Actualidad Trending
Estás leyendo:
Actualidad De Homosexualidad y su “cura”
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Actualidad

De Homosexualidad y su “cura”

La homosexualidad nos guste o no, ha estado presente en toda la historia del ser humano. En algunas culturas era aceptada completamente, en otras fue […]


De Homosexualidad y su “cura”

La homosexualidad nos guste o no, ha estado presente en toda la historia del ser humano. En algunas culturas era aceptada completamente, en otras fue rechazada, perseguida y fuertemente condenada. Ahora, en pleno 2018 es tolerada y aprobada por la mayoría, aunque aún existen personas que se oponen totalmente a ella considerándola perjudicial, aberrante incluso una amenaza para la humanidad .

Gay pride en América Latina 

¿Enfermedad, decisión o condición?

En 1990 la OMS ( Organización Mundial de la Salud) dejó de considerar a la homosexualidad como una enfermedad psiquiátrica. La polémica surgió cuando algunos especialistas señalan que es una orientación sexual como la heterosexualidad, otros que es un tipo de desviación psicológica y que puede curarse.

Algunos homosexuales han declarado que ya “nacieron” sintiendo atracción por su mismo sexo, otros que mediante el transcurso de los años  (generalmente en la adolescencia) descubren su orientación.

anti homosexualidad

“Tratamientos y curas”

Desde que se tiene conocimiento de la homosexualidad, también se ha querido “revertirla” con todo tipo de métodos, desde científicos, políticos, hasta religiosos. Muchas personas han externado que no sirven, pues no hay nada que “curar”, otros han demostrado su eficacia con testimonios muy positivos.
Recientemente se ha denunciado el maltrato físico, psicológico y hasta sexual que han sufrido pacientes en su tratamiento contra la homosexualidad, pues algunas instituciones médicas o religiosas ejercen métodos que vejan la integridad de los pacientes.

gay, cura, conversión.

Fuente: cromosomax

Los tratamientos de conversión no son nuevos, en la historia se tiene registrados diversos métodos que aislaban, marginaban y forzaban a los homosexuales a trabajos forzados; se creía que con esto se “curaría ” su homosexualidad. Entre los casos más famosos destacan:

Persecución de los homosexuales durante el régimen del Tercer Reich 

En 1933, cuando los nazis tomaron el poder en Alemania y buscaron la supremacía racial.

Los nazis creían que los homosexuales poco o nada podían aportar a la raza aria, pues no procrearían hijos y por ende no aumentarían la tasa de natalidad . De 1933 a 1937 se persiguió incansablemente la homosexualidad, se hacían redadas, se infiltraban informantes, prohibían publicaciones e hicieron quemas de libros.

En 1938 la Gestapo anunció que podían encarcelarse a hombres homosexuales en los campos de concentración, especialmente a los que no eran arios. En los campos eran de los grupos más marginados y vejados. Para identificarlos de los demás grupos, eran obligados a usar un triángulo rosado.  Se creía que  para “curarlos” debían ser sometidos a humillaciones y trabajo duro; además de que eran aislados para “evitar” propagar la homosexualidad entre los demás prisioneros o a los guardias.

Una alternativa para aminorar los malos tratos a los que eran sometidos, era la de la castración; con ella podrían reducir su sentencia. Posteriormente la SS aprobó la castración sin el consentimiento del prisionero.

En su búsqueda por la cura de la homosexualidad, los nazis realizaban experimentos con prisioneros homosexuales en los campos de concentración. Las personas que sufrieron estos experimentos fueron mutiladas, adquirieron enfermedades o lamentablemente perdieron la vida.

campo de concentración, segunda guerra mundial, homosexualidad

Fuente: Cultura Colectiva

Campos de concentración de homosexuales en Cuba 

En 1965 cuando ya estaba instaurado el régimen comunista, se hizo una exhaustiva persecución y cacería a los homosexuales cubanos.  Creían que la homosexualidad era una desviación que no era aceptada en un militante comunista, por ello resolvieron “curar” su desviación en campos de concentración inspirados en los crueles gulags stalinistas,  estos campos eran llamados UMAPs (Unidad Militar de Ayuda a la Producción).

Se creía que podían “curarse” con trabajos forzados como estar por largas jornadas en la siembra de caña o en la construcción y mantenimiento de los mismos campos, además de las deplorables condiciones eran humillados constantemente por su condición bajo el lema de “El trabajo los hará hombres” que también podía leerse en la entrada principal de los UMAPs. Finalmente fueron cerrados en 1968.

campos de concentracion, cuba, fidel castro, homosexuales

Fuente: magnet.xataka.com

En la actualidad

En estos tiempos aún existen métodos de reeducación, conversión y cura para la homosexualidad, en su mayoría son ligados con un fin religioso, político o ambos.

Figuras públicas han atestiguado que estos “tratamientos ” son eficaces y aceptables, lo cual genera una enorme polémica pues una persona que tiene influencia en la población, declaré que estas terapias que incurren en delitos para lograr su fin (privación de la libertad, tortura física y psicológica, abuso sexual y violación)  a los pacientes son benéficas y necesarias, induciendo a personas a que busquen que se apliquen estos métodos en sus familiares, incluso en menores de edad.

Sin importar si se está a favor o en contra de la homosexualidad, no se debe de violentar a ninguna persona y menos por parte de especialistas como médicos, psiquiatras o psicólogos.

Si tienes dudas en torno a tu sexualidad o conoces a alguien que esté en esta situación, toma en cuenta lo siguiente:

  • No hagas nada por presión.
  • Acude con un especialista en salud mental o emocional certificado.
  • Busca apoyo en personas en las que confías (amigos, familia, etc)
  • Recuerda que nadie debe atentar en contra de tu integridad.
  • Si sufres algún tipo de violencia ( física, psícologica o sexual) acude a las autoridades correspondientes

 

Texto por: Mariana Itzel Ramírez