en 2015, esposado de pies y manos, y arrojado a un autobús a la frontera con México. La idea de New Comienzos se gestó mientras trabajaba en un call center; el espíritu emprendedor de Concha creó esta iniciativa hace aproximadamente dos años y hoy, la asociación civil ha apoyado a más de 3,500 personas, pero no ha logrado volver a abrazar a su hijo, a quien dejó en Estados Unidos y sólo ha podido ver por Skype.

La colonia Tabacalera en la CDMX alberga uno de los monumentos más icónicos de la identidad mexicana: el Monumento a la Revolución. Irónicamente, ahí mismo está gestándose una revolución; la zona se conoce ahora como Little L.A., pues más de 1,000 migrantes se congregan ahí para trabajar, estudiar, convivir. Muchos de ellos han abierto sus propios negocios, un albergue para migrantes y, desde luego, la asociación civil New Comienzos. Israel Concha, la cabeza detrás de esta asociación, asegura que parte de la formación de esta micro-comunidad ha sido porque los vecinos, empresarios y dueños de negocios locales, los comprenden. Es una zona en la que pueden mostrar sus tatuajes, sus piercings, hablar en inglés o spanglish, sin miedo a ser discriminados.

Y aunque la mayoría de los migrantes deportados desea regresar a Estados Unidos, fieles a la creencia de que “tu hogar es donde están tu corazón y tu familia”, New Comienzos se ha encargado de hacer que ellos se enamoren del país que los vio nacer. De ahí viene una de las máximas de la asociación, con la que están convencidos de que el sueño americano también se puede lograr en México.

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?