Cuidado personal

La importancia de sonreír

por Walter Gassire Gallegos

Todo (lo creas o no) existe y se mueve por medio de las energías y vibras y es por eso que siempre hay que atraer la mejor a nuestras vidas.

Es lógico que el mundo nos pone pruebas todos los días y podremos atravesar por momentos difíciles que en vez de generarnos una expresión de alegría nos va a tener con el ceño fruncido todo el tiempo acompañado de un mal humor impresionante, sin embargo, hasta a esos momentos hay que analizarlos y obtener algo bueno de ellos.

PODRÍA INTERESARTE: ¿CÓMO ARRANCAR POSITIVAMENTE TU DÍA?

Por ejemplo, si tu jefe tiene mal carácter y todo el día esta gritando y arrojando mala onda a todo aquel que se cruza en su camino (incluyéndote por supuesto), déjalo; no contestes y simplemente analiza si eso es lo que necesitas para tu vida. Si tu primer pensamiento es: LO QUE NECESITO ES DINERO, bueno, pues llegó la hora de comenzar a buscar algo que vaya más de acuerdo a tus intereses. 

¿Qué bueno podrías analizarle a eso? piensa…¿Cómo duerme realmente esta persona? ¿Cómo le irá en su relación? ¿Que frustración realmente puede tener para faltarle el respeto a sus empleados de esa forma? ¿Qué tengo yo que hace que mi vida sea más hermosa? Podría ser tu familia, tu pareja, tus mascotas…en fin. Siempre ve a tu lado para que descubras que no todo lo que brilla es oro. 

Otra cosa que además demuestra madurez es el aprender de todo lo que nos pase. Después de un jefe así, estamos seguros de qué sí permitirás y qué no en tus próximos trabajos. Tendrás valor de darte cuenta que ningún trabajo es indispensable ni tú para ellos.

Otra herramienta que debes utilizar diario es la sonrisa…aunque no lo creas, las sonrisas ante cualquier situación te “recarga” la pila y te ayuda a mantener en una balanza lo malo con lo bueno. Aprender a sonreír, es gratis y será un gran escudo ante las situaciones negativas que se te presenten. Cuando algo esté mal, recuerda un momento en donde fuiste feliz o a alguien que esté siempre a tu lado apoyándote. Toma aire, sonríe y sigue tu camino. La buena vibra se contagia y genera que el universo y sus energías confabulen a tu favor.

Además, la sonrisa y la risa son buenos para tu salud física, permiten que los vasos sanguíneos se expandan y se irrigue de mejor forma la sangre y el oxígeno a todo el cuerpo.

¡Sacúdete las malas energías, decreta en positivo tu día y arranca lleno de energía y buena vibra tus actividades!