Estilo

5 tips primaverales

por Adrián Ojeda

La primavera está por llegar y en Open te compartimos 5 tips con los que estarás listo para recibir esta época del año.

Si tienes que comprar, compra una polo

Las camisas polo son toda una tradición primaveral. Y es que usarlas tiene varias ventajas. Una de ellas es la comodidad, otra es su ligereza que te permitirá afrontar el calor y la tercera, que es probablemente la pieza más combinable: la puedes usar con shorts, bermudas, jeans y hasta con pantalón de vestir. ¡Y en todos los casos combina muy bien!

Ve por tus lentes de sol

¡Bendita la hora en que llegue la primavera y podamos usar esos lentes que yacían arrumbados en nuestro cuarto durante el frío y oscuro invierno! Vendrán con fuerza los armazones de madera, que logran ese equlibrio entre lo casual y lo elegante, y tampoco te olvides de tener a la mano los clásicos tipo aviador, un estilo que suele acomodar a mucha gente.

¡Pies libres!

Después de la crudeza del invierno y de estar constantemente sofocados por un par de gruesos calcetines, dale a tus pies la libertad de respirar durante toda la temporada primaveral. Es momento de darle uso a toda tu colección de sandalias, chanclas y huaraches. Eso sí, por más cómodo que sea tu calzado, pon mucha atención para que tu elección combine perfectamente con tu outfit del momento.

Colores vivos

¿Cuándo si no en la primavera para lucir prendas de colores vivos? No importa si le echas a perder la retina a cuanta persona se cruce contigo en la calle, éste es un buen momento para vestir amarillos, naranjas y rosas, pero otros colores como el azul y el verde (que nos sirven durante todo el año) hay que cuidarlos en ciertas tonalidades.

Siempre sal con una sombrilla

Aunque la primavera suele ser una época calurosa en la que desempolvamos del armario nuestras prendas más ligeras, no te olvides que estos días también suelen venir acompañados de una incómoda lluvia que podría arruinarte el día si no estás preparado. Aunque por la mañana el cielo luzca espectacular, no te confíes y si es necesario, regrésate por tu paraguas. Créemelo, en más de un día de esta primavera me lo vas a agradecer.