Lo + nuevo

El hogar más evolucionado

por Walter Gassire Gallegos

Con el trabajo conjunto de más de 10 licenciaturas y posgrados de la Facultad de Ingeniería, la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) desarrolla un proyecto de casa experimental, la cual tiene el objetivo de generar una alternativa de vivienda de nueva generación, conjuntando la automatización, diseño y confort.

PODRÍA INTERESARTE: ZENBO, EL ROBOT MÁS INTELIGENTE

El jefe de la División de Investigación y Posgrado de la UAQ, Manuel Toledano Ayala, aseguró que el objetivo de este proyecto es generar una nueva propuesta de vivienda para Querétaro y México entero, basada en elementos tecnológicos que, además de brindar un mayor confort, reduzcan la huella ecológica de cada ciudadano.

En el proyecto participan investigadores de carreras y posgrados de ingeniería civil, arquitectura, nanotecnología, automatización. Proponemos una casa solar experimental como un nuevo concepto de laboratorio viviente o ‘living lab’: tendencia a nivel mundial, en el que nosotros vamos a tener distintas configuraciones de la casa”.

El especialista aseveró que tienen identificadas una variedad de patentes y modelos de utilidad que están relacionados con las propuestas de los investigadores y de los alumnos participantes en esta casa; sin embargo, momentáneamente, no puede darlas a conocer en la actualidad. Los procesos de diseño y construcción de esta casa ecológica son:

Se utiliza una cimentación superficial con base en un sistema llamado ‘de muertos’: a partir de un cubo de concreto se desplantan estructuras diseñadas para soportar las cargas que tiene una vivienda. Después de la estructura, viene lo que se conoce como ‘forrar la vivienda’ con nuevos paneles prefabricados de materiales reciclados”.

El objetivo primordial de estos complementos reutilizados es obtener un confort térmico dentro de la vivienda y que también actúen como aislante acústico para los ruidos externos. Utiliza paneles solares de última generación y un sistema de monitoreo del consumo energético de la vivienda, recirculación, tratamiento de aguas y actividad del habitante.

Posee una red neuronal que aprende sobre los consumos que se están dando dentro de la vivienda para proporcionar información actualizada sobre las cargas que se deben de hacer en la casa, dado que no está interconectada a la red de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). La idea es crear un espacio viviente en un concepto llamado casas de energía cero”.

Docentes, investigadores y estudiantes trabajan para que el proyecto concluya en noviembre; no obstante, ya se dan los primeros resultados. Están en proceso las primeras solicitudes de protección de propiedad industrial, hay tesis que se van a concluir y que solo esperan la estructura de la vivienda para empezar a instalar estas tecnologías y validarse.

Con información de www.excelsior.com.mx