Revista Open
PUBLICIDAD

Cervecero, el trabajo (casi) perfecto

Escrito por: Abril López

PUBLICIDAD

Comparte la nota:

Ser cervecero suena como el trabajo ideal. Diseñar nuevas recetas, probar las cervezas todos los días, pensar en los posibles maridajes… es el sueño de muchos, pero lo cierto es que esta labor requiere mucho esfuerzo.

Con el boom de las cervezas artesanales de los últimos años, ser cervecero independiente se volvió la aspiración profesional de moda. Se ha expandido a lo largo y ancho del país y hoy existen más de 630 cervecerías artesanales de verdad. ¿Cuáles son los pros y contras de ser cervecero?

¿Qué es lo más difícil para un cervecero independiente?

PUBLICIDAD

“Alcanzar la consistencia técnica es muy difícil, puesto que no sólo depende de tus habilidades como cervecero, también estás a la merced de la escasez de insumos; el acceso a diferentes equipos de trabajo es complicado”. Roberto Albarrán, de Border Psycho Brewery.

Desde que el movimiento de cerveceros independientes empezó en México, hace 14 años, hemos visto que esta profesión se ha expandido a lo largo y ancho de nuestro país, a pesar de las dificultades para los productores, la calidad que encontramos en las cervezas artesanales es inigualable.

¿Cuál es la parte más aburrida de hacer cerveza?

“Definitivamente la limpieza, sacar el bagazo del macerador. Hacer cerveza en Monterrey cuando estamos a 40 grados centígrados”. Alejandro González, de Cervecería Fausto.

Hacer cerveza es un arte. Se debe macerar la cebada, se hierve, luego se enfría, se fermenta, se madura y se embotella. En el proceso de macerar, se debe mantener la cebada a temperatura entre 67 y 70 grados por más de una hora; luego en el hervor se agregan otros ingredientes que le darán más carácter, y continúa la cocción por una hora más. Es un trabajo para verdaderos apasionados.

¿Qué es lo mejor de ser cervecero independiente?

“Tener libertad para poder crear nuestro propio rumbo y nuestras propias recetas. Mi parte favorita es ver arrancar la fermentación y por supuesto, probar la cerveza”. José María Álvarez Suárez, de Consejo Cervecero Oaxaqueño.

A pesar de que suena como el trabajo ideal para muchos. Ser cervecero no sólo implica diseñar nuevas recetas y probarlas todos los días de la semana. Ser cervecero conlleva mucho trabajo y disciplina, grandes esfuerzos y también frustraciones. Tienen que prepararse leyendo y con cursos como en cualquier otra profesión para alcanzar la técnica, y después luchar con el mercado para colocar su producto.

Los tres cerveceros independientes coinciden en que primero fueron consumidores, aficionados de esta bebida, que experimentaron con nuevas recetas y ahora cumplen su sueño de elaborar las cervezas que todos elogian y quieren probar. ¿Te gustaría hacer tu propia marca de cervezas?

Si quieres conocer más sobre la cerveza independiente y sus creadores, únete al movimiento y sé un #cazachelas de verdad. Además, no olvides ingresar a las redes de Artesanales de Verdad como Facebook e Instagram.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Notas Relacionadas

No encontramos notas relacionadas.