Actualidad Trending
Estás leyendo:
Actualidad Hijos sustituidos por mascotas – El curioso caso de los “perrihijos”
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Actualidad

Hijos sustituidos por mascotas – El curioso caso de los “perrihijos”

Los modelos de familia han cambiando conforme el paso de los años. Cada vez es más común ver parejas en unión libre, o padres y […]


Hijos sustituidos por mascotas – El curioso caso de los “perrihijos”

Los modelos de familia han cambiando conforme el paso de los años. Cada vez es más común ver parejas en unión libre, o padres y madres solteros que se hacen cargo de sus hijos; también personas que se encargan de la crianza de sus sobrinos, hermanos, nietos, etc.

PODRÍA INTERESARTE :  LA FAMILIA A TRAVÉS DE LOS AÑOS 

Un dato relevante es que todo lo relacionado con los hijos ha sido de los cambios más notables en las familias de esta época, desde su disminución, la crianza y la opción de no tenerlos. Además de la decisión personal o de pareja, también influyen factores económicos, sociológicos y culturales que han hecho que la paternidad sea relegada a segundo termino. Basados en el salario promedio de $200 pesos diarios de un empleado mexicano ¿Es fácil pagar mensualidad en una escuela de paga, renta, útiles, enfermedades, viajes y demás? NO…No lo es.

De mascota a “Perrihijos”

Los animales de compañía han estado presentes en la historia de la familia, sobre todo en el medio rural. Mediante el paso del tiempo, a las mascotas se les fue dando más inclusión en el hogar, dejando de ser un animal que ayudaba a diversas tareas como cacería, cuidar animales de granja o defender a la familia de algún ataque a ser considerado un miembro más de la misma.

Fuente: blog.dogbuddy.com

Los “perrihijos” han sido populares en cualquier tipo de familia, pero son más comunes en parejas heterosexuales u homosexuales sin hijos, hombres o mujeres solteros o parejas mayores cuyos hijos han emigrado del núcleo familiar. Época tras época, el amor y el respeto a los animales ha sido admirado, sin embargo, por cuestiones antes mencionadas, tener un perro asegura compania, amor, ahorro y sobre todo, no demandan el mismo tiempo de un hijo.

 

¿ Amor o maltrato ?

Debido a la creciente ola en contra del maltrato animal, las personas han considerado dar una vida más digna a sus mascotas. En algunos casos los perrihijos son tratados como niños pequeños, llenos de mimos y cariños. Además de cubrir sus necesidades básicas de salud, alimentación, vivienda y recreo, los “padres” costean extras como, accesorios, joyas, etc.

Es muy fácil encontrar en redes sociales personas que siguen esta tendencia, también es probable encontrar cuentas dedicadas a las mascotas las cuales son administradas por sus mismos dueños.  La controversia se ha generado, debido a que muchos perros son vestidos con ropa de bebé, los llevan de paseo en carriolas y les organizan eventos como fiestas de cumpleaños.

Veterinarios coinciden que “humanizar” al perro es perjudicial física y emocionalmente, tanto que puede llegar a ser considerado un tipo de maltrato animal, ya que el perro puede experimentar episodios de ansiedad. Nunca se podrá comparar a un humano con un animalito y a pesar del cariño que se les puede tener, hay que saber distinguir para no caer en un punto de obsesión.

Fuente: Notinerd

Texto por: Mariana Itzel Ramírez